fbpx

La Gestión de RRHH basada en “1984”

Sé como te sientes. Y digo que lo sé porque hasta hace poco estuve igual que tú. Hace unos años me esforzaba en cumplir los objetivos. Todo lo que me trazaban. Quería ser un buen chico, apreciado por la organización. Pero, como una compañera muy adicta al Sistema me hizo ver: “nunca están las cosas suficientemente bien”. Esa frase – y sobre todo, la expresión con la que fue pronunciada – marcó un antes y un después en mi estado anímico, en mi compromiso con el Sistema. Ya lo sabía: nada era suficiente. Nada sería nunca suficiente. Justamente porque ésa es la estrategia. No puede existir nunca la satisfacción por el deber cumplido. Si así se permite, se duerme algo que podría llamarse el “celo revolucionario”. Se te debe mantener siempre en tensión y tu autoestima, un poco baja. Dependiente siempre de una sonrisa de reconocimiento o una palmada en la espalda que no llega a cuajar.
Luego me sorprendí: no eran paranoias mías. Muchos residentes y ex residentes se quejaron – a veces en público – de que nunca nada era suficiente, de que nunca nada estaba bien hecho y de que ninguno valía lo suficiente. Algo fallaba. Algo fallaba por ahí arriba. Porque no podemos ser todos unos mediocres, unos vagos, unos incompetentes. Gentes de ambos sexos y de varias generaciones.
Hoy quiero hablar de recursos humanos. Quiero y debo hacerlo. Porque el camino que tengo por delante aún es largo. Pero también llevo encima alguna cicatriz de esta prolongada guerra llamada vida profesional – lo de carrera profesional pasó ya a sueño o entelequia -. Nuestro Sistema Nacional de Salud tiene una larguísima lista de problemas. Podríamos hablar de financiación, de sostenibilidad, de eficiencia, de adaptación a las necesidades de la ciudadanía y de varios etcéteras. Pero me niego a aceptar la idea de un Sistema donde se instale irreversiblemente el cinismo y donde lo mejor – insisto, lo mejor; examinen los requisitos para entrar en una Facultad de Medicina – de un país se trate con desconsideración, si no con franco desprecio. No puede ser que un colectivo entero no dé la talla y enferme de autoestima. Tengo que repetir que algo falla. Y no es el factor humano.

@frelimpio

3 thoughts on “La Gestión de RRHH basada en “1984”

  1. Anónimo says:

    No es un sistema empresarial. Es otra cosa, más perversa, de tiempos pasados en los que el manijero iba a la plaza del pueblo a señalar con el dedo al que trabajaba por dos perras y al que no

  2. Anónimo says:

    Hemos convertido el sistema de salud en un sistema empresarial; en el que lo que vales y lo que ganes será marcado por objetivos de calidad.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde