fbpx

Es Urgente Explicar Qué es Urgente

Urgente… ¿Qué significa urgente? Más de uno dirá: “vaya con lo que sale el Relimpio esta mañana… Pues que eche mano del diccionario de la Real Academia…”. 

Y es que la cuestión puede ser tan fácil como eso: recurrir a la autoridad semántica y que nos deje a todos bien clarito qué es lo urgente y, por tanto, para qué sirven las Urgencias Hospitalarias.

Vuelvo al tema de Urgencias por una carta al director aparecida recientemente en “El Norte de Castilla”. Se llama precisamente así: “Urgencias”. Pueden leerse el texto completo, que se lo inserto a continuación. Y si no tienen paciencia y se fían de mí, les resumo lo esencial:una sufrida usuaria se rasgaba las vestiduras en público y por escrito de que hubiera perdido el tiempo miserablemente con “dos estudiantes” durante varias horas en las Urgencias del Clínico de Valladolid. Preguntaba la mujer cómo no había neurólogo / siquiatra para atender de modo urgente-ya su insomnio. Bueno, está aquí abajo, y sacan sus conclusiones.
 

Ante el texto, unos se han reído. Han hecho todo tipo de bromas más o menos ingeniosas acerca de la señora. Un neurólogo del mismo hospital le contesta que, afortunadamente para ella, no presentaba código ictus y no precisó de sus servicios. Hay quien, como yo, le dedica un post, denominándola “ilustre ignorante usuaria de Urgencias” y le recuerda el tesoro que es tener unas Urgencias Hospitalarias generalistas a disposición de todos, el verdadero valor de las personas que la atendieron y la falta de todo que denota su escrito. Pero no abundo en ello. Voy a otra, de índole más general.

La verdad es que me alegro muchísimo que esta señora haya publicado esta carta y ponga de manifiesto esta indignación. Porque el texto es revelador de un estado de conciencia social extendido por toda España – y no sé por otros países, pero me barrunto que menos, corregido eficazmente por la normativa de cada lugar -.

Desde hace décadas, muchas personas como esta señora acuden todos los días a las Urgencias de nuestros Hospitales Generales por los motivos más variopintos y sorprendentes. Algunos, plenamente justificados, sin lugar a dudas. Pero otros muchos no, y ahí podríamos mostrar un amplio catálogo permanentemente abierto – al menos desde mi paso por el área de Urgencias, ya lejano, en el año 89 -. Desde un resfriado a un dolor de espalda, malestares súbitos o retrasos en una prueba diagnóstica. El “vete a la Puerta de Urgencias, que allí te lo hacen todo en pocas horas” prendió como una llama en el ánimo del pueblo español, tan rápido como que “te puedes morir esperando una cita del especialista, un TAC o una resonancia por lo reglado”. Y en esas estamos. Se habló de la “muerte de éxito” de los Servicios de Urgencias, y los dejaron agonizar, directamente. Ahí los tienen, que le pregunten a Mónica Lalanda, expedientada por piar.

Acceso al área de Urgencias, libérrimo y sin coste inmediato – además de lo que pagamos a través de impuestos -. Concepto personal y autónomo de lo que es urgente. Para mí, lo mío es urgente. Lo que sea, perentorio, a la hora que sea. Conozco mi pertinaz estreñimiento desde hace décadas, pero ahí voy, el sábado a las dos de la mañana… Por que así lo considero… Yo… Sin más norma que la mía… Mi propio dictado… O el de mi conyuge, en todo caso, y sin más traba que la de encontrarme el Área de Urgencias atestada de personas que tuvieron el mismo sentido de la emergencia que yo, mirándonos los unos a los otros, poniendo cara de enfermo o, al menos, de fastidiado. Y bien cabreado de no encontrarme con el superespecialista en estreñimiento, que esté ahí, al pie del cañón, veinticuatro horas al día, siete días a la semana, endoscopio en mano y células madre bien dispuestas para darme un toquecito eficaz y que mi tripa haga ¡zas! y, en el mismo váter de Urgencias, me haga una fiesta que no hacía desde que era chico. Como para recomendarlo a toda mi panda… de estreñidos, claro – bien conectados a través de página Facebook -. No se pueden imaginar cuantos “likes” se llevará el buen señor al reportar la hazaña.

¿Problema del señor estreñido que reclamará lo mismo y más mañana a las seis y veinte de la mañana? ¿Problema del hospital, por no tener en plantilla a cuatrocientos diecinueve especialistas en casi todo casi todo el tiempo? ¿Qué creen ustedes?

Solo tienen que mirar fuera y preguntar, que les dirán lo de al principio: “cojan el diccionario de la RAE… ¿Qué es urgente?

Vendrá el nórdico, y preguntará, con cara rara… ¿Qué hace aquí toda esta gente, en la sala de espera, a las dos y veinte de la mañana? En mi pueblo, si me pongo malo, llamo al equivalente del 112, y vienen a casa – si no se puede resolver por teléfono -. Tardan unos minutos y ya está. Y no se permite a nadie ir al hospital bajo su propia iniciativa. Porque las Urgencias del Hospital son un Servicio Público, y no pueden estar bloqueadas por un insomnio o un estreñimiento crónico, que debe estar encauzado de otra manera.

Claro que para eso hay que gobernar y educar. Priorizar y dotar a la atención extrahospitalaria – ¿He dicho algo? – y, a la misma vez, dotar al área de Urgencias de un triage eficaz que permita decir respetuosamente a un paciente “lo suyo puede atenderse de modo reglado”. Teniendo en cuenta que esto no lo dice la inspiración artística de un médico individual, sino unos criterios concretos de válidez internacional y respaldo institucional local y general – Hospital y Consejería de Salud -. Esto es comenzar a tratar al ciudadano como persona madura, y no como adolescente encaprichado en su interpretación personal de la cuestión sanitaria. Que los Servicios Públicos deben atenerse a criterios y a normas, para el bien de todos, y de ello todos nos beneficiamos.

Esperando desde el 89 un buen gobierno para lo sanitario en estas cuestiones. Un gobierno que se remangue y descienda a lo micro-meso, que sí se puede. Harto de paternalismos escondidos bajo buenas palabras y “picos estacionales”. Mentiras de unos y otros que prefieren eludir responsabilidades que podrían ser carbonizantes o proporcionar salpicas inasumibles. Tomar disposiciones concretas basadas en la mejor evidencia, y explicarlas. O sea, gobernar, vaya.

@frelimpio

P.D. Para los que les apetezca bucear un poco más en el panorama sanitario reciente de este país, les ofrezco mi versión, novelada. Abajo, una de las referencias. Novela, picar aquí

 

P.D.2 Actualización: disponible ya, la versión de la doctora que atendió a la señora de la carta al director. Necesaria para comprender el problema en su totalidad. Picar aquí.

39 thoughts on “Es Urgente Explicar Qué es Urgente

  1. Jorge L. Camara says:

    A Federico Relimpop.
    He podido leer algunos artículos suyos en los que trata temas vinculados a esos “” Extraordinarios Servicios que garantizan Nuestra Salud en Andalucía “” y como quiera que yo soy uno de esos privilegiados que junto a mi Hijo disfrutamos de ese privilegio, deseqría, si a Yd le atrae, que me pueda poner en contacto con Ud, para que conozca estos Henchos, dado que no los ha de conocer, cyando aun no los ha comentado publicamente.

    El Tema de enorme importancia dese varias facetas, dado qye se trata de la presencia de una Enfermedad Rara. el “”Síndrome Genético de Marfan “” que le afecta a demasiados/as Andaluces/as con una secuelas de enorme trascendencia, desde un crecimiento irregular hasta la Muerte y que desde el momento de que el profesional en medicina detecta el problema genético noi cumple su obligación informando de ello al Enfermo si es adulto o a los Padres si es un menor, y sigue ocultando y no realizando la petición de prueba de analisis Genético para todos los miembros de la familia, no realizae las pryuebas completas obligatorias, ni respetando los plazos obligatorios que se han de aplicar entre esas revisiones periodicas.

    como sin duda Ud. sabe como Endocrino, esa prática es criminal, pero la tienen impuesta y como consecuencia, se conoce un caso concreto y claro, aun cuando han intentado mantenerlo oculto = Fue Enfermo con Síndrome de Marfan el Cantautor Granadino, Carlos Cano Fernandez, y, tras al primer Aneurisma intervenida en New York por el equipo de Valentín Fustar en 1995, las revisiones pbligatorias de Un Año que tenían que realizarle a Carlos del diámetro de su Aorta no se realizaban en el Clínico de Granada y como no lo realizaban, en diciembre del 2000 cuando se le presentó a Carlo su segundo aneurisma, en el Clínico no tenían ni puñetera idea donde podía tener la rotura y, en consecuancia, abriero en el abdomen donde todo estaba normal y tras cerrar cociendolo como a “Un Marran” palabras textuales de Un familiar muy directo, subieron con extrema urgencia a cortar el esternón y cuando abrieron el Pecho encontraron esta segunda aneurisma a continuación de la anterior pero, Carlos ya había Fallecido desangrado.

    NI Hujo tiene que residir en Cataluña, donde las pruebas de Control de su marfan se realizan cada seis meses, en mi caso y traas diversas broncas , la última en “el Juzgado” la imponen en Dis años o más, despuñes de tener que ser intervenido con sustitución de 30 Ctm. del Cayado de mi Aorta más reajuste de la Válvula Mitral mediante Técnica de Jacoub.

    Ud. mejor que yo, posiblemente conozca la complejidad de las prácticas del SAS, he de pedirle que, tras compribar la vercidad de estos datos yotros más, considere conveniente y posible de que sea publicado para un General conocimiento de Todos, en especial de los posibles Enfermos que no saben de la importancia de la enfermedad que sufren, para que queden advertidos y traten de defenderse exigiendo que se respeten sus derechos.

    Ri ki considera conveniente, por favor, pongase en contacto conmigo y yo me podrñe a disposición de Ud,
    Jurge L. Cñamara 946,122120 – en Facebook Averroes Andalusí
    Muchas Gracias.

    Responder
  2. Federico Relimpio says:

    Anónima y José SERGAS. Dinámica nueva y novedosa. Hasta ahora esa naranja mecánica ha funcionado por "El Silencio de los Corderos". Una multitud de profesionales intimidados, incapaces de abrir la boca ante lo que veían y de lo que participaban. Pero eso está cambiando. O, al menos, esa es mi impresión. Tenemos la herramienta: internet, hasta ahora libre. Y la emergencia de un grupo de profesionales dispuestos a echarse al monte. Parece que la omertà se resquebraja. Las cosas podrían seguir igual pero, al menos, se sabrán, día tras día. O sea, no va a ser lo mismo. La omertà: http://tontosantajusta.blogspot.com.es/2017/02/omerta-la-ley-del-silencio.html

    Responder
  3. Anónima says:

    D. Jose del Sergas le veo muy desesperanzado, y es comprensible. Yo también soy del gremio y últimamente he visto cosas que nunca creí poder ver…así que mantenga la esperanza y comparta su experiencia y sus cajas con bombas que alguna vez caerán en el receptor adecuado.
    Y si es cierto, en general nos falta mucha base, tanto educacional como de responsabilidad cívica…y los ejemplos de la élite no ayudan…siglos de pillos y pillerias que son difíciles de revertir.
    Un saludo.

    Responder
  4. Anónimo says:

    Soy otra vez Jose del SERGAS. Me gusta que le haya interesado mi ejemplo de las cajas y las bombas, pero le diría que no se moleste en hacer campaña de sensibilización por el uso racional de las Urgencias: los que somos del gremio ya sabemos lo que hay, los pacientes sensatos saben usarlas ya y al resto, el español típico, carpetovetónico, fullero y un poco "cuñado", le importa una mierda. Imagine la conversación de bar al día siguiente de una visita intempestiva a Urgencias: "Pues ya ves, como no me daban cita para la ecografía hasta Mayo, ayer me fui a Urgencias. Joder, no sabes lo mal que funciona aquello, todo pipiolos que deben ser estudiantes o algo, a mí me tuvieron ocho horas esperando pero al final me hicieron la ecografía y no tengo nada, ya ni voy a ir a la revisión con el especialista que me la pidió. Pero, ¡la hostia!, mientras esperaba allí un fulano infartó en la sala de espera, y a otro le dió como un ataque y se puso a temblar y a echar espuma por la boca… A ver si privatizan de una vez la Sanidad y empieza a funcionar bien". Nunca se le ocurrirá que dos "bombas" explotaron porque los artificieros estaban perdiendo el tiempo abriendo con todo cuidado cajas que no tenían nada peligroso… Por su culpa y la de otros 50 como él.

    Responder
  5. Anónimo says:

    Pues sí, somo trabajadores. Y hacemos un trabajo, que no es ensamblar piezas de motores. No somos dioses, pero tampoco somos, y perdón por lo que voy a decir, meretrices de saldo, ni esclavos. No somos su criado particular, atentos a su llamada a cualquier hora. ¿Prescindibles? ¿Acaso el trabajo de un médico lo hace su portera?¿Lo puede hacer usted? Somos igual de imprescindibles que cualquiera en un hospital o en un centro de salud. Igual que enfermería. Igual que auxiliares e igual que celadores o administrativos. Ni más ni menos. Y desde luego, discrepo completamente de su opinión. ¿Producción baja? ¿Los pacientes van al peso?¿Es que todos los casos son iguales o igual de complejos? Sepa que el ratio de pacientes por médico (los pacientes que le toca ver a un médico por población) son de los más altos del mundo. Que un médico de primaria en Inglaterra ve a doce en una mañana… Y nosotros tenemos 50. ¿Producción baja? Creo que no. Añada a eso trabajar sin apenas recursos. Añada que lo traten a uno como a una colilla, tanto desde la administración como por parte de "usuarios" que , como usted, nos ve no como personas sino como piezas de un engranaje. Y eso me lleva a lo segundo. ¿Puesto bloqueado? A mí me pueden despedir cuando les dé la gana. Así de simple. Como a todo trabajador. Infórmese, si es que quiere, antes de emitir juicios propios de críticos morales y dioses. Aunque no creo

    Responder
  6. Anónimo says:

    Déjelo, Don Federico. Yo también he visto circular esa carta y me he indignado por la prepotencia y el desprecio que demuestra hacia los compañeros que la atendieron en Urgencias (recordar que un MIR no es un estudiante sino un médico con título oficial, aprendiendo una especialidad mientras trabaja). Pero la situación NO TIENE REMEDIO.
    Mi último "choque" con ese tipo de actitud, muy reciente, es de un paciente que consultó hace 10 meses por un problema de salud, se le derivó a una consulta programada de especialista a la que no acudió, ni cambió cita, hace 8 meses, y de repente hace 1 mes se planta en Urgencias exigiendo una solución inmediata. Y como no se le dió (se le remitió de nuevo a consulta para poder tratarle de forma programada), va y pone una queja. Da igual lo que se le explique. Son así: lo quiero, y lo quiero ahora, "que por eso pago".
    Antes eso, y sobre todo cuando durante la formación MIR hacía guardia de médico de urgencias, he visto de todo, desde esa picaresca tan hispánica que describe de "voy por urgencias y así me hacen antes la ecografía que me pidió el médico", hasta un paciente que acudía sistemáticamente a Urgencias por las noches a pedir recetas de tratamientos crónicos. ¿Su motivo? Los horarios de su médico de cabecera no le iban bien…
    Lo que no comprenden es que Urgencias es como una gran sala llena de cajas de todos los tamaños, formas y pesos en las que sabemos que hay escondidas una serie de bombas. Esas "bombas" serían los pacientes realmente graves y cuya vida o salud corren peligro inmediato. Estos pacientes "no urgentes" son cajas vacías que se apilan con las demás, mezcladas. Incluso haciendo un triaje, esto es, priorizando aquellas "cajas" que por sus características hagan sospechar que contienen esas bombas, al final hay que abrir y ver, esto es, explorar a los pacientes. El triaje no es perfecto. Cuantas más cajas vacías haya, más tiempo tardaremos en abrirlas todas y localizar las verdaderamente peligrosas, quizá hasta el punto de que alguna de esas "bombas" nos estalle delante antes de poder localizarla. ¿Conseguiremos que los pacientes entiendan que ir a Urgencias hospitalarias por unos mocos, un pedo atravesado, un dolor muscular, no solo gasta innecesariamente recursos sino que además, perjudica a otros pacientes que sí necesitan asistencia urgente? Pues por un lado lo dudo y por otro me temo que en muchos casos además les importa una mierda mientras les arreglen "lo suyo"…
    Jose, desde el SERGAS

    Responder
  7. Federico Relimpio says:

    El comentario es oportuno y merece respuesta, por supuesto. Decir que nos debemos no sólo a nuestra situación sino a la protección de nuestros pacientes, en general. Especialmente, aquellos cuyas condiciones son más frágiles. Como trabajadores públicos, nos vemos obligados a representar a los colectivos más frágiles – por tener más conocimiento de la cuestión, no por otra cosa -, invocando la necesidad de disponer de una normativa más adecuada que permita atender patología banal en otros circuitos de asistencia. Nuestra lucha no es egoísta, en modo alguno. Gracias por su participación en el foro.

    Responder
  8. Federico Relimpio says:

    Discrepo en eso. Y ahí hay un amplio anecdotario de todos los residentes de todas las puertas de todos los hospitales de nuestro país que le sorprenderán con lo peregrino de los motivos de consulta a las horas más insospechadas. Ese es el motivo originario del post.

    Responder
  9. Federico Relimpio says:

    Gracias por el interés y la participación. En explicarlo con respeto y educación. En decirlo con claridad. Pero, por encima de todo, con el amparo de criterio claros, basados en la ciencia y el respaldo institucional.

    Responder
  10. Anónimo says:

    Es verdad que la gente tiene miedo y no sabe, pero también es verdad que todos saben que una ampolla por rozadura de un zapato, un aumento de la caspa o una molestia de 3 meses ya vista por 2 o 3 especialistas no es una urgencia…y menos para venir a las 3,00 de la madrugada de un sábado

    Responder
  11. Anónima says:

    Entonces, habrá que poner en triaje a personal médico capacitado para discernir lo que puede ser demorado y/o derivado.

    Responder
  12. Federico Relimpio says:

    O, simplemente, contrastar este punto de vista subjetivo con uno más documentado y consensuado, que se hace saber con todo el respeto al señor en el triage, dirigiendo la solución del problema hacia otro lugar.

    Responder
  13. Anónima says:

    Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) “es toda aquella aparición de un problema de etiología diversa y gravedad variable, que genera la conciencia de una necesidad inminente de atención por parte de cualquier persona o por parte de sus allegados”.
    Esta definición deja en el paciente y en sus allegados el juicio de la gravedad de lo que padece, por tanto, no queda en nuestras manos juzgar, máxime cuando la atención primaria no cubre la demanda y hay espera de varios días para citas. Habrá que pensar otras fórmulas, y entre ellas, el pago de algo simbólico por atención, no me parece descabellado.

    Responder
  14. Anónima says:

    Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) “es toda aquella aparición de un problema de etiología diversa y gravedad variable, que genera la conciencia de una necesidad inminente de atención por parte de cualquier persona o por parte de sus allegados”.
    Esta definición deja en el paciente y en sus allegados el juicio de la gravedad de lo que padece, por tanto, no queda en nuestras manos juzgar, máxime cuando la atención primaria no cubre la demanda y hay espera de varios días para citas. Habrá que pensar otras fórmulas, y entre ellas, el pago de algo simbólico por atención, no me parece descabellado.

    Responder
  15. Federico Relimpio says:

    Gracias por su participación y por el interés. Su punto de vista es compartido por muchos. Y denostado por muchos otros, todo vaya por delante. El problema, además de la demora, es el valor añadido del acto médico, y el contexto en el que se desarrolla. Los estudios realizados hasta ahora no han dado una base contundente como para "desfuncionarizar" la Medicina. Esto daría para mucho, y se nos va del tema principal.

    Responder
  16. Anónimo says:

    Si los pacientes supieran que al dia siguiente tendrían opción de ser atendidos por su médico de A. Primaria, que tenga tiempo para solucionar sus miedos, explorarle y entrevistarle adecuadamente y la población aprendiera a confiar en esos profesionales de atención primaria además de educarles en el uso racional de los servicios, otro gallo cantaría. Y si los profesionales estuviesen respaldados por sus organizaciones posiblemente estaríamos mejor todos. Desde que estoy en A. Primaria en un entorno rural con tiempo para hacer mi trabajo he observado como esto es factible.TODOS estamos en el mismo barco pero efectivamente estamos viendo que hace aguas y NADIE hace nada. Algunos nos quejamos y ya vemos los resultados. La organización se vuelve en contra tuya, eres molesto. Casos como el de M. Lalanda hay aunque no tan mediáticos.
    Recordarle a los contribuyentes que las cuotas de la SS van para pagar pensiones y el paro.La sanidad se financia a través de presupuestos del Estado.
    Saludos a todos.

    Responder
  17. Federico Relimpio says:

    Intervención acertada y oportunísima. Estoy justamente en ello y mi novela va justo de ello. De tratar con personas y sus miedos. Pero, en el lugar adecuado y por los medios adecuados. Favorecer la atención extrahospitalaria y dotarla bien, para dar confianza a lo que se debe dar confianzar, para evitar la masificación en Urgencias, y quitarle la confianza a todo. Muy bien por la intervención. Un saludo

    Responder
  18. Anónimo says:

    Voy a hacer un poco de abogado del diablo, la gente por norma general no ha estudiado medicina y menos es hematóloga o expecialista en las múltiples especialidades que existen, es normal que al mínimo síntoma que desconocen tengan miedo y más habiendo tanto cancer como existe hoy en día, la mayoría de problemas en urgencias se solucionarían utilizando solo un poco la empatía, incluso una simple sonrisa y acercamiento relajan al paciente, el problema es que los médicos se han alejado demasiado de estos y son tratados como ovejas que hay que ir despachando, la gente paga por un servicio de salud el cual están obligados a abonar religiosamente mes a mes un porcentaje de su sueldo del cual no pueden darse de baja por un mal servicio, en todos los trabajos cuecen abas, si han decidido sacar una oposición o entrar en el servicio público de salud es algo a lo que tienen que hacer frente sí o sí a cambio de un empleo perpetuo sin miedo al despido, la gente que os paga por tratar mal a sus clientes los despiden, recordarlo. Un saludo.

    Responder
  19. Federico Relimpio says:

    Gracias por el piropo, el interés y la participación. Mi objetivo, en esencia, es simple: ¿Nos creemos lo del Sistema y todo eso? Entonces, hay que ir a la raíz del problema: urgencias son urgencias, y no idioteces. Pero eso no lo voy a decir yo, triste médico recortado y precario. Lo va a decir la legislación vigente. Porque si no, no hay Sistema. A ver, esas Consejerías, a funcionar…

    Responder
  20. María Joaquina Lloreda says:

    Federico, has descrito magistralmente lo que yo pensé cuando leí la noticia. Porque para más info soy psiquiatra. Esto no solo pasa en Castilla, nos pasa tambien aquí. No es infrecuente que un paciente venga a urgencias y él o su familia "exijan" ser atendidos por el Psiquiatra…y lamentablemente con frecuencia se nos llama, porque nuestros compañeros de Urgencias a su vez están saturados, aunque solo sea una crisis de ansiedad. Una parte importante de la población carece de educación sanitaria, y ofrecérsela no es políticamente correcto…Solo hay que ver en los cientos de carteles que cubren las pareces de los centros sanitarios la desproporción entre "derechos" y "deberes" de los usuarios, no?

    Responder
  21. Anónimo says:

    Creo que el que hayas estudiado muchos años, y que hayas aprobado una oposición para funcionaria, significa que tu trabajo es para el usuario/cliente/contribuyente el cual te paga mes a mes, año a año, y que en otros trabajo por una reclamación serías despedida, y no solo amonestada, y que si tan disgustada estás, te pongas una consulta privada, cobres lo que te parezca y atiendas como te de la gana.

    Responder
  22. Anónimo says:

    Creo que también han pedido la noción que que son trabajadores, no críticos morales ni dioses, que son prescindibles como cualquiera en este sistema, que si no tuviesen su puesto "bloqueado" veríamos si tendrían una producción tan baja, yo personalmente creo que no habría casi ni demoras en la sanidad.

    Responder
  23. Federico Relimpio says:

    Es que se trata de decirles respetuosamente que según unas normas aceptadas y respaldadas, los suyo no es urgente. Y que sí, puede ocultar algo serio, pero no crítico ni vital. Y que sí lo puede y debe vehiculizar su médico de atención primaria el día siguiente o el otro.

    Responder
  24. MANUEL MARIA ORTEGA MARLASCA says:

    Sinceramente creo que la gente no está acostumbrada a que se le diga en la cara que lo que trae es una CHORRADA y que coja cita en condiciones con su medico de familia. A ello, añadamos una media del 20% de gente que cogen cita y luego no van, para ir muchos de urgencia otro día …total si no cuesta nada…

    Responder
  25. Federico Relimpio says:

    El objeto de este post es advertir justamente de ese peligro y proponer que un giro democrático civilizado, en favor justamente de los más desfavorecidos, podría evitar esa deriva. Gracias por la intervención.

    Responder
  26. Anónimo says:

    Por pedir, que no quede… Pero ni tenemos un buen gobierno ni una buena normativa. Y al paso que vamos, ni lo vamos a tener, al menos a uno que no le tiemble la mano y diga claramente lo que hay, que imponga cordura en este pandemonium y delimite lo urgente de lo frívolo, lo que merece ser atendido objetivamente y lo que es banal, o puede esperar a ser atendido por el médico de familia. Lo que sí tenemos es una ciudadanía repleta de derechos, pero sin ningún deber, y sin apenas tolerancia a la frustración. El tiempo de las medidas timoratas se acaba. Y teniendo en cuenta la evolución de los acontecimientos… La gallina de los huevos de oro está a punto de recibir el golpe de gracia. Acabaremos con un modelo a la americana. Porque no supimos defender/cuidar un sistema al cual hemos sobreexplotado hasta el hartazgo. El jamelgo no puede tirar mucho más, nos empeñemos o se empeñen los políticos de turno. Pero mientras dé rédito electoral… ¡Bien que fustigarán, bien que utilizarán su demagogia calculada, y bien que serán los primeros en "defender" la universalidad de la sanidad pública… Precipitando su caída!. Llámeseme agorero, pero el café para todos nos va a llevar a una larga noche insomne en la que la sanidad puede pasar a ser un objeto de lujo. Y eso no puede permitirse, aunque requiera dar un golpe encima de la mesa.

    Responder
  27. Federico Relimpio says:

    Es que creo que es mejor un buen gobierno y una buena normativa que un ticket moderador, y por fin suena una palabra tabú que he querido evitar en todo este debate.

    Responder
  28. Anónimo says:

    La solución es sencilla. Aún a riesgo de que se me crucifique públicamente, y de quedar sujeto a escarnio público y picota en plaza mayor, lo voy a decir aquí: SI NO TIENE NADA, QUE PAGUE SI NO LO DERIVA UN MÉDICO. Si se declara insolvente, que se le retenga de la declaración de hacienda, o que se le conmute por trabajos sociales. No puede ser que se vaya a Urgencias por "caída de pelo" a las cuatro de la mañana (Yo estoy calvo y no voy a Urgencias a dar por C…), o por "un bulto" en el cuello… Que dá la casualidad de que es la nuez de Adán, so xxxxxx. Y todo ello tras aporrear la puerta y acordarse de toda tu casta porque "han pasado muchos antes que él, que llegaron antes". BUEEEENO, ES QUE HAN PASADO ANTES PORQUE REALMENTE ERAN URGENCIAS, Y PORQUE LO TUYO NO, PORQUE URGENCIAS NO ES LA PESCADERÍA, Y DEBERÍAN DE DARTE LECCIONES DE URBANIDAD YA PUESTOS. Eso es lo que me entran ganas de decirle. Pero lo que no puedo. Porque a lo mejor hasta me arrea un mamporro. Aunque yo tenga razón… Porque ya se sabe. La verdad es el peor insulto. Y si tenemos en cuenta que el 80% de las urgencias se va de alta porque no tiene patología urgente… Podemos acabar insultando al 80% de "usuarios" de Urgencias. Pues lo siento mucho, se ofenda quien se ofenda: Lo que no es urgente, no lo es. El emperador va desnudo, le duela aquien le duela. Y los MIR son médicos, no su vecina, que probablemente con sus excelsos conocimientos médicos sea quien le ha derivado a Urgencias. O su cuñado/a,que para el caso es lo mismo.

    Responder
  29. Federico Relimpio says:

    Gracias por el interés y la participación. Ya digo que no es el triage. Es un respaldo institucional, detrás. Un gobierno, vaya. Y reitero las gracias!!

    Responder
  30. Elvira Callejo says:

    Buenas, De Relimplio. No puedo estar más de acuerdo contigo. Compartimos guardias en el Morato en el 89, te acuerdas? Me parece una respuesta muy adecuada. Tenemos un sistema sanitario que no lo valoramos porque no conocemos otros. Y esta en riesgo, claramente. Si no hacemos algo más, profesionales y pacientes (porque la administración no lo va a hacer) esto se hunde. Un beso

    Responder
  31. Bárbara RETANA says:

    Yo soy médica de urgencias y la dirección no nos deja decirles a los pacientes que se vayan a primaria. Tenemos que verlo todo. Ni siquiera nos dejan hacer asesoramiento y altabdesde el triage.
    El problema no es el sistema de triage, el problema es que los gestores no ven pacientes, ven clientes (han pasado a llamarlos "usuarios") y te dicen repetidamente que algo es urgente cuando el usuario cree que lo es (tal cual, aunque parezca mentira). Y el criterio clínico les da igual.
    Dile a un paciente que no le vas a pedir un TAC porque no está indicado. Ya ha pasado que han puesto una queja y de arriba han bajado a decir que hay que hacérselo para que no "monte el pollo". A veces me pregunto para qué hemos hecho 6 años de carrera, aprobado el MIR y en mi caso 6 años de especialidad, más la experiencia acumulada y seguir formándote.

    Responder
  32. Federico Relimpio says:

    Gracias por el interés y la participación. En cualquier caso, la solución está en reenfocar todo el Sistema hacia lo extrahospitalario y ello sí se subraya en el post.

    Responder
  33. Anónimo says:

    Me duele que siempre que se habla de un mal uso de las urgencias se ciñan a las urgencias hospitalarias, sin pensar en las guardias que se hacen en los centros de salud en incluso en los pacientes que llegan sin cita aludiendo que van " de urgencias ".

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde