fbpx

Las alternativas al copago.

Los recursos son finitos. O eso machacan una y otra vez los de arriba, que tienen a bien dirigir la cuestión sanitaria. Pero las población va envejeciendo sin piedad. Y sus necesidades sanitarias van aumentando. Lo pudimos leer hace días en El País: las personas mayores tienen que aprender a cuidar de su propia salud (http://www.elpais.com/articulo/salud/Enfermeros/mismos/elpepusal/20110118elpepisal_1/Tes). Porque el sistema no es que esté recalentado: es que ya da para poco más.

Me pregunto verdaderamente como hemos llegado hasta aquí, como hemos aguantado y como podemos seguir haciéndolo. Como podemos evitar el copago, seguir rechazándolo categóricamente y quedarnos tan frescos. Y se me ocurren varias respuestas. Y de ellas, una particularmente. Las peculiaridades de la clase médica española. Y ahí puedo hablar por experiencia propia.
Una legión de chicas para todo, que ven veinte, cuarenta o cien, o lo que haga falta, que ha soportado décadas de precariedades laborales y condiciones que escandalizarían a Comisiones Obreras si no fuera por que se las hacen a los médicos – un enemigo de clase, al fin y al cabo -, una muchedumbre abnegada y silenciosa, laminada por el socialismo e ignorada por los populares, sin experiencia de acción colectiva, un maldito conjunto de llorones que acumula dos huelgas calamitosamente perdidas contra la prepotencia de un socialismo que sólo les reconocía el derecho a llevar pico y pala, escoba y recogedor, delantal y cofia. 
Hemos soportado condiciones insufribles en urgencias atestadas, hemos trabajado hasta ayer sin saliente de guardia, nos han hecho contratos de fin de semana y de veinticuatro horas, nos han negado lo evidente y mucho más y, lo peor de todo, nos han llamado señoritos y privilegiados. Nos han echado encima los furores de la población por la carencia de recursos y el desastre organizativo. Nos han obligado a dar altas cuando no estábamos de acuerdo. Nos obligan a soportar malas caras y agresiones con sonrisa de recepcionista o de azafata de congreso porque, al fin y al cabo, somos la vanguardia de un servicio público que vende la marca del partido de turno en cada comunidad. Somos las víctimas propiciatorias de las demagogias de los políticos más facilones de la Unión Europea.
Y lo más gracioso: somos baratos. Nos pueden quitar la auxiliar; no pasa nada, cubrimos nosotros sus funciones. Nos pueden quitar la administrativa; tampoco pasa nada, nos ponen un maravilloso programa que se cuelga a cada momento para dar las citas desde la consulta y, si falta tiempo para el paciente, él o ella se las apaña. Apáñatelas. Apáñatelas. Y calladito. Colaborador. 
Con este ejército silencioso… ¿A quién demonios le hace falta el copago?

Algún día, todos estos tejemanejes darán carnaza para una espléndida novela. Me gustaría tener talento y ganas para escribirla. Mientras tanto, les dejo con mi novela acerca de las miserias de la medicina pública contemporánea, entre la industria farmacéutica y la presión de la gestión sanitaria – la política, al fin y al cabo -. e-Book a un sólo click:
Enlace: http://www.bubok.es/libro/detalles/197444/KOL-Lider-de-Opinion

Sígueme en twitter, si quieres, en @frelimpio

4 thoughts on “Las alternativas al copago.

  1. Anónimo says:

    Mi más sincero apoyo.
    Se de la situación de los contratos de 24 horas y lo demás que dice, por unos amigos médicos que lo sufrieron. Realmente no tenía ni idea y me dejó sorprendidísima. No es de los recortes de ahora, hace más de 6 años que yo me enteré, así que la cosa viene de largo.
    ¿Y usar a los médicos de administrativos?. En urgencias del maternal del Virgen del Rocío, 3 administrativos para recepción, 2 bedeles charlando, UN SOLO ginecólogo y una matrona (pacientes, 20). Y cuando le preguntábas al bedel que como iba la cosa te remitían… ¡¡¡¡¡¡AL GINECÓLOGO!!!!
    No aguanté más, y me tras poner una reclamación por la falta de médicos, me fui al privado.
    Es una pena. La falta de organización (informática, apoyo), no les deja tiempo. Mi médico de cabecera, se saltaba los tiempos pues es excente profesional que escucha. Tenía la sala de espera siempre repleta y el comentario de todos era: no importa esperar, pues cuando te atiende a tí, también se toma su tiempo.

  2. Anónimo says:

    Yo sí he trabajado en Urgenicias, por 5€ brutos la hora como residente de primer año y, NUNCA he visto a ningún residente mirar la televisión (en los hospitales que he trabajado no hay televisión en las salas del staff médico) y menos cuando había "un montón de gente esperando a que les atiendan". Lo que sí he visto es médicos sin dormir durante 20 horas o 24 horas por estar trabajando sin descanso porque Urgencias se ha colapsado con infartos, bloqueos cardíacos, códigos ictus, etc. He visto residentes llorar de impotencia ante situaciones vitales en las que FALTABAN MANOS y no porque estuvieran mirando televisión, no, faltaban manos porque los hospitales no cubren las bajas ni las plazas vacantes.
    Lo publicado por Federico es totalmente cierto.
    Ejemplos:
    Los residentes de cirugía general trabajan una media de 80 horas semanales.
    La libranza de guardia teóricamente es obligatoria, casi nadie puede hacerla porque todos tienen consultas o planta al día siguiente.
    Lo fácil es culpar al médico porque es la persona que tienen en frente.
    El médico ahora no sólo trabaja de médico, es cierto que trabaja también de administrativo y auxiliar, es decir, en lugar de estar dedicando su tiempo a visitar pacientes tiene que usar el programa ADMINISTRATIVO del SAP para programar las pruebas necesarias a realizar y la cita para la próxima visita (5-8 minutos de media). Tiempo de visita establecido (NO por el médico): 10-15 minutos por primera visita y 8-10 minutos por siguientes visitas. ¿como encaja el tiempo administrativo??
    Sueldo base bruto por mes de un residente: 900€

    Me entristece profundamente la situación de los médicos en España. Y lo peor es que tiene difícil solución.

  3. Federico says:

    Debe ser un error. Yo nunca he dicho eso, ni he trabajado en urgencias. Creo que me toma por otro.

  4. Anónimo says:

    Es usted una persona calumniosa y mentirosa, ¿desde cuándo un trabajador sanitario, como usted dice durante su tiempo de trabajo de urgencias, está viendo un partido de fútbol metido en sus cuartos de descanso mientras tiene un montón de gente esperando a que les atiendan?.
    No me hagan ustedes hablar, por que de eso creo que tenemos más idea el hombre de la calle que ustedes.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde