fbpx

El Tic-Tac del SAS

En estas últimas semanas hemos visto popularizarse una expresión antigua. La habrán oído en la radio o en la tele; la habrá leído en los periódicos o en los blogs. Se está haciendo un poco cansina, de lo manida. Sí, usted lo acaba de adivinar: se trata del tic-tac. Y no se ponga medallas, que mérito no tiene ninguno. Se anticipaba por el título del post.

El tic-tac sirve para esto y para lo contrario. Lo han usado – hasta la saciedad – los de Podemos para poner en evidencia la cuenta atrás que queda para las generales y su asalto a los cielos. Ya podemos, digo ya veremos en que queda todo: si en bomba de relojería o en traca de feria. Pero hoy no voy a eso. La política se me antoja sutil e inextricable.

Como médico de la Sanidad Pública en Andalucía, voy más a lo inmediato. A necesidades más perentorias. Como las amas de casa, que somos ya todas, en un sentido u otro. Para mí el tic-tac es la cuenta atrás para mis residentes de cuarto año, que se van a la puta calle o al contrato basura un mes después de las andaluzas, tras diez u once años de formación. Y eso no es una traca de feria, es un zambombazo en la línea de flotación de las ilusiones de una persona – y de su familia -. Un “hombre o mujer al agua” y un “sálvese quien pueda”. Que te agarres al flotador del contrato-basura del SAS, y agradecido. O mejor, agradecida, dado el perfil de género de la desempleada.

El otro día me llegó el tuit de una compañera que venía a decir que cuando interiorizó que tras el período formativo venía una larga temporada de precariedad y trabajo basura, se quedó la mar de tranquila. O sea, que lo consiguieron. Es la esencia del PSOE en Andalucía. Que esto es lo que hay y que esto no hay quien lo mueva. Resignación cristiana, macho. O mujer – 70% de la profesión médica es femenina, por no hablar de la enfermería, auxiliares, administrativas y el largo etcétera -. Y me estoy apartando del tema. Borrón y cuenta nueva. Yo hablaba del tic-tac.

También para mí el tic-tac es la cuenta atrás de mis compañeras en ese contrato que se tiene que renovar… O no. Que no se sabe. Que no sabemos si hay dinero. Que los directivos suspiran mirando a un techo donde parece que se esconden los ultradirectivos. Y los ultradirectivos escudriñan un poder galáctico donde deben ocultarse cosas inconfesables – a la luz de lo que se filtra por alcantarillas, juzgados y mentideros -. Cosas que, puestas negro sobre blanco, se niegan de modo airado y se envían al juzgado, in aeternum, donde no suena el tic-tac, sino el tiiiiiiic……. – taaaaaac de la desesperación ciudadana. Y mientras, la vida sigue igual, como cantaba Julio Iglesias. Esto es lo que hay, chica. Lo tomas o lo dejas, que detrás de ti hay siete. Y si no respondes a la llamada de la basura, te penalizamos. Tú misma: basura o nada.

Pero hay otros tic-tac. Y ése sí lo experimento yo en carnes propias. Es el tic-tac – ése lleno de contenido – de las jornadas prolongadasen mal momento por los santos ovarios del monterismo socio-sanitario. De esa decisión tomada porque sí y sin acuerdo, porque yo lo valgo y yo lo mando y porque esto es lo que hay. Y porque cuando viene una sentencia “inapelable” del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía la apelo porque me sale de los ovarios, porque yo lo valgo y yo lo mando y porque esto es lo que hay. Aunque ya no sea monterismo, sino susanismo, que viene a ser lo mismo (¿Lo repito? ¡Pues ahí va subrayado!): que yo lo valgo y yo lo mando y esto es lo que hay. Y el tic-tac suena a las 17:23 minutos, currando desde las 8:32, poniendo la mejor cara. Esperando que el tic-tac termine y te puedas ir a casa exhausto a esperar el tic-tac para el despertador de mañana. A que ese tic-tac lleve por fin a otro tic-tac: el que por la lógica de los tiempos sindicales y políticos lleve el acuerdo de las 37 horas y media al consejo de gobierno y salga de ahí una reglamentación menos canalla. Algo más parecido a lo que se hace en otras consejería o en el resto de España.

Y con esto llego al último tic-tac. El más intangible y en el que podemos hacer menos – o más, según se mire -. Es la cuenta atrás que nos lleva al 22M, donde nos ha metido nuestra ínclita lideresa indiscutible, la reina madre de Andalucía, Susana Mater et Regina, la nueva Eva Perón del cuadrante Sur. Victoria inevitable, según parece. Sin embargo, la victoria es matizable. Puede ser gran goleada, goleada, victoria a secas o victoria pírrica. Pero siempre victoria, eso sí. Pero debemos subrayar que NO da lo mismo. Una gran goleada nos entrega a los trabajadores SAS a más de lo mismo, a lo que quieran, al derecho de pernada, a la sonrisa displicente, a la palmadita en la espalda, al “esto es lo que hay, nena”, a la hipocresía, al lenguaje de la corrección política y a lo que, en suma, ha sido la vida del trabajador del SAS durante más de treinta años. Salvo para los pesebreros de los que hablaba yo en el último post, claro. 

Pero, en cada segundo del tic-tac de cada tarde ilegal que a cada uno de ustedes les queda de aquí al 22M por el ejercicio singular del monterismo-susanismo, piensen en que es posible que cada uno de nosotros contribuya – según su tendencia personal – a una victoria pírrica. Algo que les quite la sonrisa chulesca de la cara y los siente a negociar. Que se den cuenta de una puta vez que el tejido de la administración – y menos que ninguna, la sanitaria –no les pertenece y que tenemos la ocasión perfecta para concretar la frase con la que acabé el post “Los Eventuales frente a la Eterna”:

“No pises la cola del ratoncito; pueden salirle colmillos a fuerza de pisotones.”

Proverbio chino


@frelimpio

17 thoughts on “El Tic-Tac del SAS

  1. Federico Relimpio says:

    Creo que las cuestiones abordadas son profundas y exigen frialdad y desapasionamiento. La provisión de recursos y de bienes a un Sistema de Salud cuesta dinero en euros, de materiales que no fabricamos y que se obtienen de un mercado global. No podemos sustraernos de esa dinámica, aunque queramos proteger bienes sociales. El factor humano se ha maltratado por una serie de razones que he abordado en otros posts ( http://tontosantajusta.blogspot.com.es/2012/07/el-precio-de-las-emociones.html ). Pero el pisoteo empieza a llegar al límite. Sobre todo porque las chicas hablan inglés y empiezan a planteárselo todo. La emigración empieza a ser un fenómeno mucho más frecuente hoy que hace veinte años y abandonar MFyC para reespecializarse – curiosamente, muy frecuentemente en una especialidad no clínica -, algo igualmente frecuente, creando un grave problema de logística en el MIR. La desconsideración prolongada y el mirar hacia otra parte durante décadas lleva a desequilibrios ostensibles en este Sistema, que bien puede bautizarse ya como "anger-based medicine" o medicina basada en el cabreo.

  2. Alvaro Torres says:

    Como respuesta al Anónimo que dice que la economía de mercado y la salud pública son incompatibles: osea, que el problema de Andalucía y el hecho de que sea la última comunidad en gasto sanitario por ciudadano, con la mitad de dotación / habitante comparado con Navarra y el País Vasco, es culpa del capitalismo inhumano del Psoe eterno andaluz y UPN o el PP en Castilla y León y otras regiones, proporcionan muchos más recursos a los enfermos y tratan con menos saña a los trabajadores sanitarios porque son unos rojazos intervencionistas, como dios manda.
    No nos vamos a dejar que nos cubanicéis/venezuelicéis tan fácilmente los anti-Sistema que buscáis que repartan de nuevo, por ver si os entran mejores cartas. Si pudierais nos pondríais a hacer colas en los supermercados (salvo los apparatchiks) y a echarle la culpa al liberalismo.
    Por otra parte, no puedo estar más de acuerdo con Jose Ignacio Martínez Martín. Todo lo que nos han hecho estos sociolistos ha sido porque nos hemos dejado los profesionales, víctimas de nuestra propia falta de coraje, tendencia al lloriqueo de cafetería, insolidaridad (bien entendida ésta dentro de la dignidad profesional, nada de igualar a capaces e incapacesl e indisposición a hacer algo contundente por no arriesgarnos a salir de la zona de discomfort habitual. ¿A botarlos con B, a que se busquen la vida a todos los apesebrados!
    Tengo la ensoñación de ver a algunos de los capatacillos colaboracionistas con la esclavitud, teniendo que trabajar en el infierno laboral que han creado y saliendo a llamar a la puerta de su consulta a una interminable lista de pacientes realmente enfermos, a los que les han anulado un par de veces la cita y sin disponibilidad de volver a ser vistos en seis meses.

  3. Federico Relimpio says:

    Totalmente de acuerdo. Es la hora de la acción democrática. De la resolución. Votar. Votar castigo. La profesión sanitaria – quitando el pesebreo – tiene que votar resueltamente. Que les duela.

  4. JOSE IGNACIO MARTINEZ MARTIN says:

    La culpa de nuestros males las tenemos los propios profesionales que hemos aceptado sumisamente todas las imposiciones de estos malditos sociolistos andaluces .lo único que sabemos hacer es lloriquear y quejarnos de nuestors males sin hacer nada contundente al respecto , viene a ser lo mismo a decir que " Tenemos lo que nos merecemos " … De paso nos quitamos también a los populistas de PODEMOS , NO SEA QUE NOS CONDUZCAN A GRECIA O A VENEZUELA .
    Ahora lo que hay que hacer , es no votar a psoe – susana y botarlos como dicen los sudamericanos a su casa

  5. Anónimo says:

    Tan sencillo como que si aceptamos la economía de mercado, la salud integral nunca será un derecho efectivo. Hay que quitarse a los liberales de en medio este 22M. PP, PSOE y UPyD.

  6. Federico Relimpio says:

    Pero hay una cosa que nos une. Salvo el pesebreo canalla, a nadie le gusta lo de ahora. Y tenemos una oportunidad de oro. Una trampa mortal en que se ha metido ella misma. Hay que votar, y votar castigo. Lo de menos es a quien. Es contra quien.

  7. Federico Relimpio says:

    O ponérselo difícil. Votar. Votar castigo. Nada está decidido. Pueden ganar por 43 escaños y ser el principio del fin. El colectivo sanitario puede ser la punta de lanza. Sólo hay que tenerlo claro, muy claro. Lo fundamental no es a quien, sino contra quien. Luego, todo será posible.

  8. Anónimo says:

    Y deponer a toda la familia de la "Zarevna"

  9. Anónimo says:

    No se puede esperar gran cosa de los jueces; los jueces son sus jueces. Hace nada han dicho que el fraude de ley de los contratos de plazas vacantes y sustituciones convertidas en eventuales mes a mes en sanidad, puede no ser legal, pero es necesario que sea así por la necesidad de "recortes". los propios jueces, sus jueces, dando por buenos sus desmanes, dando por legal la ausencia de estado de derecho, su caciqueo, su sectarismo, su arbitrariedad… Hay que empezar a pensar que aquí lo único que nos queda es tomar en Octubre el Palacio… de San Telmo.

  10. Anónimo says:

    Estos calienta sillones, hace tiempo que tomaron posesión de su cargo, a dedo, por supuesto, y se creen con el derecho de jugar con nosotros como si fuéramos números. Llevan así, haciendo y deshaciendo a su antojo, más de 30 años.
    No hay quién los eche de ahí ni con agua hirviendo.
    Pero el tic – tac suena y Susanita. …se os acaba el tiempo. Todo lo que estáis haciendo con ideología de izquierdas y actitud de derecha, lo tenéis que pagar.
    Ojalá la gente abra los ojos.
    Pero hay mucho apesebrado dentro de la sanidad andaluza.
    Hay más jefecillos y cargos que trabajadores.
    Y en nuestro gremio falla la desunión.
    Y la cantidad de pelotas y chupaculos que tenemos de compañeros.
    Ojalá y pronto lo paguéis MALDITOS MAL NACIDOS!
    TIC – TAC, TIC – TAC!

  11. Anónimo says:

    Debeis dejar de una vez el miedo al lado. Ahora es el momento de demostrar a Susana y compañía que los votos no se pueden comprar. La dignidad es con lo que están jugando. les guste o no los juzgados son el único sitio donde se pueden arreglar las cosas, el dialogo no existe cuando el socialismo que se predica no es falso, es dañino.-

  12. Federico Relimpio says:

    Míralo de otro modo. Hace unos años estaban en el 48% con 60 escaños. En 2012 retrocedieron a los 47 escaños. Y con todo lo que ha hecho el PP, el EGOPA no les da más del 35%, que vendrían a ser unos 45-46 escaños. Y todavía tiene que organizarse Podemos. El PSOE estaba bien arraigado en el tejido social andaluz. Pero no hay bien ni mal que cien años dure. Susana adelanta porque, como ha escrito mi amigo Atencia, "hoy la votan menos que ayer, pero muchos menos que dentro de un año". Hoy salva los muebles. Mañana serán el PASOK, y ellos lo saben.

  13. Federico Relimpio says:

    No hace falta que llegue ningún salvador. Sólo hace falta conducir la hueste socialista hacia el Mar Rojo de la mayoría minoritaria. Y esperar que se atasque en el pacto imposible o en el gobierno minoritario. Y que le crezcan los enanos judiciales como las siete plagas de Egipto. Sólo hace falta que el ángel del Señor pase de largo delante de las casas de los esclavos y empiece a enviar al paro a los primogénitos de la casta.

  14. Anónimo says:

    Quién votará a esta gente? Quién seguirá creyendo que está mejor con ellos? Me lo pregunto cuando atiendo a familias al borde de la exclusión, o en la exclusión salvo por algún trapicheo, en una consulta mal averiguada, sin enfermera ni auxiliar de apoyo, a pacientes que han esperado meses la cita, y seguirán esperando meses los estudios complementarios, con impresos de citación en los que escriben "el paciente solicitó ser visto 6 meses más tarde", para burlar sus propios "decretos de garantía de plazos", con paciencia, con resignación, esperando el día 22 de marzo para depositar el voto a favor de esa Paz Padilla rubia, jaranera y embarazada, que va ahora de centro de mujeres a centro de mujeres, porque sabe que los hombres ya están compraos… con qué, dios, con qué?

  15. Anónimo says:

    No somos ratones asustadizos. Somos esclavos. A veces, meretrices obligadas. Controlados con mano de hierro por el malvado faraón (O "faraona" en este caso, con volantes y todo), y por sus esbirros, muchas veces esclavos rconvertidos en "Datanes" (Acuérdate de la película de "Los Diez Mandamientos" clásica. Que llegue pronto Moisés, o las plagas, que me dá igual.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde