fbpx

The Non-Stop Society

La mujer mira angustiada el papel que le acabo de entregar con las recomendaciones dietéticas. Alza luego la mirada y, con una expresión de súplica, me dice: “doctor, ¿No me puede mandar algo que me quite el apetito?… ¡Es que no puedo parar de comer!”


Dos pacientes o dos días antes, qué más da, mi paciente diabético con enfermedad coronaria multivaso me habrá pedido una pastilla milagrosa para dejar el tabaco. Simplemente, no puede dejarlo. Es superior a él. Y el o la anterior se habrá quejado de lo cara que es mi prescripción dietética. Y su cónyuge lo o la habrá acusado delante de mí de gastos excesivos en tal o cual cosa superflua, creando el frecuente conflicto que aflora a raíz de una consulta médica. El o la denunciante de la situación quiere aprovechar la irrupción de un tercero como autoridad moral para atreverse a obligar al o a la otr@ a recapacitar. Y la parte denunciada, caso de verse acorralada, pedirá un medicamento porque no puede controlar su tendencia a gastar dinero. O a jugárselo.

“Doctor no puedo parar… Es más fuerte que yo… Déme una pastilla…”

Entran ahí las toxicomanías reconocidas y las no reconocidas. El alcoholismo y la sexoadicción. Pero también problemas no catalogados en el DSMIV y que pasan oscuras facturas: el workoholismo o adicción al trabajo, sea por el especial placer que dan las recompensas que ahí se obtienen o por el displacer que causa la vuelta a la soledad de tu casa – físicamente sol@ o sol@ en una familia mal estructurada -, la llamada adicción a internet o a las nuevas tecnologías – un poco de lo mismo -,  la adicción a viajes o escapadas constantes – seguimos con la misma retahíla -, y vayan ustedes prolongando la cola hasta difuminar los límites de lo normal y lo patológico, la felicidad y la desgracia.

Evidentemente, lejos de mí todo intento de impartir dogmas o categorizar a nadie. La conducta humana es lo suficientemente compleja y los caminos de lo que nos hace o no felices son tan variados como el número de seres humanos. Sólo que me ha tocado a mí, como a otros, sentarme con demasiada frecuencia a escuchar los síntomas de lo que voy percibiendo como una enfermedad social, que por otra parte no es nueva: la abdicación cerebral colectiva. Algo así como la internalización de un virus mediático ubicuo que repite día y noche aquello del “no pares, sigue, sigue…”, sin dejarnos resoplar, detenernos y sentarnos en el bordillo de la acera a pensar a dónde coño íbamos tan deprisa.

Llega un momento en la vida en que uno se pregunta si es alguien autorizado para dar lecciones a nadie. Y la respuesta es obviamente que no. Pero también lleva uno muchos años a cuestas sentado a la mesa de las penas. Y si uno no le cogió una distancia cínica al tema y no suelta cuatro cosas incomprensibles basadas en la evidencia, sí empieza a encontrarse en la obligación de intentar dar un buen consejo o al menos, una orientación. Y un consejo de aplicación común para todos – incluyéndome en ese todos – es toma el mandoel de tu vida, quiero decir -. Para y piensa. Luego verás que es más fácil.

Toma el mando. Si es imposible, pide ayuda. Pero recuerda: te ayudarán a eso, a que tomes el mando. Nadie puede hacerlo por ti. Sólo se te puede orientar acerca del modo de hacerlo.

Mis cosas, en twitter

1 thought on “The Non-Stop Society

  1. Alfonso says:

    Bien, doctor, bien. Tomar el mando. Tan fácil y tan difícil. Pero es necesario hacerlo. Me acuerdo de aquella definición de la vida de cierto personaje de Torrente Ballester: vivir es mirar cómo viven los demás. Chungo.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde