fbpx

Las Taifas Sanitarias

El séptimo informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública refleja una heterogeneidad significativa en la calidad y la cartera de los servicios sanitarios ofertados por el Sistema Público a la población de sus respectivas comunidades. Según indica dicho informe (http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Navarra/Valencia/mejor/peor/sanidad/elpepisoc/20110906elpepisoc_8/Tes), quedan campeonas Navarra, Asturias, Castilla y León y Aragón. Quedan, por contra, con el farolillo rojo Madrid, Galicia, Valencia y Canarias. El resto, en situación intermedia. El informe tiene mucha miga; animo a una lectura pormenorizada. Hay campeonas en éste indicador y que, sin embargo, renquean en éste otro. Como los estudiantes. Como todo, en general.
Estando como estamos en una gravísima crisis económica, en el contexto de un cambio legislativo mayor (léase modificación de la Carta Magna, enlace: http://tontosantajusta.blogspot.com/2011/09/reforma-de-la-constitucion-ii.html) que conlleva una limitación por ley fundamental de nuestra capacidad de endeudamiento y, por ende, a un Estado del Bienestar (léase Sistema Sanitario Público) en situación de libertad vigilada, la gestión diferencial de las distintas administraciones autonómicas de la cuestión sanitaria es del máximo interés. Porque, para más inri, estamos en periodo electoral, y cada cual quiere usar el informe como arma arrojadiza contra el contrario para indicar al público en general las debilidades de la Sanidad que gestiona un determinado partido en tal o cual comunidad.
Ello podría desfavorecer claramente al Partido Popular, que gestiona tres de las cuatro comunidades situadas en la cola. Pero obsérvese que, por ejemplo, en el caso gallego el Partido Popular lleva poco tiempo y que, sin embargo, lleva un período más que largo gestionando la Sanidad de Castilla y León, del grupo de cabeza. 
Realizando un análisis apresurado, el informe penaliza claramente a dos comunidades que han optado más ampliamente por la externalización de prestaciones, como el caso madrileño o valenciano, y premia en general a comunidades con menor densidad de población o cuyas características socio-económicas y geográficas les hicieron merecedoras en su momento de una mayor concentración de recursos, como el caso asturiano. Al margen de ello, la única conclusión posible es la evidente: que no hay califato sanitario español – permítaseme decirlo así – sino 17 taifas con modelos dispares – a menudo enfrentados -, prestaciones heterogéneas y objetivos dispersos. Como para volverse loco. Pero depende de en qué Comunidad Autónoma, claro.

Mis cosas, en twitter: https://twitter.com/#!/frelimpio

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde