fbpx

Feliz de Ser Mediocre, Jefa

Hola otra vez, Gloria;
Comprendo que no me hables después de mi último mail. No hace falta que me lo digas, que ya lo sé: no estoy a la altura, soy una más del montón, no me merezco el sueldo a fin de mes, he optado por la mediocridad… Todo lo que te he venido escuchando acerca de este o de aquel, todos estos años. Entonces, te miraba y me callaba, culpable yo, por omisión. O por debilidad. O por ambas cosas, probablemente. En parte, quería convencerme de que lo que decías era lo correcto, aquello a lo que debíamos aspirar. Imbuido de ello, miraba al resto marcando unas distancias, como queriendo evitar el contagio de la inanidad. Y, creyéndomelo, al venir de tal o cual congreso, portadora de tal o cual distinción a la comunicación distinguida, los miraba por encima del hombro, como diciendo: ¡Aprended de mí!
Me equivocaba gravemente, y ahora lo lamento. Algo en mí ya me lo decía. Aunque fueran sus risas despreocupadas. O ese terminar el día y verlos irse a tomarse una cerveza a hablar de temas banales, no relacionados con la profesión. No estaban acomplejados, no. Nos miraban en la lejanía, como si fuéramos seres extraños, alelados, a veces hostiles, idiotizados, miembros de una nueva religión que roba el alma y el tiempo – es lo mismo, al fin y al cabo -, a veces para no darte cuenta nunca, y otras, para darte de bruces en el suelo, lamentando el tiempo perdido, las intimidades extraviadas. De algún modo, es lo que me ha pasado a mí. Pero, a fin de cuentas, me alegro. Despierto a tiempo; me queda mucha vida profesional por delante.
Te he visto todos estos años criticar sin piedad a los residentes, hornada tras hornada. Según tú, “la juventud solo piensa en divertirse”, “carece del sentido de compromiso”, “no están a la altura”, “no tienen visión ni perspectiva”, y mil frases más que podría recordarte. Podríamos pasar de inmediato al repaso de las frases con las que has decorado a la plantilla, pero te lo alivio. Solo te digo una cosa: cuando en un servicio o unidad compleja una jefa valora tan negativamente a la mayor parte de su equipo, algo serio le pasa. Que no sé si serás tú o el sistema, que hasta ahí no llego, soy más simple, o quiero serlo. Se es más feliz así, elemental, dos y dos son cuatro, buenas tardes, señora, ¿Cómo está usted? ¿En qué puedo ayudarla?
Pero quiero decirte algo más, por si no has caído en la cuenta: cuando las residentas terminan su periplo, deslomadas a trabajar – que se desloman, Gloria; lo que yo te diga – y se van de aquí con un suspiro de alivio, como abandonando un mal sueño, van buscando no el lugar donde les den una palmadita en la espalda, sino simplemente donde las dejen hacer su trabajo – que les gusta hacerlo, Gloria; lo que yo te diga – tranquilas y razonablemente bien, sin sentirse poco menos que una mierda.
Los mayores solo buscan evitarte y sobrevivir. Conservar sus coronarias y sus neuronas, y caminar hacia la jubilación sin gastarse en cabreos innecesarios ni hacer de palmas con las orejas. Y quedamos los de en medio, Gloria, los demás. Y ahí me meto, a ver mis pacientes, con decencia, a hacer lo que pueda, ni más ni menos. Que no sé por qué eso te parece tan poco, cuando es lo más bonito del mundo, aquello para lo que estudiamos, y que tanto bienestar les da. Y que, puesta por fin con ellos, con los que siempre llamamos mediocres, me siento felicísima de ser así, minúscula, sin ambiciones, sin futuro ni desarrollo, minusvalorada y despreciada por personas de elevada entrega y compromiso, pero apreciadísima por la señora de antes, que sin dudas prefiere una doctora sonriente y relajada que le diga ¿Cómo está usted? ¿En qué puedo ayudarla?, que una atribulada con cuatro proyectos de investigación que haga todo lo posible por reclutarla para un ensayo clínico. Seguimos en contacto, Gloria.

@frelimpio

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde