fbpx

Doctor Elías Cañas, Siempre en el Recuerdo

El doctor Elías Cañas García-Otero acaba de fallecer. Lo ha hecho así, de improviso, tras una enfermedad agudísima y rápidamente mortal. Y, además, a una edad relativamente temprana. Viene a recordarnos que la vida es tan solo eso, vida: puro milagro, a fin de cuentas.

ELIAS CAÑAS            De su currículum en la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Virgen del Rocío prefiero que hablen otros, mucho más versados. De su calidad humana y profesional, invito a uno o, mejor, a varios, a enviar sus testimonios a este diario o a cualquier otro. De su faceta de acuarelista nos quedan sus trabajos; propongo a cualquier institución que ceda espacio y tiempo para que todos descubramos este aspecto – para muchos desconocido – del notable doctor.

Es indudable que mucho de nosotros queda en la memoria de los que nos conocieron en vida, traspasado el umbral de la muerte. En este sentido, creo que Elías vivirá en nuestro recuerdo durante mucho tiempo. Su voz profunda resonará desde los recovecos de mi cerebro, devolviéndome a las aulas universitarias, a los tiempos de la residencia en el Hospital Virgen del Rocío donde los dos aprendimos, sufrimos, y luego trabajamos tantos años. Y esa voz seguirá hablándome con calma, como lo hizo siempre, como lo hizo con todos sus pacientes.

Los que estudiamos con Elías recordaremos siempre su letra a mano, perfecta, concebida para él y para todos los que quisiéramos leerle. Vista de modo retrospectivo, era el reflejo de su oposición personal a unos tiempos en los que las prisas y el nerviosismo parecían haberse constituido en el espíritu de la época. No permitiría Elías que fuese así, para él. Y mucho menos para sus pacientes.

“Tempo fugit”, dice el latinajo. Elías se opuso con su voz, su carácter y una práctica profesional que no pretendía rescatar la de otra época, porque el aserto era simplemente mentira: nunca hubo tiempos mejores, en términos generales; la buena medicina pública es un desafío actual, obra en construcción. Pero Cronos no aceptó la rebeldía, y resolvió pararle el reloj vital a media partida. Probablemente, porque Elías era mal ejemplo para los demás, en el código de valores del Dios del Tiempo.

Descansa en la paz que nos transmitiste siempre, Elías. Tu voz profunda nos acaricia con calma todos los días y nos susurra: «no tengáis prisa; lo que ha que llegar, llegará de todos modos… Tan solo amad profundamente lo que hagáis, para que, así, podáis engañar a Cronos y logréis hacer horas de los minutos que se os concedan en esta Tierra…».

(El doctor Elías Cañas García-Otero falleció en el Hospital Universitario Virgen del Rocío, de Sevilla, el ocho de noviembre del año dos mil dieciocho)

@frelimpio

Federico Relimpio

 

83 thoughts on “Doctor Elías Cañas, Siempre en el Recuerdo

  1. josé antonio pedroso says:

    Sin tener noticia de lo ocurrido , hasta leer las palabras que aquí brotan del sentimiento , el alma se hizo chica – no podía dar crédito al suceso !! Me invade una desolación atroz : cómo es posible que que mi querido Elías ya no esté con presencia física , personal… entre nosotros ; pero siempre estará …- eso sí , para quienes tuvimos la fortuna de compartir algo de Él …, siempre estará .
    Siempre , dada la circunstancia , se me viene a mente algún recuerdo sobre alguna situación , alguna anécdota …, algo donde siempre marcabas» distinción» …-
    Un compañero desde siempre , de la tierna adolescencia por los años de instituto
    tuyo , josé antonio

    Responder
  2. Jose Ros Garcia says:

    Fui compañero de Elias en la Agrupación de Acuarelistas y expusimos en varias ocasiones, además de participar en varios encuentros y me pareció una persona muy humana, agradable, familiar, cariñosa, comprensible….., además de un muy buen acuarelista.
    Me enteré que nos habia dejado en el mes de Marzo y quedé totalmente desarmado, sin terminar de creermelo.
    Aunque vivo lejos (al norte de Almeria), hablabamos de vez en cuando y el 2008 vino a Velez-Banco para participar en el encuentro que celebramos aqui y, juntos pintando, lo pasamos en grande.
    Algún compañero me habló extraordinariamente de su faceta de médico y su buen hacer en el campo de la medicina. ¡¡Qué gran persona!!. Allá donde se encuentre estoy seguro que estará haciendo el bien en todo lo que trate y con quien sea.
    Desde luego que mis oraciones no le van a faltar.
    Desde aqui transmito mi profundo dolor a toda la familia. D.E.P

    Responder
  3. Pilar says:

    Soy una paciente y por casualidad lo e visto no me lo creo,es un ángel que vino un corto tiempo mucho animo y fuerza a su esposa e hijas nadie como el gracias lo que hiciste por mi y mi hijo un milagro del cielo iré a ver tu acuarela de colores

    Responder
  4. vicente says:

    Un amigo y persona coherente y necesaria. Ahora mismo ya empiezan a faltarme sus abrazos empáticos, su sensibilidad escondida en un cuerpo más bien de “tipo rudo”, sus bromas, su claridad de ideas,su mirada honesta, su voz valiente rompiendo los silencios, haciendo maravillas, y llegando, llegando, adonde no llegaban otras voces…

    Responder
  5. Estela says:

    Una eminencia de médico persona querida por sus pasientes siempre dando la atención de calidad que Dios lo tenga a su lado q lo rrecordaremos siempre y por siempre mi querido doctor cañas una más de sus muchos pacientes q lo echara en falta

    Responder
  6. Natalia Malena Rodas Muñoz says:

    Excelente persona… entrañable con sus pacientes… me siento abandonada cm su paciente. Ahora quien??? Descanse en paz mi Doc!! Cómo solía llamarle…!!

    Responder
  7. Letialeas says:

    El mejor médico que he tenido como Paciente. Mucha pena al enterarme.

    Responder
  8. Loli Bermudo says:

    Mayte . Soy Loli Bermudo vuestra profe de Mates , en el Instituto.hoy me enterado y me he sentido muy triste. Sabes cuanto carino le tenia. Siemprehe dicho q era uno de los mejores alumnos q he tenido en todos los aspectos. He recordado todos aquellos tiempos , tan buenos y queridos. Me gustaria verte en algun momento. Mbs p todas.

    Responder
  9. GlORIA says:

    Querido Elias.
    GRACIAS y mil gracias por estar siempre ahi.
    Ayer me enteré de que ya no estabas entre nosotros y desde entonces siento un gran DOLOR por tu perdidal.
    PERDIDA del gran apoyo que siempre has sido para muchas personas y DOLOR por el gran afecto y admiracion que sentia.
    Yo soy medico de familia, y por fortuna tengo pacientes que son misioneras. Ellas tienen mision en El Congo y alli sufren de malaria en mulltiples ocasiones, cuando vuelven es obligada la visita a su querido doctor Elias Cañas. Es a traves de ellas que empezé a conocerlo. Hablaban de tu calidez, y de tu inmejorable trato con esas historias clínicas tan completas y maravillosas,
    de las que hoy ya no vemos por las prisas. Tambien de tu tiempo dedicado a los pacientes y siempre enérgico, campechano y cercano.
    A través de ellas te fui conociendo.

    Hace 6 años, otro misionero jesuita amigo, que trabaja en la Amazonia defendiendo a las comunidades indigenas y a sus tierras de aquellos que quieren destrozarla, se encontraba mal pero tenia pocos dias en Sevilla. De nuevo me acordé de ti, querido Elías , y lo atendiste tan bien que que hablaba con mucho afecto de ti, como si te conociera de toda la vida.
    Es que querido Elias te haces y te dejas querer.
    Continuo
    Yo y mi familia, con tres hijos adolescentes, decidimos hace 4 años apoyar un proyecto en la Amazonia con estas comunidades y vamos un mes en verano todos los años.
    Como medico y madre me daba miedo que mis hijos cogieran alguna enfermedad.
    Entoces te llame . Y fuistes tal y como ya te conocia a traves de otros, pero esta vez lo fuiste conmigo y con mi familia.
    Lo ultimo fue este verano que igualmente sacaste tiempo de donde no lo hay porque de ti nunca hay un NO
    Eres un alma de Dios. Y ahora para mi un Angel.
    Gracias por tu ejemplo de vida.

    A su mujer y a sus hijas tambien muchas gracias porque detras de él estaban ellas .

    Responder
  10. Dolores Barragan says:

    Estoy sin palabras . Solo hace un mes que como siempre durante muchos an~os de misionera en el Congo pasaba por su consulta para recibirl los resultados de los analxis Como siempre la consulta llena y dando a cadauno el tiempo que necesitaba y sin prisas
    Tengo que dar las gracias a Dios por lo mucho que he aprendido de el,por su gratuidad ,confianza y calidad humana Gracias a su familia que tan genersamente lo ha compartido con nosotros

    Responder
  11. Juana Garzón says:

    Querido Doctor Cañas después de leer todos los testimonios escritos hasta ahora veo que somos muchos los que sentimos su perdida.
    Yo quiero sobre todo agradecerle públicamente, como madre de su paciente, habernos dado apoyo y dedicación en el camino, tan duro que supuso la enfermedad desconocida de mi hija hasta hace poco. Saber que le teníamos ahí, que podíamos contar con usted, nos tranquilizaba.
    La última vez sólo escuchamos su voz, inconfundible, en el pasillo mientras estábamos en otra consulta, mi hija y yo nos miramos y dijimos está ahí (10 octubre),con profundo cariño.
    Comprendo por todo esto a todas esas personas que han manifestado su dolor por esta gran perdida, porque nosotros en mi familia desde mi hija, su paciente, sus padres hermanos ,abuela…lo hemos sentido muchísimo.
    Queremos agradecerle a usted y a su familia, su dedicación y tiempo demás, que restó a su ocio y familia, por atender a sus pacientes porque era usted tan buen profesional y mejor persona que hasta que no lo dejaba todo resuelto y encauzado no nos dejaba, aunque eso supusiera salir del centro de diagnóstico cerrado ya sólo con el vigilante de seguridad.
    Como dice mi madre, de 89 años, con su marcha, tan temprana, hemos perdido todos.
    le queremos y agradecemos toda su dedicación ,descanse en paz les desean su paciente favorita y el comodín del publico como nos llamaba usted cariñosamente.

    Juana Garzón

    Responder
  12. Eduardo Candau says:

    Queridos Scouts:

    Si alguna vez habéis visto el carnet de Lobatos ilustrado, recordaréis un dibujo de sus autores. En medio de ellos, destacando por su barba y su sonrisa, está y estará siempre Elías. Lobatero de silbato y paciencia infinita, supo coger, armar y dibujar con cariño una magnífica obra que nos unió a todos los grupos durante largas tardes en la calle Quevedo 15.

    Su vocación y profesión posterior de Médico le permitió volcar su espíritu scout de servicio a los demás.Releo las palabras de Baden Powell y mi mente las sitúa en la boca de Elías Cañas: «la verdadera manera de obtener la felicidad es haciendo felices a los demás. Traten de dejar este mundo en mejores condiciones de como lo encontraron; de ésta manera, cuando les llegue la hora de morir, podrán hacerlo felices porque, por lo menos, no perdieron el tiempo e hicieron cuanto les fue posible por hacer el bien». D.E.P.

    Responder
  13. Rocío says:

    Conocí a Elías en el instituto, entonces ya destacaba por ser una persona buena además de un compañero y estudiante ejemplar. Siempre estabas ahí, tu alegría, tu sonrisa cómplice de ayuda, tus abrazos de ánimo cuando algo no salía como esperábamos, gracias por tanto… Entonces me ayudabas con esas matemáticas imposibles, tus números tan fáciles de entender y esa letra clara de la que todos hablan. Recuerdo cómo hacías una obra de arte con un trocito de madera, algún poema de adolescente junto con tus primeras acuarelas que todavía conservo. Has dejado huella y en tu paso por la vida has ido sembrando pellizcos de buenos sentimientos, por eso te quisimos tanto y lo vamos a seguir haciendo. Me enteré de la fatal noticia en el informativo de la mañana a través de la radio, rabia, incomprensión y pena infinita. Hasta siempre Elías, compañero, en nuestro recuerdo siempre estarás con esa sonrisa cariñosa y cómplice. Un abrazo para la familia.

    Responder
  14. Juanlu says:

    Querido Fede:
    He tardado cuatro días en poder ponerme a perseguir palabras. Siento un gran temor a no encontrar los términos exactos («Intelijencia, dame el nombre…») que den la medida de lo que fue, ha sido y es nuestro amigo Elías.
    Tus palabras son bellas; en ellas está el valor poético del lenguaje: cuando la palabra descubre lo que está detrás de la apariencia, dentro (en potencia) de la realidad. A nadie le pasó desapercibido la calidad profesional y humana de Elías… pero es que Elías es mucho más que eso: Elías es inteligencia, es bondad, es sentido del humor, es creador de belleza, es trascendencia, es dificultad, es humildad, es fuerza, es compromiso, es ejemplo, es amigo…
    Hablando de su relación con el tiempo has abierto la primera ventana de todo lo que hay detrás de lo obvio. Quedan muchísimas otras ventanas por abrir para que todo el mundo se asome. Vamos a tener que contar mucho muchas veces …
    Yo, de momento, te puedo decir que mis lágrimas son distintas; ya he empezado a echarle de menos…
    Un abrazo a todos.
    Juanlu.

    Responder
    1. admin says:

      Gracias por tus palabras, JuanLu. Estoy ya más allá del dolor, la verdad. Interiorizando lecciones de Elías. De su vida. Su corta vida. Tan preciosa, la vida. Lo único que tenemos, realmente.

      Responder
  15. Agueda says:

    Que decir más de lo que se ha dicho, los que hemos tenido el privilegio de conocerle en cualquiera de las facetas que ha desarrollado estamos huérfanos de su bonhomia, que era su cariño,su presencia, su voz, su forma de escribir y de reír, y de abrazar. Su pérdida nos iguala a médicos, pacientes, acuarelistas, porque es irreemplazable y porque todos querríamos encontrárnoslo para que nos diera ese cariño o esa palabra o esa broma que lo hacía único Querido Elias que poco consuelo me dan las palabras.

    Responder
  16. Pilar Guijarro says:

    Fuí su paciente , personas como él son los que te recuerdan que la humanidad todavía tiene cura , era humano no una máquina , quería curarte de verdad . D.E.P
    Pilar Guijarro

    Responder
  17. Pilar Noguerol Novella says:

    Elias,nos has dejado sin palabras y sin poder ya disfrutar de tu saber hacer como gran médico y acuarelista..
    Pero los grandes como tu no se van..se quedan dentro de nosotros.
    Desde donde estés,en compañia de otros muy queridos que tambien se marcharon en plena juventud , sigue mandándonos esa sonrisa franca,ese amor a la vida y esa energia que sirva a tu familia para superar un golpe tan duro como incomprensible

    Responder
  18. Ana Mata says:

    Entrañable, de las personas que dejan huella. Todo un ejemplo, como profesional y como persona. Tuve la suerte de conocerte Elías. Descansa en paz
    Un fuerte abrazo a su familia y a todos los que le quieren

    Responder
  19. Charo torres says:

    Elena que palabras tan bonita se nota de la buena pasta que estas hecha a tu padre el que conocí y trate a tu madre que conoci ese fatídico dia 9 con esa gran entereza que nos recibio a todos con un beso os deseo a esas maravillosa diosas Mayte julia y Elena que el iniverso os de paz y serenidad para semejante perdida

    Responder
  20. María Jesus R says:

    Estimado doctor Federico:
    Simplemente soy una paciente de Elías que no deja de pensar y llorar desde el mismo viernes que conocí la noticia. Palabras preciosas que se quedan pequeñas.
    Has tenido la suerte de trabajar y conocerle personalmente pero yo he tenido la suerte de ser paciente, ya que gracias a Elías, sigo con vida tras una meningoencefalitis sufrida en 2007 que él supo tratarme y cuidarme, porque no existe persona más humana y excepcional que él, del cual, siempre dije que si tenía un hijo le llamaría como él, ELÍAS, por tanta admiración por él. Desde entonces siempre está en mi corazón y por supuesto, podéis imaginaros mi reacción ante fatal noticia, fue un jarro de agua fría.
    Siempre enamorada de su persona y que decir de esa letra perfecta que has mencionado.
    Allí donde esté, cuidará de nosotros. Seguirá su legado.
    Gracias Dr. Relimpio por estas palabras. Descansa en paz, mi Dr. Cañas.

    Responder
  21. Elena Cañas says:

    Querido Federico:
    Como agradecer esas letras tan maravillosas que escribes de tu amigo Elías. Que razón tienes cuando dices que Cronos resolvió pararle el reloj vital a media partida, y que junto con Tánatos se lo llevaron a otro sitio. Quizás sería para llevar su encanto otro media vida a otros, los del más allá.
    A mí me queda seguir adelante como Hestia y Hera, cuidando de la familia y el hogar. Esperando a que Atenea nos ilumine y por supuesto siempre, siempre, acompañada por Mnemoside para no olvidarlo nunca.
    Muchas gracias Federico.
    Maite, Julia y Elena. (Sus diosas particulares).

    Responder
    1. Pepe González Seco says:

      Querida Elena,

      Tu padre y yo éramos amigos en el instituto. Te voy a contar algunos de los recuerdos que tengo de él.

      En tercero de BUP estuvimos en la misma clase y también trabajamos juntos en Palmera 20, el periódico que publicábamos los alumnos. Había días en que volvíamos andando juntos a casa hasta que nos despedíamos en la avenida de la Borbolla. Él seguía hacia el Prado y yo cruzaba a Felipe II. Hasta allí llegábamos enfrascados en discusiones políticas y de organización del periódico. Una vez después de una disputa en la redacción, me dijo delante de las puertas del parque “Pepe, no tienes correa…” Yo, que no había oído nunca la expresión, le pregunté que quería decir, y él me lo explicó con una sonrisa, con algo de sorna y con tanta inteligencia como cariño. ¡Qué bueno era!

      En otra ocasión nada más salir del recinto del instituto se paró a nuestro lado un coche y los ocupantes, unos alemanes que estaban perdidos, nos preguntaron en inglés cómo se salía hacia Cádiz. Yo había estado en el Colegio Alemán y era del grupo de inglés pero no supe sino tartamudear algo incoherente. Tu padre, que estudiaba francés, se adelantó dando un paso, se agachó junto a la ventanilla y le explicó a los turistas en un inglés fluido y sin titubeos lo que tenían que hacer. Lo hizo con una seguridad en sí mismo y una espontaneidad admirables.

      El día que dimos en clase de matemáticas el concepto de diferencial, me levanté al acabar la hora para hacer una pregunta. Cuando llegué al estrado, tu padre estaba allí confirmando con la profesora un detalle sobre la notación. Al ver sus apuntes me quedé maravillado, con una sensación parecida a la que uno debe sentir al encontrarse con un platillo volante. El resto de los alumnos escribíamos en cuadernos de papel gris cuadriculado. Las notas de tu padre eran sobre folios blanquísimos, sin cuadrículas ni guías. Sobre aquellas páginas había trazado con bolígrafo y de forma sublime la curva de la función y había escrito el texto perfectamente recto, como si estuviera siguiendo renglones invisibles. Aún recuerdo el ∆f /∆x que había escrito. Al ver los signos supe que tu padre no solo había entendido el concepto, sino que lo había interiorizado inmediatamente y para siempre. Desde hace muchos años cuando hablo de matemáticas con mis hijos les cuento la impresión que me causó aquella curva perfecta y aquellos notas que reflejaban la madurez, la capacidad intelectual y la destreza infinita de su autor.

      Durante la azarosa primavera del 81 publicamos dos o tres números del periódico. A medida que fue pasando el semestre tu padre, que había sido el editor jefe, me fue dejando el trabajo a mí. Nos reuníamos en los recreos todos los días y discutíamos sobre los contenidos. Recuerdo haber llevado un ejemplar a casa y habérselo enseñado orgulloso a mi padre, que se sentó, lo hojeó y leyó uno de los poemas. Los versos hablaban de un olivo y contenían una metáfora sobre cómo el tiempo duerme en las raíces del árbol. Era brillante. Mi padre dijo de inmediato: “El autor tiene que ser alguien extraordinario, ¿quién es este Elías Cañas?”

      Tu padre era un ser excepcional, superior en percepción, conciencia, y conocimiento a todos los de nuestra generación. Además era simpático y bueno. Tu hermana y tú debéis estar muy orgullosas de él. Dale por favor un beso de mi parte a tu madre, que no sé si se acordará de mí. Dile que Elías vive en todos nosotros y, como ves, también en nuestros hijos.

      Un abrazo,
      Pepe González Seco

      Responder
      1. Elena Cañas says:

        Preciosas palabras. Muchas gracias Pepe.
        Mi madre se acuerda de ti.
        Un abrazo enorme.

        Responder
  22. Francisco Villalobos says:

    Compartía con Elias una gran empatía , cuando nos veíamos se le iluminaba la mirada y me dirigía una sonrisa bellísima y yo le correspondía ,me llamaba Ibrahim al saludarme , me veía como un arabe , lo estoy viendo y he compartido con él momentos profesionales especiales y con mi hija
    Lloro de emoción al recordarlo , gran recuerdo nos dejas querido Elias !!

    Responder
  23. Manuel Herrera says:

    Los casi 50 años de amistad con Elias ha hecho que estos días me repitiera una y otra vez lo injusto que es este mundo al dejarnos huérfanos de una persona como él.
    Artista desde pequeño con el lápiz, la fotografía y la acuarela, llevó esa forma de entender la vida que tienen los artistas a la medicina. Ésta nunca podrá reconocer suficientemente que decidiera dedicarse a infeccioso en los peores años del SIDA cuando hubiera tenido resuelta la vida con una consulta familiar en otra especialidad. No me llega el aire dentro ni para solicitar la medalla del mérito al trabajo aunque sea a título póstumo. Ha dejado una profunda huella allí donde pasó, especialmente en sus queridos scouts.
    Buena caza, amigo!

    Responder
  24. José Losada Viñau. says:

    Hola a todos ;

    Fede, estaba ayer en el responso , destrozado , y no fue capaz de leer ; nunca lo había visto así….., y es que así nos has dejado a muchos , querido y estimado Elias.

    Eres y has sido una pesona y un médico que dejan una huella imposible de borrar en todos los que hemos tenido la suerte de haberte conocido.

    Un abrazo fuerte a todos , y en especial a Mayte y a tus dos niñas…., Julia me recordó mucho a ti.

    Responder
  25. José Arduán says:

    Cuando supe de esta triste noticia, me vine abajo, y después empecé a recordar algunas de las muchas horas que pasé como residente de Medicina interna con una ser humano como Elias, su voz de cine, profunda y tranquilizadora, siempre firme, siempre disponible. Yo, residente de Medicina Interna venido de Portugal, donde trabajo y resido, NUNCA me olvidaré de Elias, por su humanidad, por su forma de transmitir con sus pacientes, y con los que aprendimos con él. Gracias Elias, por todo, gracias Pompeyo Viciana, que fue quien me acogió inicialmente y me presentó a este maravilloso ser humano que era Elias, y me aconsejó pasar horas junto a él para aprender y absorver de Don Elias todo lo que pudiese en los meses que pasé en infecciosas.
    Siempre que me siento cansado en el hospital, en las consultas, y que se que todavía me quedan muchos pacientes por ver, me acuerdo de Elias, y de su cariño y paciencia con los pacientes sin mirar el tiempo. Nunca dejó un único paciente sin ser visto. Gracias por tu legado en diferentes partes del mundo, porque te aseguro Elias, que eres Universal. Un cariñoso beso a toda la familia en estos duros momentos. Gracias Elias.

    Responder
  26. Alfonso Montaño says:

    Federico, eres un gran escritor… «Cronos no aceptó la rebeldía, y resolvió pararle el reloj vital a media partida. Probablemente, porque Elías era mal ejemplo para los demás, en el código de valores del Dios del Tiempo». Este texto me parece antológico, como si Cronos se hubiese enfadado con el uso que Elías hacía de él… Todos sabíamos el tiempo que dedicaba a sus pacientes.
    No tuve la fortuna de tratarte en persona, Elías…
    Gracias, Dr. Relimpio. Descansa en paz, Dr. Cañas.

    Responder
    1. admin says:

      No soy yo. Es él. Y lo digo en presente. Porque su voz sigue obrando en el cerebro de todos los que lo hemos conocido. Sigue vivo, pues. Y no es hablar por hablar

      Responder
  27. Aurelia says:

    Trabaje con el, hace más de 15 años y solo por unos pocos años. Tu muerte me hace sentir tristeza y pienso que tal vez la vida ha sido injusta contigo. DEP

    Responder
  28. Elena Estevez Lopez says:

    Cómo empezar, qué decir. Ayer en mi trabajo y ante las lágrimas que iban y venían, mis compañeros no podían entender qué me pasaba, quién era ese médico tan especial… quién era ese ser humano tan auténtico . El hilo que te unía a tus pacientes nunca se romperá. Tus desvelos, tu voz, tus llamadas, siempre ahí …siempre en nuestros corazones.

    Responder
  29. Javier Arriaga says:

    Tuve ocasión de enrar en contacto con Elias, cuando trató a mi sobrina. Nunca, y he estado en esto 41 años, vi tanta dedicación hacia el pacientes. Los enfermos estaban citados a una hora (absolutamente testimonial) y entraban en la consulta cuatro o cinco horas despues, ¡y no había ni una sola propuesta! La enfermera y la administrativa, ya habían terminado su trabajo y Elias seguía solo, y seguía, seguía, como si tuviera pilas como los conejitos de los anuncios. Y cuando terminaba, se iba a las plantas del HG porque siempre había un paciente hospitalizado que no había tenido tiempo de ver a lo largo del dia. Definitivamente, nunca se podrá rellenar ese hueco

    Responder
  30. Ana Marín Niebla says:

    Hola Elías, donde quiera que estés ahora leyéndonos, ten claro que no seremos capaces de explicar esto desgarrado que tenemos dentro. La despedida del Dr Relimpio es preciosa, yo también recuerdo tu voz, tu letra, tu expresión “hacer arqueología clínica” (que hice mía hace tiempo con tu permiso), todo. Has sido y eres una de las personas queridísimas de mi vida, en el Servicio más querido para mi aparte del mío. Un enorme beso Elías, todo mi cariño a su familia, compañeros y todos los que le quieren, y tú no dejes de estar ahí por favor. Ana

    Responder
  31. Vanessa says:

    Gran persona y gran profesional, despues de tiempo de medicos en medicos dimos con Elias y por fin nos dio con la tecla, siempre me acordare de su manera tan humana de tratar a los pacientes y su agrado, descansa en paz

    Responder
  32. Rosario Gonzalez says:

    Doctor Elías Cañas con estas palabras no queda reflejado su gran profesionalidad, entrega y calidad humana. Mis condolencias a su familia. D.E.P.

    Responder
  33. Antonio Carrasco says:

    Nunca me he sentido más apoyado y comprendido en mi enfermedad que en la consulta del Dr. Caňas.
    Sus palabras y consejos me animaban para seguir luchando
    DEP siempre lo tendré en mi recuerdos

    Responder
  34. Andrés Puente González says:

    A mi amigo, este mismo martes leía una hoja de consulta de tu puño y letra, envidia de todo el hospital. Te recordaremos siempre mi madre, mi hermano Pepe, mi suegra…
    Adiós gran médico, adiós mejor persona, un abrazo grande a los tuyos.

    Responder
  35. Andrés Puente González says:

    A mi amigo, de un traumatólogo eterno aprendiz de infectólogo, este mismo martes leía una hoja de consulta de un paciente que me remitías escrita con esa caligrafía que jamás conseguiremos el 99% de los médicos. Te recordaremos siempre mi madre, mi hermano Pepe, mi suegra Pilar…
    Adiós gran médico, adiós mejor persona.

    Responder
  36. Enrique Jose Navarro de Jesus says:

    Fuí paciente suyo. desde el primer dia me dio mucha tranquilidad y mucho apoyo me estuvo tratando durante 18 meses. Me veia todo los meses nos reiamos mucho. Pocos profesionales habra como el. Duda que tu viera lo podia llamar como el me llamaba tambien. Siempre te tendre en mi memoria por TODO

    Responder
  37. Josefa Álvarez Hernández says:

    Gran pérdida, una buena persona y un gran profesional, lo he sentido mucho el año pasado me salvó la vida por una meningitis, le estaba muy agradecida y me tocó el corazón. Descansa en paz Elías, buen viaje… Siempre te recordaré por tu amabilidad y profesionalidad.

    Responder
  38. Francisco Márquez Maraver says:

    Hace unos 20 años. Paciente con infección posthisterectomía vaginal en el Hospital Maternal. Tras varios días de antibióticos y pases de sala acude Elías Cañas para verla requerido por interconsulta de los gines (yo era uno de ellos). Cuando sale de la habitación, la paciente comenta:“ES EL PRIMER MÉDICO QUE ME VE”😢🙏

    Responder
  39. Remedios Otero Candelera says:

    Gracias Federico, palabras que reflejan perfectamente los sentimientos de todos nosotros. La semana pasada nos encontramos en el CDT, el subía las escaleras y yo las bajaba: Hola!, Adiós, Reme. Y nada más, compañero, qué suerte haberte conocido!. Qué añadir?. No todos los días son iguales, hoy es un día intensamente triste.

    Responder
  40. Myriam Pérez Albiol says:

    Lo he tratado durante los últimos dos años y medio como médico de mi marido. No puedo más que suscribir los elogios a su persona, como profesional y como ser humano. Creo que todos los que en algún momento hemos tratado con él tenemos el mismo pensamiento. Desde luego, era una persona que dejaba marca. A mi marido y a mí nos ha marcado. Era el ejemplo de lo que debe ser un buen médico y una buena persona. Siempre le estaré agradecida. Mis más sinceras condolencias a su familia. Descanse en paz.

    Responder
  41. Ana Corpas says:

    No he conocido a Elias pero estoy sintiendo el gran vacío que ha dejado en todos los profesionales,de todas las categorías en el CDT donde trabajo. Se nota que era muy querido y respetado por todos y me sumo al dolor de todos los que lo querían. QPD

    Responder
  42. Margarita. says:

    No te conoci Elias, se de ti por Maite que nos refiere anecdotas a menudo. Hoy en tu despedida he tenido el gusto de ver cuanto te amaban tus compañeros, pacientes y tu querida familia. Para mi es una alegria que formes parte de mi mundo , digo formes porque no te has ido, sigues entre nosotros. Yo voy a seguir tu ejemplo como sanitaria y persona trataré con todo el amor, respeto , concideracion y compasion a cuantas personas lleguen a mi porque yo tambien quiero ser Elias. Que tu cuerpo descanse y tu alma nos ilumine

    Responder
  43. Maria Alvarez Mejias says:

    Mis condolencias a su familia, y a todas las personas que tuvimos la suerte de observar el tan esquisto trato con todo aquel que por trabajo o enfermedad trato con el. Una gran perdida. Ahí donde te lleve este viaje sin retorno.

    Responder
  44. Jesus Aljaro Ciria says:

    No te decimos adios, sino hasta siempre, nos sorprendio tu entrega y, hoy nos ha sorprendido tu gran familia, sigues con nosotros y ……, seguimos en tus manos, no se podía esperar una despedida de otro tipo para esa GRAN PERSONA ¡¡¡¡¡¡. Te queremos, vigilanos desde donde estes, y, organiza aquello, como organizabas esto. ERES UNICO, TIO…..

    Responder
  45. Rosalía Martínez Rossy says:

    Querido Elías, te recuerdo perfectamente a tus 17 años cuándo empezaban mis hijos
    en el Grupo VII de los Scouts de Nervión.
    Tú les pusiste sus motes. Pipiola y Salmonete. Todos los niños te adoraban y los padres también por tú buen hacer siempre , tú responsabilidad y los valores que les inculcaste a todos.
    Nos hemos visto después varias veces y la última el año pasado en la exposición de pinturas del alcázar .
    Siento que te hayas ido tan pronto porque dejas atrás una familia que te adora , unos compañeros que notarán mucho tu ausencia al igual que tus pacientes y amigos.
    Te tendremos siempre presente y ésto no es un adiós porque te llevaremos en el corazón.
    Elías D.E.P

    Responder
  46. Eladio Mendoza says:

    Gran persona, compañero y profesional. Su interrogatorio meticuloso, su interés por no dejar un cabo suelto, su otra medida del tiempo cuando el enfermo lo requería, lo hacía, efectivamente, un caso aparte. Sus enfermos sentirán profundamente su muerte pues su relación era muy cercana. Su vacío será difícilmente ocupado. Descanse en paz. Lo merece.

    Responder
  47. Maria Victoria Garrido Iglesias says:

    Querido Doctor Cañas fue usted mi ángel de la guarda. Soy la, qe siempre se desmayaba y usted m desia con su cachondeo. no sabes ni desmayar te D.E.P

    Responder
  48. Alicia Dominguez says:

    Elias me curo, he sido de esas viajeras en tierras lejanas que al volver enferma tuve la suerte de encontrarme con con Elias, el me ayudo con su profesionalidad, empatia y cariño a aceptar mi enfermedad y a luchar por superla con su ayuda. Recuerdo las horas de espera en la.consulta, sin que nadie se quejara porque todos sabiamos que cuando nos tocara nos dedicaria su tiempo, su sabiduria y su humanidad. Gracias y buen buen viaje mi querido amigo/doctor Elias

    Responder
  49. Loreto Sáez Ortega says:

    Gracias Fede por plasmar lo que , estoy segura, todos sentimos hacia Elías.

    Responder
  50. Reyes Rueda Ortega says:

    Tuve la suerte de tenerte de monitor de scouts,luego nos encontramos por el hospital,siempre con tu sonrisa y amabilidad. Buen viaje querido Elias. Mucho animo a su familia.

    Responder
  51. Gus says:

    Qué putada. Un abrazo desde Badajoz. Los infectólogos de aquí, y yo en particular, jodidos.

    Responder
  52. Amparo Marin says:

    He sido paciente suya durante 3 años, y desde el primer momento me cautivó, con esa voz profunda y esa templanza.
    Me ha ayudado mucho en mi enfermedad.
    Honesto, sensato y cariñoso, con una humanidad desbordante.
    Desde aquí quiero manifestar mi agradecimiento y transmitirle mi más sincero pésame a su familia.

    Responder
  53. Pepa Álvarez Hernández says:

    Una gran persona profesional y humana. A mí me salvó la vida el año pasado de una meningitis y me atendió con una entrega y amabilidad supremas.Si no llega a ser por él no estaría aquí. Gracias Elías, buen viaje te recordaré siempre en mi corazon, Pepa.

    Responder
  54. Mercedes Lancha Navarro says:

    Muchisimas gracias por esas palabras como dice Pompe,para mi Elias fue y seguira siendo alguien muy especial,me decia mi Lanchita fuistes mi primera enfermera,ha sido un duro palo para todos y solo te deseo un buen viaje,hasta siempre Elias!!!

    Responder
  55. Concha del Agua says:

    Una excelente persona y un gran profesional..
    Dejas un gran vacio…

    Responder
  56. Aurora guerrero says:

    Gracias Fede por el comentario tan sentido y querido , aunque después de la residencia mi contacto con Elias ha sido solo profesional y esporádico , siempre atendido cuando lo he llamado para solucionar algún problema de un paciente, te daba siempre contestación y ese tiempo que a él le ha sido negado. Un abrazo a todos los que lo quieren

    Responder
  57. Alegria says:

    Federico. Tus palabras expresan lo que muchos de nosotros. Mis lagrimas fluyen cada vez que recuerdo los momentos tan buenos y no tan buenos en nuestro devenir por el hospital. Amigo de muchos y medico de todos. Pintor donde plasmaba esa paz de la que hablas. El soldado de los desprotegidos y abanderado de la paz. Como bien dices? Su recuerdo permanecera en tantos que, si sumamos, estara siempre entre nosotros.

    Responder
  58. Ana Rodríguez Muñoz says:

    Todos sentimos una PENA INMENSA; no se puede, ni se quiere, olvidar a una persona TAN GRANDE , alguien tan cálido y cercano, que siempre estaba dispuesto a ayudar.
    Es un honor haberle conocido y un orgullo para sus seres queridos.

    Responder
  59. Luis Martínez Camuña says:

    Principios de los 90, yo era un joven enfermero que empezaba mi andadura profesional en aquellas terribles Observaciones del Hospital General (creo que aún lo son). Y, entre aquel maremagnun de papel, historias y caos, siempre aparecía la Historia Clínica de Elías, con caligrafía de monje copista, brotada de su inagotabable pluma estilográfica, y llegaba el orden, acompañada por su voz inconfundible, y su seguridad inapropiada de residente, mayor pero resi, que unida a su calidad humana con los pacientes y con el resto de profesionales que estábamos en aquel caos, hacen que la noticia de su fallecimiento suponga una pérdida especialmente dolorosa y absolutamente irremplazable.

    Responder
    1. Francisco Garcia Collado says:

      Luis, suscribo todas y cada una de tus palabras… Nos dejara, para siempre, un enorme vacio a todos aquellos que tuvimos la gran suerte de conocerlo y trabajar con el. DEP

      Responder
  60. Juana Ruiz says:

    Mis condolencias a la familia y compañeros de este GRANDE,en todo lo que hacia.
    Personal y profesionalmente GRANDE.
    Hasta siempre Elias

    Responder
  61. Rafael Mérida says:

    Un gran profesional y una gran persona. Lamentable pérdida para todos los que lo conocimos y tratamos. Mando desde aquí un abrazo a la familia y a toda la unidad de Enfermedades infecciosas, de la que un tiempo formé parte. DEP.

    Responder
  62. Teresa Galán vioque says:

    Realmente has plasmado lo que Elías transmitía allá adonde iba ,buen viaje amigo.
    Siempre podremos releer estas palabras para recordarle.

    Responder
  63. Marta Sánchez Carrero says:

    Lo conocí profesionalmente, trató a mi hija, también fallecida. Lo considero un gran profesional y bastante humano. Mi sentido pésame a su familia. Qué la tierra le sea leve

    Responder
  64. Rafael Hermosilla says:

    Fede, eres especial, me han encantado tus palabras. El cariño que desprenden, describiendo a la perfección el recuerdo que al menos yo tengo de Elías. Gracias.

    Responder
  65. Javier Ferreras says:

    Adios amigo, recordaré de ti muchos momentos, siempre con tu sonrisa y sobre todo tu gran humanidad.
    Y esos momentos de espera mientras nuestras hijas compartían sus entrenamientos en la piscina.
    Que buenas conversaciones.
    Siempre con nosotros !

    Responder
    1. Amparo Lluch says:

      Elías, tu vida ejemplar en lo profesional y en lo humano, será siempre una meta inalcanzable, pero estarás marcandonos el camino por el que siempre debemos caminar:caminante no hay camino, se hace camino al andar….

      Responder
  66. Marisa says:

    El Doctor Cañas nunca nos dejará. Tengo la suerte de haber tratado con él durante los últimos ocho años de la vida de mi hermano José Luis Viteri Barrios, en los que ha cuidado su cuerpo y su alma. Su trato era tan cálido que era la mejor medicina, para el paciente y su familia. Hacía sentir que era una persona de la familia, por su cariño y dedicación.
    Enumerar todas sus buenas cualidades sería repetir lo expresado por su amigo y compañero Federico.
    DOCTOR CAÑAS eres un EXCELENTE DOCTOR y una MEJOR PERSONA, así te recordaré.

    Responder
  67. Rosario Mata says:

    Federico, al leerte he escuchado su voz y he sentido su abrazo, y he llorado, mucho. Gracias Elías por oponer te a esta forma de vivir que nos ha tocado.
    Rodeca

    Responder
  68. Mercedes vazquez says:

    DEP Lo he sentido muchísimo. Qué buena persona y que gran profesional. Qué pena.

    Responder
  69. pompe says:

    No paro de llorar desde ayer, ahora al leerte, creo que es el epitafio más bonito, veraz y sincero con el que todos podemos ver y acompañar a Elías. Te pediría que si puedes, y si quieres, lo leyeras esta mañana a las 12 en su sepelio, otros no podremls ni comenzar su lectura. Un abrazo

    Responder
    1. admin says:

      Pompe, necesitaría el permiso expreso de la mujer – ¿estaba casado? -.

      Responder
        1. admin says:

          Si alguien me puede facilitar su e-mail. He estado allí, hace un rato. He pedido permiso para leer el texto y me lo han dado. Y luego… Bueno, hay que decirlo: me he venido completamente abajo. Incapaz de levantarme del asiento.

          Responder
  70. Mai Carbonell Luna says:

    Bellas y verdaderas palabras…descansa en paz…gracias Federico, por plasmar en pocos párrafos la grandeza de nuestro amigo. Que tengas buen viaje Elías…

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde