fbpx

Del carril-bici o la necesidad organizada de compartir espacio

Siete y media de la mañana. Caminando al curro, como siempre. Tres viandantes cerca del Hospital Virgen del Rocío comentan airados acerca de las consecuencias del atropello de un conocido por una ciclista en un carril bici. No se me vayan todavía, por favor. Que esto no va en contra de los carriles bici. Sigan conmigo un momentito.

¿Siguen ahí? Perfecto. Media hora más tarde. Calle San Fernando a media altura. Las bicis van y vienen por su carril y fuera de él. Es justamente ahí donde veo lo que casi termina en un atropello. Concluye en un par de imprecaciones mañaneras: “¡No vas ni por el carril bici!” “¡Gilipollas!”, responde el ciclista.

Me voy sensibilizando con el tema. Encuentro una señal que especifica algo así como ruta ciclista de uso compartido con peatones. Definitivamente, mi congénita estupidez ha encontrado la causa del día. Y muy temprano. Me percato que la Avenida de la Constitución de Sevilla capital ha sido dividida en espacio tranvía, carril-bici y dos pequeños hilillos donde nos agolpamos los transeúntes. Recuerdo que, a otras horas, la ocupación parcial del espacio peatón por las terrazas y cafeterías obliga prácticamente a ir en fila india. Que se acabó eso de ir en pareja o en grupo de tres comentando lo bonita que está la fachada oeste de la catedral.

Saben ustedes lo que opino acerca del miedo como método de vida y de gobierno. Así que opto una vez más por la temeridad. Que ocupo el carril-bici, vaya. Y ahora me doy cuenta que me expresado mal, una vez más. No lo ocupo: tomo posesión. Uso lo que es mío. De inmediato, me doy cuenta de mi osadía. Las bicis corren a toda velocidad en Sevilla a esta primera hora de la mañana. Y asumen todas que me voy a apartar. Diviso la primera al frente. Me divisa a su vez. Me yergo – el día me ha cogido idiota, lo confieso -. El tipo sigue en sus trece, a ver si me aparto. Me la juego. Termina apartándose él, mordiéndose el labio inferior. Suena ahora el timbrecito por detrás. Que me aparte, que aquí vengo. Que no me aparto, coño, que hoy estoy territorial. Me hago el sordo. La nueva bici termina superándome por la izquierda. Es una chavala a toda velocidad.

Vuelta del curro con el sol cayendo a pico. Lo mismo: imperio de los veloces y el bípedo eficazmente arrinconado. Veo al menos dos episodios más de tensión. Otra veloz chavala en bici que, a falta de timbre, se desgañita: “¡Que voy, que voy!”. Dos franceses se sobresaltan y se retiran de su paso prepotente. Me vuelve el cabreo y me resuelvo a retomar lo que es mío, a lo que es de todos – hasta de los franceses, que también lo han pagado -.

¿Estoy contra la bici? No, tenemos tres en casa. ¿Estoy contra el carril-bici? Tampoco: una ciudad llana como Sevilla debe fomentar el ejercicio físico, descongestionar el tráfico, mejorar el medio ambiente y favorecer la salud de los ciudadanos – ¡Si lo sabré yo, que me dedico a ello! -. Estoy sólo contra la Ley del más fuerte y la dictadura de los hechos consumados. Contra la expulsión del transeúnte de partes importantes de la ciudad por la vía del miedo. No sacamos al automóvil de tantas calles de Sevilla para eso.

¿Soluciones? Podemos abrir un foro de debate – no una mascarada de cara a la galería, claro -. Se me ocurren algunas ideas: matricula obligatoria y seguro de responsabilidad civil al menos para las bicicletas que circulen por recinto urbano (¿Quién se responsabiliza de los daños causados por un atropello?). Control fotográfico de las vías de más tránsito y limitación de la velocidad, para prevenir daños. Y su correspondiente multa, cuando corresponda. Y todas las ideas que se les ocurran a ustedes – comentarios abajo, por favor -. Las situaciones nuevas llevan a problemas nuevos. Y no es de esperar que éstos se autorresuelvan. Hay que exigir soluciones, proponerlas. Es de lo más saludable que la bici venga para quedarse. Pero en armónica convivencia con los que elegimos trasladarnos a pie, ¿No les parece?

Y, mientras tanto, a los que quieran echarle valor, querría hacer la siguiente sugerencia: si en vez de un temerario aislado como yo el día de hoy – que mañana a ver cómo me coge el cuerpo -, los apresurados del manillar se encuentran todos los días un nutrido grupo de viandantes que reivindican con hechos eso del espacio compartido… ¿Que pasaría?

18 thoughts on “Del carril-bici o la necesidad organizada de compartir espacio

  1. rafar says:

    La asociación granadina Biciescuela Granada tiene la respuesta: las bicicletas son vehículos y su lugar natural es la calzada. El miedo, los intereses particulares, el copia y pega cutre y una equivocada manera de entender la ecología han llenado la ciudad de Sevilla de carriles bici, en lugar de dotar de autonomía y seguridad a los ciclistas para que usen todas las calzadas de todas las calles sin necesidad de gastar más dinero en infraestructuras. Los carriles bici sólo han logrado accidentes, conflictos con peatones, la destrucción de una cultura peatonal en favor de una cultura ciclista, han dejado vía libre a los vehículos a motor, las bicicletas han quedado relegadas a espacios marginales, no se ha reducido el número de coches en circulación, etc.
    Ahora el viceconsejero de la Junta quiere implantar el modelo sevillano en todas las ciudades andaluzas sin considerar las particularidades de cada ciudad. Un desastre y un despilfarro. En Vitoria los incidentes y los accidentes en las aceras se multiplican desde que se implemento el modelo carrilbicista.

  2. Federico Relimpio says:

    Estimad Antonio;

    Gracias por el interés y por la participación, en primer lugar. Ahora que por fin hablamos de igual a igual como ciudadanos libres compartiendo este lugar de respeto, le digo:
    1) No me molesta. Más me molestan los ciclistas que están a punto de atropellarnos todos los días por no respetar Art. 40 “Zonas de prioridad peatonal: 10km/h máximo y adelantar a peatones a 1 metro de distancia”.
    2) Cualquier interacción es positiva si fomenta un debate en torno a la aplicación concreta del artículo anterior.
    3) Mi actitud y mi post fueron una provocación, lo acepto, para forzar el debate del débil frente a la dictadura del hecho consumado y la indefensión.
    4) Si sigue usted viendo lo que sigue viendo y con las palabras con las que lo hace es una prebenda del todo suya. Fíjese hasta que punto he construido un espacio de libertad que, siendo este mi blog, se introducen todo tipo de comentarios sin moderación previa y ahí se mantienen, sea lo que sea. Así pasa con sus palabras, desde el primer día. ¿Es eso chulería? Yo lo veo el ejercicio del debate y la democracia. Si fuera un chulo elminaría sus comentarios. Pero le doy las gracias.
    5) No se trata de "estar en mis trece", sino de progresar a una postura común. Por cierto… ¿Sabe usted de dónde viene lo de "estar uno en sus trece"?
    6) No se vaya que le espero. Porque no estoy en mis trece. Si estuviera en mis trece eliminaría su comentario. Pero no lo hago. Me gusta el debate. Quiero ver si me equivoco y dónde me equivoco. Me enriquezco así. Es así como se creó el Ágora de Atenas, Antonio.

    Un saludo sincero.

    Federico Relimpio, viandante.

  3. Anónimo says:

    En cuanto a no tener ni idea, admito que no ha sido una expresión afortunada, me calenté con la actitud que describe, disculpe. Pero me reafirmo en que entre el artículo y los cometarios demuestra que desconocía que existe una reglamentación que regula el uso de carriles bici y zonas compartidas, y por tanto escribir este post en los términos que lo hace desconociendo esto, me parece si me lo permite "osado".

    Es mi opinión.

    Antonio Soto Rubio

  4. Anónimo says:

    Buenas tardes,

    En cuanto al respeto demostrado, si le he molestado mis sinceras disculpas.

    Siguiendo con el respeto creo que usted no lo tuvo con los ciudadanos que hacía uso de la zona compartida el día que describe, es mi opinión.

    Sigo viendo es su actitud la chulería de la que hizo gala ese día (usted es el que describe esa actitud, no yo). El resto de ciudadanos tienen los mismos derechos y deberes que usted, el que un ciclista haga un mal uso de una zona compartida, no da derecho a que usted lo haga.

    En mis actitudes, si puedo estar equivocado, agradezco y aprecio mucho más a la gente que me hace pensar que estoy errando que al que me da la razón por regalarme el oído, y al menos recapacito antes de depreciar irónicamente su postura.

    Siga usted en sus trece, a mi me da igual, llegue aquí por casualidad y de la misma manera me voy.

    Y en cuanto a lo de anónimo, vaya argumento de peso. No lo permita si no quiere que se use.

    Un saludo y reitero mis disculpas si mi tono o argumento le ha molestado.

    Antonio Soto Rubio

  5. Federico Relimpio says:

    Gracias por el interés y por la participación, así como el respeto demostrado a las ideas de otras personas. El concepto de la vergüenza es opinable y recapacitar es una saludable actitud interna. Sugerírselo a los demás, en público, entraña asumir una superioridad moral y de las posiciones propias que es perjudicial para el debate.

    He escrito partiendo de experiencias y vivencias. Eso no es no tener ni idea. Me da la impresión, por todo el desarrollo de post, que estoy algo más dispuesto a modificar las posiciones propias de lo que está usted. Y de que mi tono es más respetuoso. Para empezar yo empleo nombre y dos apellidos. Y usted firma como "anónimo".

    Pero sigo agradeciendo su interés y su participación.

  6. Anónimo says:

    Para empezar que los peatones como usted respeten los carriles y usen las zonas compartidas con el mismo civismo y respeto que usted exige a los ciclistas (vergonzosa la actitud que describe en el post, no se lo tome a mal pero le sugiero que recapacite).

    Para seguir, que los ciclistas y peatones cumplan las normas que ya existen y que por lo que leo usted desconocía, muy osado ha sido escribir en los términos que lo ha hecho sin tener ni idea, ¿no cree?

    Y por último al que no cumpla las normas, ciclista o peatón, sanción correspondiente.

    Un saludo.

  7. Federico Relimpio says:

    Venga, llegamos al artículo clave, la madre del post que nos trae de cabeza: el artículo 40… ¿Qué se nos ocurre para que sea una realidad y desaparezca el conflicto?

  8. Anónimo says:

    Registrar una bicicleta, persigue facilitar su recuperación tras un robo o disuadir el mismo, en ningún caso debe ser obligatorio, ni lleva implicada matriculación, ni seguro… para invento, la bici

    La oficina existe desde 2007

    En cuanto al art. 40 totalmente de acuerdo, solamente hay que aplicarlo.

  9. Federico Relimpio says:

    Creo que nos vamos entendiendo. No podía ser de otro modo. Se trata de hacer efectivo lo siguiente:

    Art. 40 “Zonas de prioridad peatonal: 10km/h máximo y adelantar a peatones a 1 metro de distancia”

    Creo que este artículo no pasa de una recomendación vaga. Su incumplimiento sistemático origina situaciones peligrosas que han dado pie a este post.

    Art. 45 “Debe existir una oficina de registro de la bicicleta”

    ¿Existe? Yo tengo bici y no tengo constancia de ello. Podríamos sustituirlo por: "es obligatorio que toda bicicleta esté registrada." Es lo mismo y no es lo mismo. El enunciado anterior es papel mojado.

  10. Federico Relimpio says:

    Gracias por su interés y su participación. No mezclemos los sentimientos con los argumentos y no vayamos a descalificaciones. Admito ciertas imprecisiones pero me asisten dos razones:
    1) desde el principio he subrayado que el retroceso del automóvil y el progreso de la bicicleta son un bien. Me da la impresión que usted me reprocha que yo piense lo contrario.
    2) el motivo del post es que el progreso de la bici viene dejando demasiado poco espacio al peatón, de iure o, lo que es peor, de facto. El carril-bici porque el ciclista tiene preferencia y el itinerario compartido porque prevalece la ley del más fuerte.
    3) el ciclista tiende a correr mucho en ciudad, no me lo niegue. El post se origina ante el comentario de un accidente y ver dos casi-accidentes el mismo día. No estoy diciendo que los quiten y que volvamos al coche, oiga. Estoy diciendo que tenemos que organizar y reglamentar mejor los espacios que compartimos los peatones y los ciclistas.
    Termino: es fácil. No se trata de volver a lo previo. No es ir contra el carril-bici o el itinerario compartido. Es hacerlo evolucionar hacia mejor para acomodarnos todos a una situación más civilizada.

  11. Anónimo says:

    parte 3 (y última) 🙂

    Los ciclistas de estas ciudad, han conseguido, entre otras cosas: que las calles sin aceras de la Sevilla sean zonas con prioridad peatonal con velocidad limitada a 20, que el centro de Sevilla sea zona 30 (todo esto con Zoido, que a pesar de perder a un hijo en un accidente de tráfico demuestra menos sensibilidad hacia otra movilidad que no sea la de su coche que una roca), se han impulsado 150km de carriles bici, ha hecho que el número de ciclistas pase de 6.000 a 70.000 al día en 5 años… mire, lo de la bicicleta en Sevilla es el MAYOR motivo de orgullo de esta ciudad y la política pública de mayor éxito desde el año 92, y sin la inversión y controversia de aquel evento.

    Yo, como joven universitario, que cuando viaje vivo el reconocimiento y admiración a esta ciudad por lo conseguido (y lo que queda por hacer!) no puedo compartir su planteamiento y como le digo, su facilidad de caer en apreciaciones que parecen más de comentario de noticia sesgada de abc de sevilla que de un sevillano que ha podido ver con sus propios ojos como esta ciudad es mejor que hace pocos años, porque una sociedad es, en gran medida, como se mueve y la bicicleta, tiene una capacidad para dotar a la sociedad de empatía, sensibilidad, independencia (niños, mayores, personas con menos recursos, liberación del coche…) que pocas otras cosas sobre la faz de esta tierra.

    un saludo, y pedalee!

  12. Anónimo says:

    parte 2:

    Además le recuerdo que en fila india se circulaba por esa Avenida cuando tenía 3 y hasta cuatro carriles de circulación y que ahora, no es peatonal, es una zona compartida por transporte público, bicicletas y peatones, completamente permeable y que en un país con peatones y ciclista civilizados, es decir, ciudadanos capaces de colocarse en el lugar del otro, funcionaría… y en sevilla, funciona! aunque bien podría ir mejor. Si le molestan los veladores que le quitan espacio al peatón, aun no he leído nada por su parte en forma de protesta, muchos ciclistas circulan por la zona reservada al tranvía por dos motivos: hay personas que no saben que hay un itinerario ciclista y lo ocupan, y hay gente maleducada que lo usa sistemáticamente, aun teniendo espacios peatonales a ambos lados de la avenida y plena permeabilidad.

    Es curioso que mientras ninguna bicicleta ha quitado la vida a un sevillano, al contrario, salva la vida a una treintena al año por sus efectos positivos sobre la salud (lo que permite recuperar anualmente la inversión de 30 millones de euros porque resulta que la vida es lo mas valioso que tenemos), hay que aguantar las quejas de aquellos que ven en la bici una molestia y en los coches una imposición que han interiorizado y que pueden quitar la vida anualmente a varios ciclistas y peatones en la ciudad, mientras disponen del 80% del espacio público. ¿sabes quienes construían los parques infantiles para que los niños pudieran hacer lo que habían hecho toda la vida -jugar- y quienes lo pagan ahora?

    investigue… las automovilísticas construían los parques para apaciguar las protestas – algunas incluso violentas – por las docenas de niños que perdían la vida por hacer lo que habían hecho siempre -jugar en la calle- y que ahora unos ricachones en coche se la arrebataban. Ahora, en España, famoso país que ha concebido la modernidad como pasar del burro al 600, los parquecitos jaula donde juegan los niños, los pagamos todos.

    ME llena de rabia e incluso me parece banal, superficial y de una auténtica falta de rigor, su entrada, más aun viniendo de un profesional sanitario. En cuanto al tema de matrícula, seguro, etc… ¿lo tienen los peatones? ¿no vamos ya identificados con dni? ¿qué se cree que es una bici? ¿una moto de 250kg que alcanza más de 50km/h y alcanza los 150 grados? ¿Se ha parado a pensar por qué no se hace en ningún lugar del mundo y donde se ha hecho, se ha dado marcha atrás?

    Me he molestado en comentar su entrada, por respeto a su disposición al diálogo, pero no comparto el fondo y prácticamente, ninguna de las ideas. Entiendo que la prensa (que malvive de la publicidad de automovilísticas) y el desconocimiento de los particulares, pueda llevar a este tipo de planteamientos, pero me apena profundamente.

  13. Anónimo says:

    Buenas, de todo lo que dice… no se ni por donde empezar. ¿Comenzamos por las imprecisiones o por la foto que preside el artículo?

    La foto, tomada en la Calle San Jacinto, donde se ha eliminado un carril de circulación para la construcción del carril bici y por tanto, ahora los escolares pueden ir en su bicicleta y se han reducido las posibilidades de que mueran arrollados por un coche como lo han hecho decenas de miles de niños en el mundo, está como decía tomada mientras se construía.

    En la actualidad está señalizado y con prioridad para los escolares que cruzan, como indica la señalización para ciclistas. Pero bueno, seamos bien pensados y digamos que la foto es solo una mala casualidad.

    Entremos en el asunto. ¿Para eso hemos ganado tantas calles al coche? ¿Cuándo usted hace esa pregunta está en serio? ¿Qué calle? ¿tres? San Jacinto (un trozo de pocos metros), Av de la Constitución y Asunción, atravesada cada 100m por una calle con tráfico rodado a motor? Por favor!

    Otra imprecisión, es que usted se refiere al "carril bici" de la Av de la Constitución y San Fernando como tal, y no lo es, es un itinerario ciclista con prioridad peatonal. Los ciclistas, solicitamos en su día, circular por el espacio reservado para el tranvía… pero como en España lo que se hace en todo el mundo no es aplicable en nuestro querido país… pues implementaron esa zona reservada. Usted puede atravesarla pero demuestra muy poco civismo y ganas de conflicto cuando circula por ella y se dispone a provocar al ciclista que la utiliza correctamente.

    (parte 1, continua)

  14. Federico Relimpio says:

    Gracias por el interés y la participación Waldo. Me gustaría subrayar mi punto de vista: todos tenemos que aprender, no sólo los peatones. Hoy por hoy, no hay que distinguir entre acera y carril-bici, sino reconocer lo que es un espacio compartido. Y una vez reconocido, reglamentarlo para que los fuertes no terminen prevaleciendo. El centro de la calzada de Marqués de Paradas no es tal, y paso por él todas las mañanas cuando el semáforo para la circulación. El tono de sorna me sugiere cierta falta de argumentos.

  15. Federico Relimpio says:

    No molestan los carriles, Ricardo, ni prefiero el accidente del ciclista o el atropello de nadie. Sólo propongo la reglamentación u organización de lo que es un espacio compartido. Gracias por el interés y la participación.

  16. Waldo Izquierdo says:

    Me parece muy buena idea lo de las multas, de verdad. Pero con el dinero recaudado podriamos dar cursos donde se enseñara al peaton distinguir entre acera y carril-bici. Que no es tan dificil, coño. Sólo hay que tener vista y ,curiosamente, no me he topado nunca con ningún invidente dentro del carril-bici (¿será que ellos si ven por donde van?)
    Ya puestos, las carreteras tambien son nuestras, reclamemoslas, ¿no?. Mañana, Dr. Relimpio, le invito a que por Marques de Paradas, por ejemplo, vaya usted por el centro de la calzada, puesto que tambien es suya, a ver cuantos desalmados conductores no se apartan. Puestos a enfrentarse a los fuertes, a los que asustan, pues ahí tenemos autobuses y camiones de reparto, taxis y vehiculos particulares, que no sólo asustan sino que ocupan más espacio que las malintencionadas bicis, contaminan más, y tienen más ruedas (¿porqué no?) A por ellos Dr., que son pocos y cobardes, seguro que un hombre valiente como usted (después de la heroicidad del día 5) es capaz de todo. Ya nos contará

  17. ricardo garcia says:

    Claro, las bicis matriculadas, limitadas en velocidad, con cascos, chalecos reflectantes y folleto de suplica al alcade y a doña Angela Merckel, podrán circular por Sevilla.
    Y me pregunto, si por los carriles molestan, ¿volaran las bicis?¿ o prefiere usted el accidente de un ciclista o el atropello de un peatón ?

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde