fbpx

Con la venia: la Ley es ilegal

“Explíqueseme, pues, en qué consiste el obligado cumplimiento, que no le veo la base legal…”
En posts pasados he expresado mis preocupaciones acerca del envejecimiento poblacional, y sus repercusiones sobre el sostenimiento del Sistema de Pensiones y la Sanidad Pública. El que escribe es especialista en Endocrinología y Nutrición, con una especial dedicación a diabetes. Es de conocimiento común que esta es una enfermedad cuya prevalencia está incrementando alarmantemente, en buena medida ligada al envejecimiento y a la pandemia obesidad.Y que este problema va estrechamente ligado a la pobreza. Por todo ello, no puedo sino inquietarme ante la deriva social y económica del problema, y a los costes asociados.
Ya expresé en su momento que la farmacología asociada a diabetes y obesidad estaba en evolución, y este terreno precisa de una revisión profunda. En este sentido, la comunidad autónoma en la que vivo y trabajo, Andalucía, publicó el pasado junio un anteproyecto de Ley – de calado lógicamente mucho más amplio – donde se intenta poner las bases para la sostenibilidad del Sistema Sanitario en mi comunidad.
Es planteable si un objetivo tan ambicioso puede ser el objeto de una Ley de entidad regional, o precisa mejor de una Ley general, de alcance nacional. En el mejor de los casos, atribuyendo a nuestros gobernantes regionales la mejor intención, si de las repercusiones de la aplicación de dicha Ley derivan contrastes con otras comunidades autónomas, se estaría dando gasolina o voz a los que critican el estado actual de las taifas sanitarias, la desigualdad de prestaciones en el territorio nacional o la reivindicación de la recentralización de algunas competencias.
Sin embargo, también me ha llamado la atención lo enunciado acerca del uso racional del medicamento. Y cito literalmente:
“3. A tal efecto, el SSPA:
  1. a) Optimizará y armonizará la selección, adquisición y utilización de los medicamentos en todos sus centros y servicios a través de:
1º) Mediante el uso de protocolos y guías farmacoterapéuticas de referencia, de obligado cumplimiento, resultantes del consenso clínico, que ayuden a todos los profesionales a prescribir según la mejor evidencia científica disponible y, a igualdad de ella, al menor coste posible para el SSPA y de la persona usuaria.”
Largas batallas me han demostrado que el empleo de la mejor evidencia disponible es un arma arrojadiza, de difícil interpretación. Que los estudios son escasos y criticables, que siempre se le encuentra tal fallo o tal otro, elementos que los desacreditan o no, dependiendo del rigor con que los examina el evaluador de turno. Al final te encuentras con que, demostrado, lo que se dice demostrado, están pocas cosas, y para pocos medicamentos. Para el resto, nos manejamos como podemos y con lo que podemos. Que las evidencias indirectas, el razonamiento fisiopatológico, el primum non nocere y el ¿usted cómo se encuentra? algún papel siguen jugando. Y para muestra, un botón:
La evidencia definitiva – bueno, nada hay definitivo – de un papel beneficioso del tratamiento insulínico intensivo en diabetes tipo 1 nos llega con el DCCT, año 93. Pero, durante los 80, la mayor parte de la diabetología que se preciara había incorporado estos esquemas, simplemente por plausibilidad y razonamiento fisiopatológico. Comprendo que este razonamiento puede aplicarse a pocas cosas, y ha sido la causa de notables yatrogenias. En el punto medio está la virtud, y en esas andamos. En el consenso clínico. Sobre todo cuando del consenso clínico puede derivar un obligado cumplimiento.
Debo subrayar por fin que el obligado cumplimiento no es posible legalmente. A este respecto, ignoro quién ha redactado el anteproyecto de Ley. El facultativo está facultado, lo dice su nombre. Y el anteproyecto hecho proyecto y sancionado por el Parlamento de Andalucía no puede contravenir la facultad, que es la libertad de prescribir todo aquello que esté autorizado. Autorizado por el Gobierno Central, mire usted: por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
Explíqueseme, pues, en qué consiste el obligado cumplimiento, que no le veo la base legal, a menos que resida en la amenaza, más o menos velada, ejercida, como es habitual, sobre el personal en precario.
@frelimpio

4 thoughts on “Con la venia: la Ley es ilegal

  1. Federico Relimpio says:

    Recupérate y cuídate Pompe. Reuniones vi en diabetes que descartaban la validez de cualquier consenso. Pero el problema principal de la Ley es que las instituciones carecen de fuerza para imponer el obligado cumplimiento de un consenso. El facultativo interpreta libremente lo que le pasa a su paciente y libremente elige entre los tratamiento autorizados el más acorde a las necesidades del paciente. Con eso, la Ley, poco más que agua de borrajas. Al tiempo.

  2. Pompe3 says:

    Querido Fede, desde mi cama gripal (5 médicos de infeccioso, hemos caído con la vacuna puesta!), te comento lo que ha pasado en el VIH/SIDA, donde los antiretrovirales representan el segundo mayor gasto farmacológico de hospitales andaluces.
    Las recomendaciones nacionales (Gesida), europeas (EACS) y americanas (IAS, DHHS) dejan como terapia de elección 6 posibles combinaciones. La mesa de ARetrovir.de Sevilla (clínicos/farmacia) acordamos controlar que todas las prescripciones lo cumplan. Tenemos menos del 1,5% fuera de guías en 1000 Tratm.de inicio enlis últimos 6 años. Esta claro que existen diferencias de precio entre esas opciones, y que es el médico quien decide el TAR más adecuado, bajo su criterio. No hay lugar para que se nos recomiende el más barato.Existen comunidades y hospitales que sencillamente no compran una determinada combinación por no llegar a una rebaja autonómica, o a nivel del hospital concreto. Esto, desde mi punto de vista profesional si sería una ilegalidad, pero que te voy a contar, si estamos rodeados…

  3. Anónimo says:

    Que el "obligado cumplimiento" no es posible legalmente? Si no es posible legalmente, lo será ilegalmente, pero posible será, que quien manda, gobierna y manda, y aquí la mayor hazaña es obedecer, te guste o no.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde