fbpx

De la Urgente Necesidad de Recortar…

Recortes? Ahora mismo… Enseguida… Coge la tijera y corre… Tijera de urgencia. Mira, niño, coje y recorta… Todo lo que hubieras querido recortar en salud pero que ni siquiera te hubieras atrevido a preguntar.

1. Que cualquier cachondo de cualquier laboratorio se deje caer por no se qué oficina de una cosa que debe seguir existiendo por ahí en Madrid llamada Ministerio de Sanidad, para que le aprueben un medicamento nuevo carísimo cuya principal novedad es que a corto plazo no mata a nadie y que me cuesta un riñón de mis impuestos para lentamente ir a sustituir alternativas consolidadas y conocidas – para lo bueno y para lo malo – en el tratamiento de las enfermedades. Anda nene y dí que no. Por la cara.
2. Que, consecuencia de década de lo anterior, tengamos un vademécum laberíntico, lleno de “familias” de medicamentos, con diversas “generaciones”, sin un maldito análisis costo-eficacia que respalde su mantenimiento en un mercado sanitario que pagamos usted y yo, como maldición bíblica, con el sudor de nuestra frente. Pero con igualdad de género: las féminas también sudan y pagan, no es maldición exclusiva de los descendientes de Adán. A ver, nene, si estás usando las tijeras, dile a la chica que simplemente trinque el vademécum y empiece a arrancarle páginas. Lo que te digo.
3. Que cojan los gestores y analicen cuántas horas de trabajo asistencial se pierden al año en jornadas “de congresos”. Que lo miren bien. Que lo fundamental del congreso está en Internet y que tras el congreso sólo hay un mundo de baboseo y peloteo. Que no, coño… ¿No han oído hablar sus eminencias de la crisis? Se acabó el mamoneo. Aquí a currar y… Si ganas tienen de ponerse al día, teclazo que te crió. Que le digas a la nena que la petición del otro para irse a lo de San Francisco a que le expliquen la nueva pastilla es simplemente que no. Que se la empolle por Internet y que esa semanita al curro. Además, que se aplique puntos uno y dos, que de pastillita nueva, naranja de la china mandarina.
4. Tengan los que mandan cierto valor y digan a los ciudadanos eso de que el principal agente de la salud es el propio ciudadano. Y después, legislen y fuercen los cambios necesarios para que al ciudadano se dispense en farmacia la cantidad de medicación exacta que precisa para su cuidado con unos márgenes. No se pueden ustedes imaginar el caudal de ahorro que existe ahí y que estamos despilfarrando. Que se lo digan a los ingleses, que llevan décadas haciéndolo. A ver, nene, toma nota.
5. Se acabaron las taifas sanitarias. Todos aquí reunidos en el Ministerio de Sanidad, a cara de perro. A pactar una cartera de servicios razonable. Fíjense que no digo básica. Digo razonable. Porque lo de básico suena a elemental y el término razonable puede prestarse a interpretaciones. Quiero decir que, para algun@s, la cobertura razonable podría incluir cuidados del cabello con un look fashion. Otros creemos que no, que la pelu es una cuestión que debe depender del bolsillo de cada uno. Pero lo que sea a una mesa, a mirarnos las caras, y nada de partidismos. Nada de yo soy más guay o soy más cool, que yo te cubro la pelu, pero yo más, que te pongo implantes capilares. Se acabó el cachondeo partitocrático. Y si el nene y la nena dejan el vademécum a cero, no me vale que perico el de los palotes quiera ganarse el voto de los abuelos de su cortijo sacando lo de medicamento financiado por la Junta de Catacastillucía y Navaragón.
6. Central Nacional de Compras. O concursos nacionales. Lo que hemos ido haciendo, primero a nivel hospitalario, pero luego a nivel de provincia y queda por hacer a nivel de Comunidad Autónoma y de País. Negociar a lo grande con las multinacionales. Por la cara. Vamos a ver chorrimiles de prótesis de caderas al año. Nos sentamos con los profesionales – y con don Internet, claro – a ver, se me quedan en tipo A y B. Perfecto, negocio con los grandes. Oferta pública por un año. A ver quién me las da más barato. Como la licitación de obra pública. Y el que haga una oferta que no podamos rechazar se lleva el contrato sin que hospital alguno de la piel de toro e islas pueda conseguir otra cosa sin pagárselo de su dinero con intervención especial y motivos especiales.  Extiéndalo ahora a… ¡Todo!
7. Otras cosas… Lo que a ustedes se les ocurra… Hay muchas medidas… Sólo escribiendo se me ocurren un mundo:
  7.1 Potenciar la educación sanitaria y el autocuidado,
  7.2 Traspasar un porcentaje considerable de la inversión a Atención Primaria, simplemente rentable a medio y largo plazo,
  7.3 Potenciar la enfermería comunitaria, delegar funciones y trasladarla a pie de calle,
  7.4 Integrarla con un médico de Atención Primaria con tiempo y energías para hacer lo suyo: Medicina Familiar y Comunitaria, multiplicando sus efectos con lo expresado en los puntos 7.2 y 7.3, y por fin
  7.5 Rediseñar una Atención Especializada Fragmentaria hacia el papel de consultores (fundamentalmente a distancia), evitando: a) traslados innecesarios b) agendas c) esperas d) fragmentaciones de la asistencia – perdón por la reiteración – e) mensajes contradictorios o prescripciones inducidas.

Hacer, por fin, que dejemos de hablar de niveles asistenciales y actuemos realmente como Sistema. No sólo porque sea más barato y más eficaz. Simplemente porque, al final, es mejor para el paciente. Me animo, pues, al recorte. Y animo en el mismo sentido. Con una sola condición – claro que quién soy yo para poner condiciones, claro -. Pero si de mí dependiera, ahí va: que cada euro, cada céntimo ahorrado repercuta directamente en la bolsa sanitaria de la forma más inteligente posible. Se necesita con urgencia.

Todo lo cual se expresa tras un largo viaje profesional y una reflexión profunda de las peculiaridades y actividades de la industria farmacéutica, que les ofrezco en a un sólo click.

Mis cosas, en twitter…

2 thoughts on “De la Urgente Necesidad de Recortar…

  1. Rocío says:

    Será la opinión de alguien que vive en una gran ciudad, con un hospital de primer nivel a la mano y, por si acaso, con mi gran suelde cito me pago un seguro privado??? Me huele a que sí. Y el "cateto", con perdón, que aun no se haya mudado a la gran urbe, como vive un servidor, que le den por saco, porque por vivir en un pueblo, aun pagando los mismos impuestos, es un español de segunda.

  2. Anónimo says:

    Al cirujano le haces operar una cava sangrando y le bajas el sueldo a la mitad y verás que pasa, 10 a 1 que se morirá el enfermo

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde