fbpx

¿Huelga de Médicos? ¡No, hombre! ¡Huelga de médicas!.

Basta ya. No vamos a hacer huelga mañana. No estamos preparados. No estamos organizados. Sólo estamos cabreadísimos y humilladísimos. Pero tenemos que tener una idea clara: el cabreo por si solo no basta.
Traemos un vicio de origen que nuestros enemigos conocen bien. La Facultad nos ha hecho oscuros luchadores de fondo. Guerreros individuales, desconfiados, hoscos, para los que cada compañero de clase es un enemigo. La facultad y el pre-MIR nos han hecho eternos opositores angustiados con un cuchillo en la boca prestos a clavárselo al más próximo. Individualismo salvaje. La jungla. La zancadilla, el codazo o la pisotada. No había espacio para el compañerismo o la solidaridad. Después, superada la prueba máxima y tras un feliz primer año de residencia en que vuelve la alegría de la comuna favorecida por el enemigo común – los estreses de la puerta de urgencias – y el hecho que, en general, cada uno tiene su especialidad y no choca con el otro, vuelve la competencia descarnada con los demás al centrarse cada uno en su nicho ecológico y ver que sí, que residentes de la especialidad somos cuatro, más los cuatro del hospital de enfrente, más los que vengan de fuera, y jubilaciones este año no hay y baja maternal se espera una. A afilar el cuchillo de nuevo y a degüello. Peloteo, robar casos, publicaciones y lo que sea. Mal rollo y mamoneo. No pasa nada. El pisar cuellos era un hábito de lo más familiar.
Con este espíritu… ¿Quién monta una huelga? ¡No hombre, no! Prima el baboseo y el peloteo. Conseguir información privilegiada y no dejarla circular. Una atmósfera que no es responsabilidad de nadie. sólo de nosotros mismos, pero que nos entrega maniatados por generaciones al poder de turno, sea de su padre o de su madre, de izquierdas o de derechas, de los tirios o de los troyanos. Un poder que con el curso de las décadas consiguió plenamente proletarizarnos y ponernos de rodillas (http://tontosantajusta.blogspot.com/2011/09/curioso-consenso.html), sin que en el viaje aprendiéramos la herramienta fundamental con la que los obreros consiguieron cada cosa en el pasado: la unidad y la solidaridad.
Tenemos el calamitoso precedente de dos huelgas de médicos perdidas por goleada frente a la administración de Felipe González: la del 87 y la del 95. La última, particularmente, fue tan humillante que vacunó a la profesión contra todo intento de acción colectiva, convirtiendo nuestro mal humor o descontento en gruñidos apagados por los pasillos, explosiones en los blogs y cuatro cosas más, para sonrisa sarcástica de dos generaciones de gestores sanitarios, que sólo han comenzado a alarmarse cuando han empezado a ver que la ola de jubilaciones de médicos se acelera, que ya no hay bolsa de parados y los jóvenes empiezan a tomar las de Villadiego (http://tontosantajusta.blogspot.com/2011/04/juventud-parada-frente-juventud-avezada.html).
No, la próxima huelga de médicas – y digo bien, de médicas, porque son mayoría – será fría y cuidadosamente calculada. Nada que ver con la inútil explosión de testosterona de las dos intentonas precedentes. Tendrá que precederla una cristalización delicada del cabreo. Cuántas somos, qué queremos y hasta dónde queremos llegar. Abro aquí el debate. Las conozco. Son mis residentas. Temedles. Porque cuando se organicen y paren esto, se acabó el tingladillo del Sistema Sanitario Público más eficiente de Occidente basado en una Sanidad medicalizada y farmacologizada con l@s facultativ@s con peores condiciones laborales y retributivas de nuestra área. Y no me suelo equivocar en este tipo de cosas.

Mis cosas en twitter: https://twitter.com/#!/frelimpio

1 thought on “¿Huelga de Médicos? ¡No, hombre! ¡Huelga de médicas!.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde