fbpx

De la Clínica Mayo y otros ideales perdidos

Tengo que reconocer que la reciente entrada de Norberto González de Vega en El País me ha llegado muy adentro. Creo que su lectura es de interés para cualquier ciudadano, sobre todo en estos tiempos. Pero es de particular interés para los trabajadores sanitarios, especialmente los jóvenes. Porque, hace unos cuarenta años más o menos, no es que esto fuera una maravilla – que no lo era ni por asomo -, pero bebíamos de otros ideales.

Para el que no tenga tiempo o ganas de leerse el artículo entero, dejo un pequeño extracto:

«Ser médico en la Clínica Mayo es lo más parecido al sueño que todos tuvimos el día en que decidimos ser médicos y que por lo menos en mi caso suponía no solo repartir medicina sino también ayudar a crearla. […] Lector amigo, que nadie le engañe, los avances de la Medicina solo nacen en Centros donde el médico se encuentra a gusto, incentivado, no necesariamente con dinero, sino con el apoyo, el respeto y la admiración de todo el personal del hospital que saben que de su trabajo depende fundamentalmente el prestigio del mismo y por lo tanto su futuro.
De nuestro sistema basado en médicos funcionarios, mayoritariamente descontentos con una gestión detentada por médicos políticos sin formación adecuada, solo podemos esperar, en el mejor de los casos el reparto más o menos equitativo, de la medicina que otros producen y nos venden al precio que ellos fijan y al que quizás algún día no podamos hacer frente.»

No conozco de nada a Norberto. Pero me gustaría. Porque la música de esta canción me suena. La llevo escuchando toda la vida. Salgan del post por un momento y sigan la columna de la derecha, abajo, hasta encontrarse una foto antigua. Un joven vestido de militar sobre una vespa, ¿Verdad? Es Federico Relimpio Ferrer, mi padre. Un poco mayor que Norberto y también cirujano jefe, en el Hospital Virgen del Rocío – cuando no tenía pretensiones de ser universitario -. Murió hace ya algunos años. Tuve ocasión de recordarlo hace poco, en el Excmo. Ateneo de Sevilla, durante la presentación de mi novela K.O.L. Líder de Opinión:

«Acabo de decir veinticinco años, pero tengo que desdecirme: llevo algunos más. Confieso hoy que no llegué inocente a la cabecera del enfermo. Venía enriquecido con las experiencias, pero también los sinsabores de la larga lucha de mi padre en el quirófano.»

La Clínica Mayo no fue una realidad en todas partes de Estados Unidos, bien lo sabemos. Más bien quedó como excepción o como referente. El impacto de las nuevas necesidades, la gestión clínica y la irrupción de las HMO (Health Maintenance Organizations) hizo sus estragos por allá, como es bien conocido. Pero aquel ideal del trabajo bien hecho y de la vocación profesional quedó fijo en todo el mundo y aún dura. Véanlo en el artículo de Norberto. Tan es así que, sin vivirlo de primera mano y perteneciendo a una generación en que ésos ya no eran sino sueños estragados, me permití rescatarlos para mi novela de este modo:

«Najah tuvo un sueño de medicina hospitalaria, una quimera de Clínica Mayo imposible en este país donde el trabajo bien hecho en esa época era objeto de burla para tantos otros. Esta pobre desvariada leyó mucho y bien de la gran medicina extranjera, y persiguió ese mito en la Tierra con el tesón y la misma figura de un conquistador extraviado en el Darién que busca su El Dorado, solo que sin codicia, con deseo de bien saber y bien servir. Tuvo su idea imposible en un lugar extraño que no la necesitaba en ese momento, o al menos no en hospitales, y tras ese sueño cruzó medio país sufriendo penalidades, hasta recalar en este lugar donde pretensiones de excelencia se toparon con muros de sorna, inercia, indiferencia o condescendencia.»

(Extraído de K.O.L. Líder de Opinión, Página 72)

Termino ya, que aburro. Empecé mi residencia en el 89 y heredé estas ideas de mi padre y los suyos. Sin embargo, en la administración de entonces – que es la de ahora, más o menos -, todo esto se veía más o menos como una mentalidad caduca, individualista, superada. Debíamos progresar hacia una organización colectiva, dirigida desde arriba donde, con otra perspectiva y conocimiento de las cosas, los responsables del Sistema tendrían más elementos de coordinación y articulación. Hoy, veinte años después, podemos plantearnos si el resultado de la nueva mentalidad – ya vieja, por otra parte – es el que dice Norberto González de Vega (perdón por repetir):

«De nuestro sistema basado en médicos funcionarios, mayoritariamente descontentos con una gestión detentada por médicos políticos sin formación adecuada, solo podemos esperar, en el mejor de los casos el reparto más o menos equitativo, de la medicina que otros producen y nos venden al precio que ellos fijan y al que quizás algún día no podamos hacer frente.»

Lo que me sorprende es que El País, considerado en su momento el soporte ideológico y mediático de todos aquéllos que minusvaloraron (¿O marginaron silenciosamente?) a los Norbertos y a los Federicos Relimpios que edificaron la medicina moderna de los sesenta y setenta, preste ahora espacio y oído al ideal ¿obsoleto? de la Clínica Mayo bajo un titular tan significativo como Ser Médico.

Para mi gente de Sevilla, especialmente los del área hospitalaria Virgen Macarena, deciros que la prestigiosa librería especializada en ciencias de la Salud InterOtero acoge ya K.O.L. Líder de Opinión. El que o la que tenga interés, puede solicitarla allí directamente. Aunque siempre puede solicitarla en su librería habitual. Destacar que aquellos que residen en Andalucía Occidental, la tienen fácilmente disponible en las librerías del grupo Beta. También fácilmente disponible a través de Anantes y sus librerías colaboradoras.

Librerías colaboradoras:

Librería Nuño. San Luis, 83. 41003. Sevilla. España.
nuno@librerianunoeditorial.com
La Extravagante Libros. Alameda de Hércules, 77. 41002 Sevilla. Teléfono 954900816
laextravagantelibros@yahoo.es
Molino de Cienta. Avda. Emilio Lemos (Edificio Realengo). Sevilla. Teléfono 954440970
elmolinodecienta@yahoo.es
Yerma Librería. Calle José Recuerda Rubio (frente al IES Murillo al lado del Edificio Viapol). Bloque 5. 41018. Sevilla. 954923238
yermalibreria93@gmail.com
Un Gato en Bicicleta. Calle Regina 8A. Sevilla. 955295651
ungatoenbicicleta@gmail.com
ULTRAMARINOS. Pasaje Mallol, 8. Sevilla.
libreriaultramarina@gmail.com
LIBRERÍA LA LUNA NUEVA. Calle Eguilaz, 1. (Edificio Santo Ángel). Jerez de la Frontera. Cádiz. 956331779
lunanueva@infonegocio.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde