fbpx

«Los médicos llegan a la cúspide…» (Eso dice Toharia)

Que dijo Toharia ayer en El País que los médicos son de lo más respetado y/o valorado en este país – perdóneseme la redundancia – (http://www.elpais.com/articulo/reportajes/medicos/llegan/cuspide/elpepusocdmg/20110814elpdmgrep_7/Tes). Y que se me ocurre a mí entonces que, o en este país no respetamos realmente nada, o que simplemente nos gusta machacar aquello que valoramos y respetamos. O que eso decimos con la boquita linda hecha un piñón, pero cuando vamos a urgencias y se cruzan las cosas por un lo-que-sea que a todos se nos escapa, trincamos la primera bata blanca que por allí pase en su primera guardia y la ponemos a caldo. Y puede darse por bien escapada si sólo recibe un buen chaparrón, que la cosa puede pasar a mayores. ¿Cómo demonios se come esta ensalada? ¿Cómo aliño yo que socialmente lo que más valoro es la medicina pública, si luego lo que se ve y se oye es que les agarramos por las solapas, les decimos aquello de «sé dónde vives», y en muchos centro de por ahí hemos obligado a poner guardia de seguridad y entrada con arco detector de metales, por si acaso?
Y eso va por lo de las agresiones. Que ahorita podríamos hablar de las denuncias o de las presiones. Que si quiero un TAC… O mejor, una resonancia… Y que me lleven en ambulancia… Pero que no me vaya a tardar… Que como me pase algo, ya saben… Tengo un hijo abogao y un yerno en el periódico… ¡Cuidaíto conmigo!
Y también podríamos hablar de demoras en la asistencia… Que si usted va muy lento… Que llevo un rato largo esperando… Pero luego, claro, cuando entro yo, me despacha usted en seguida… O que usted no me receta lo que yo quiero. O que no me manda al especialista que quiero y cuando quiero… Podríamos estar así toda una mañana. Así que me viene rondando una idea una vez y otra: si los médicos llegan a la cúspide… ¿Dónde estarán los políticos, que están en el último escalón?
Pues mire usted, si pese a ese recibe patadas continuas en la boca – que es ser médico de la Sanidad Pública -, somos lo mejor valorado que tiene el Estado Español, bien podrían las administraciones sanitarias gastar un pelín más de amabilidad y gentileza cuando se trata de semejante colectivo, ya que de dineros no vamos a hablar, que andamos justos. Prescindir un poquito del contrato basura, algo de sensibilidad con lo mejorcito de la comunidad universitaria de este país, sacar los concursos oposición con algo más de frecuencia, que no anden décadas de precariedad laboral, y su pizca de flexibilidad, conciliación y esas cosas que hacen que la gente se sienta contenta y no como estamos, con los pies morados de los callos pisoteados por jefecillos y gerentes y, en consencuencia, el alma carbón y el corazón partío. En fin, ya que somos las chachas sociales – que pa otra cosa no ha quedao el menester ni sus emolumentos -, tengan a bien no cogernos el culo cuando dejamos como una patena el fregadero, ni chillarnos a voz en grito si el niño pota la cena entera. Un poco de humanidá por Dios.
Puedes seguirme, si quieres, en twitter: https://twitter.com/#!/frelimpio

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde