fbpx

Más listos que el hambre (o crónica del declive de una especialidad)

Jueves 18 de abril 18:15. Se acaba de adjudicar la plaza número 2073 de la convocatoria MIR 2013. ¿Quieres ser endocrinóloga? Hace quince o veinte años, con este número, la pregunta se hubiera hecho con una expresión de cinismo. La especialidad se consideraba atractiva y solía acabarse antes del 1500. En mi época – yo fiché en 1988, que ya ha llovido -, mucho antes.

Pero no. L@s endocrinólog@s vocacionales están de enhorabuena. No se desanimen. Todavía les quedan muchas – muchas plazas. Todas las que expongo ahí abajo:

¿Razones para esta preferencia o mejor (des)preferencia? Pregúntensela a la chavalería que está dándole al botoncito en que orientará su futuro en estos momentos. Ellos saben mejor que nadie qué es lo que hacen y por qué. Yo creo que son las mismas razones por las que prima cardio, derma, plástica y otras en los cien primeros: razones de índole práctica.

En mi época, endocrino era una especialidad joven y atractiva. Ya no. Ya es poco más o menos como las demás. Nuestros chicos son gente lista y práctica, han pasado mil pruebas y se quieren resolver la vida. No quieren tragar quina en la puerta de Urgencias o en la Planta e ir derechitos al paro seguro en cuatro o cinco años. Y no mola emigrar, como señalé en su momento. Así que empiezan a evitarse especialidades saturadas en la pública, o cuyo desarrollo ha sido obstaculizado en ciertas autonomías (en Andalucía, diferencialmente, no se ha querido dotar de endocrino a los hospitales comarcales), o que no tengan técnicas que den un valor añadido que permitan aumentar el ridículo emolumento que pagan las compañías de seguro libre al acto clínico puro y duro. Es el caso de mi especialidad. ¿Que me equivoco? ¿Que las cosas no son así? Les suplico por favor: me sacan de mi error o matizan mis afirmaciones escribiendo un oportuno comentario ahí abajo, que es libre y no hay censura. Que, visto lo visto y con el Congreso de la Especialidad a días vista (Granada 16 y 17 de Mayo), bien haría la Organización en desprogramar una de las múltiples sesiones de cuestionable interés para poner el asunto en el tapete. Porque, de seguir así, en unos años abrazaremos el injusto destino de la malhadada Medicina Familiar y Comunitaria. Cuando probablemente ellos empiecen a remontar un poco porque al fin alguien entienda que, sin ellos, no se puede organizar nada en serio. En fin, basta por hoy y ahí va.

Cuña para publicidad: los que por Sevilla estéis el 25 de abril, que presento mi primera novela, K.O.L. Líder de Opinión 20:00 horas en el Ateneo de Sevilla. ¿De qué va?

Detalles de la convocatoria. Picar en el enlace a continuación:

15 thoughts on “Más listos que el hambre (o crónica del declive de una especialidad)

  1. Federico Relimpio says:

    Gracias por tu interés y por la participación. Gracias por aportar otro punto de vista. La verdad es que muchos lo necesitamos, la verdad.

  2. JM Manzanares says:

    Ningun desanimo. Yo la escogi con pinzas hace 23 años, me creia un chico listo y "la endocrinologia tiene futuro" me decian. Solo a partir del 4° año de especialidad me empezo a gustar, y desde que la acabe cada vez me gusta mas, sobre todo la parte asistencial. Para mi cada dia es una aventura diferente y emocionante, y encima me pagan. Claro que hay sombras, pero me centro en lo positivo.

  3. María José says:

    No recuerdo bien tu intervención en la asamblea la verdad.

  4. Anónimo says:

    Pues menudos ánimos para una futura endocrinóloga con su plaza recientemente elegida…

  5. Anónimo says:

    Neumología tiene mucha técnica… y mira como está.

  6. Anónimo says:

    A la hora de escoger especialidad prima la cuestión monetaria. Y por supuesto, si hay técnicas, hay valor añadido. Eso es lo más triste, la mercantilización de la "Salud" -consulta n euros, eco 3xn euros, y así-. Hay que cambiar el enfoque, no hay que buscar valores añadidos a las especialidades, hay que apostar por el valor seguro del acto médico, que es sagrado, potenciar la Atención Primaria. Si los médicos seguimos contribuyendo a la mercantilización de la Medicina, no acusemos luego a las farmacéuticas y a los políticos. En cuanto a las Sociedades Científicas, hace mucho tiempo que dejaron de ser referentes en algo que no sea corrupción.

  7. Federico Relimpio says:

    Gracias querido Jesús, redundo: si nos han sobrepasado enfermedades sociales, la recuperación del espacio es migrar a la sociedad. Mi última charla en público fue a los ciudadanos y este año tengo prevista otra, de la mano de mi amigo Alfonso Pedrosa.

  8. Federico Relimpio says:

    Gracias por el interés y la participación. Sigo insistiendo que el problema deriva de la ausencia de técnicas. La técnica tiene un tiempo concreto, no compresible. La pérdida de poder adquisitivo es común a todos los galenos, fuera y dentro del Sistema, pero especialmente los que sólo tenemos el acto clínico. Las macroenfermedades sociales (obesidad, diabetes) nos han desbordado y han desbordado a lo asistencial, para instalarse como problemas sociales. Si encima de todos nos lideran SSCC compradas por la Industria, perdemos todos el liderazgo ético. Creo que el intrusismo es problema de ayer. El problema es de espacio, tiempo, gestión, agendas y organización. Y en el mundo 2.0 estamos aprendiendo como podemos, a palos. Pero gracias, muchas gracias.

  9. Jesús Blanco says:

    Complicado el análisis. Ya lo intentamos hace poco tiempo a modo de editorial (ahora abuso de la autocitación)
    http://www.elsevier.es/es/revistas/avances-diabetologia-326/por-que-volveria-o-que-no-volveria-90128552-editorial-2012

    Como dice Gilberto (no pudimos conocernos compañero!) lo de la vida de la especialidad en el 2.0 es muy evidente…y tan simbólico!

    Para mí la especialidad tiene un gran problema: siendo su core la endocrino-endocrino, el bulto (y el trabajo) lo aportan la diabetes y la obesidad, enfermedades sociales donde las haya. Y no conozco una especialidad más alejada actualmente de lo social! Ni una sóla propuesta en este sentido en el último congreso del gremio en Sevilla. Lo dije en la asamblea, pero parecía hacerlo en chino…

  10. Federico Relimpio says:

    Ése fue mi punto de vista inicial. La técnica hace fuerte a la especialidad. Para un gerente de la vida, la Medicina viene en los libros, cualquiera puede poner insulinas. Todavía persiste la pregunta con la que me encontré muchos años en mi ciudad al confesar la especialidad que había elegido: "¿Y eso para qué sirve?"

  11. Gilberto Pérez López says:

    La Endocrinología ha perdido tirón entre los nuevos MIRes. La falta de perspectivas laborales (desgraciadamente todos conocemos colegas endocrinólogos en paro o con contratos basura)sin duda es responsable de este fenómeno, pero no la única causa.

    Otras causas:
    1.Desencanto de los propios endocrinólogos (presión asistencial, pérdida de poder adquisitivo),
    2.La pérdida progresiva de competencias (no hemos sabido mantener el liderazgo en áreas claves de nuestra especialidad como diabetes, tiroides y obesidad), o falta de interés de áreas para las que somos competentes (metabolismo óseo incluyendo osteoporosis, endocrinología pediátrica, riesgo cardiovascular)
    3. El hecho anterior ha favorecido el intrusismo, que se mueve con libertad en nuestro campo de conocimiento (muchas especialidades médicas tratan nuestra patología). El endocrinólogo no sólo debe vivir de enfermedades raras.
    4. La histórica resistencia al aprendizaje de tecnologías aplicadas a la diabetes (bombas de insulina, monitorización continua de glucemia capilar)
    5. La actividad casi ausente en el mundo 2.0, a diferencia de otras especialidades con actividad frenética en la web (Cardiología y Dermatología)

    Nunca es tarde para reflexionar e intentar cambiar el rumbo. Estoy de acuerdo con que el mejor escenario para este debate es el congreso de la SEEN.

    No podemos dejar morir nuestra especialidad.

  12. Anónimo says:

    Precisamente, las que han mejorado son las que tienen técnicas: Cardio, tiene ecocardios e intervencionismo. Digestivo, las endoscopias. Neuro, los doppler de TSA y las fibrinolisis. Oncología, el jugoso mundo de los quimioterápicos que mueve millones. La cuestión de las perspectivas laborales… Tema duro sin duda. Es un problema de fondo. Y del cual los nuevos reclutas, que vienen al frente, ya han oido hablar. Saben que de artillero hay menos posibilidades de diñarla que de infantería rasa, que los de caballería comen mejor o que los tanques son más seguros que dedicarse a zapador o a correo…
    Muchos se llenan la boca con la VOCACIÓN. La vocación es necesaria, sin duda, pero no llena la olla de garbanzos ni consuela cuando ninguna guardia es buena.

  13. Federico Relimpio says:

    Gracias por tu interés y por la participación. Estamos, pues, de acuerdo en un punto: con una bolsa de parados cavamos una fosa frente al futuro de la especialidad. Es mi tesis desde hace dos décadas.

  14. Anónimo says:

    No creo que las 76 plazas derma y las 33 de cirugia plastica tengan nada que ver con que estas alturas (2100) sólo se ha haya cogido apenas del 50 % de las plazas. Hay especialidades médicas que siguen fuertes e incluso han mejorado como cardio, digestivo, neuro u oncologia. Sin duda, la especialidad ha perdido atractivo y creo que está en relación con las perpectivas laborales.No creo que sea la falta de técnica; ya lleva sin tecnica toda la vida.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde