Rivera, ante la duda. Rivera ante la calavera hamletiana: “ser o no ser”. Porque de eso se trata, sin lugar a dudas: de la relevancia política, o de la nada. E intentaré explicarme mejor.

Andalucía, la pobre. La guasona. La despreciada. Pero, al fin y al cabo, la clave y la piedra de toque de tantas cosas en España.

Somos muchos, los andaluces. La comunidad más poblada de España. Aquí se acatarró Suárez. Y al perder el olfato político, se granjeó la desaparición de la UCD, y luego del CDS. En esas, anduvieron finas las narices de los sevillanos Felipe y Guerra, que sabían bien de dignidades verdiblancas. Por todo ello, se les dieron votos y poderes, y ellos nos trajeron los fondos europeos. Dineros, para construir un régimen. Véanlo, que ahora queda visto para sentencia.

Podríamos rescatar la famosa escena de “La Vida de Brian” de Monty Python, pero al revés. A fin de cuentas, ¿en qué se quedan los 36 años de gobierno del PSOE de Andalucía? Veríamos que, quitando toda la parafernalia “Canal Sur”, seguimos en la cola de España en cuanto a la mayor parte de los indicadores relevantes sociales, económicos, educativos y sanitarios. Demasiado largo para un solo artículo.

El 2D, Andalucía se acaba de pronunciar. Y lo ha hecho por el cambio. Tanto los que votaron, como los que no lo hicieron. Los que creen en algo, como los que han dejado de creer.

Ante el dictamen de las urnas, Susana y los suyos están aterrados. Muchísimos de ellos están aferrados a puestos sin valor añadido, verdadero parasitismo institucional. Personas, por otra parte, sin otra trayectoria profesional al margen de la vida partidaria, confundida aposta con la institucional. En este sentido, cabe colegir que el “¡No pasarán!” entonado por Susana el 3D es pura manipulación en defensa de pingües situaciones personales y falta de alternativas. Recuerden el último veraneo de Susana en el complejo de Chiclana a mil y pico de euros la noche. Algo muy en sintonía con la realidad y las posibilidades del ciudadano medio de Andalucía.

Las dudas de Albert Rivera y Juan Marín se antojan, pues, pura timidez ante el “¿Qué Dirán?” de unas audiencias española y europea que poco saben acerca de las peculiaridades del “régimen andaluz” que se tambalea.

Ante ello, cabe sugerir a Albert Rivera mayores esfuerzos en explicar en España y Europa el peculiarísimo carácter de un “régimen andaluz” especializado en captar todos los fondos del mundo, sin ofrecer convergencia apreciable con España o Europa. Explique, sin demora, lo que es un “régimen clientelar” capaz de infiltrar cajas de ahorro, universidades, hospitales y centros de salud, consejerías, ayuntamientos y todo el esqueleto de la función civil, regulando desde la más mínima ayuda hasta el permiso más ínfimo. Un sistema capaz de arruinar al más pintado, sobrevalorando predios con un sistema peculiar de gravar las herencias. Capaz, inclusive, de financiarse menoscabando la salud de los ciudadanos forzando monopolios de hecho con medicamentos de dudosa procedencia en el mercado internacional.

En este contexto, es del todo risible toda pretensión de que el PSOE de Andalucía facilite todo matiz que no le convenga de un modo directo o indirecto. Susana Díaz no puede abandonar el poder, sin ser expulsada de la política. Y si logra la presidencia del Parlamento entrante, se entregará a toda maniobra dilatoria hasta lograr la repetición de las andaluzas. La presidenta en funciones asume personalmente la frase de Magdalena Álvarez: “antes partía que doblá”.

Hace treinta y ocho años, Suárez y la UCD pierden su proyecto político y Felipe y el PSOE refuerzan el suyo. Y lo hacen aquí, en Andalucía, un 28F. Los primeros, sordos a las aspiraciones de un pueblo. Los segundos, con los oídos bien abiertos. La pregunta que le hago, Albert, es si está enterrando su carrera, o comenzándola. Si tiene los oídos taponados, o despejados. Porque, el 2D, Andalucía ha hablado con claridad, sea yendo a las urnas, o dejando de ir. El resto son cantos de sirenas.

(Publicado por ABC de Sevilla en versión impresa el 21 de diciembre del 2018)

Firmado:

Federico Relimpio

 

Federico Relimpio, médico y escritor

Twitter: @frelimpio

Ladridos en la NocheLADRIDOS EN LA NOCHE «La belleza y la singularidad de esta novela merece ser disfrutada por todos. La maestría y la valentía con la que está escrita es admirable. Jugar con todos estos elementos y conseguir que el lector no pueda dejar de leer su obra tiene un indudable mérito». Sioni Millán, reseña en el Blog «Tablón Cultural» Clic aquí

Si te gusta, comparte y sígueme
0