fbpx

Estado del Bienestar: Sostener lo Sostenible (Demagogias Aparte)

Se extiende la desconfianza hacia nuestro país a pocos meses de estrenar nuevo gobierno conservador, según dicen en sintonía y plenamente obediente a los dictámenes del pensamiento político-económico imperante en la cúpula mundial que nos afecta. Y sin embargo, no ha sido suficiente. Caemos en picado en una espiral de desconfianza, riesgo, dificultades para refinanciarnos e identificación progresiva como peso muerto – pero gordo y pesado – en la economía común. Aunque demasiado plúmbeo para quebrar o ser intervenido. La buena noticia es ésa. Que somos en cierta medida – ojo, sólo en eso-, como Estados Unidos. Que no puede quebrar. De Grecia nos lo podemos plantear, que yo creo que ni tampoco. 


Podríamos pedir la cabeza de Zapatero y su ejecución en plaza pública – comprenderán que es un símil literario -. Pero no pasaría de chivo expiatorio, mal que lo hiciera en su momento la sonriente criatura – que hay que tomar cierta distancia para juzgarlo adecuadamente -. Porque lo que hunde ahora las expectativas de recuperación de España, entre otras cosas, es su terrible endeudamiento privado y el peligroso esquema piramidal que creó nuestra sociedad entera en torno al tema inmobiliario durante una década – y posiblemente más -. Generación negligente y avariciosa, nuestros hijos nos habrán de condenar sin piedad. A este respecto, Charles Wyplosz, profesor de Economía Internacional de la Graduate School, aclara que España “ha tenido una buena trayectoria en disciplina fiscal antes de la crisis, no como Grecia y Portugal, pero los mercados temen el potencial volumen de las pérdidas del sistema financiero una vez el precio de los pisos toque suelo”. Oigan también al catedrático Guillem López-Casasnovas:  “No creo que ningún analista se crea una hoja de ruta en la que las voces dirigentes divergen, en la que se mantengan tabúes, personajes irresponsables en puestos de responsabilidad empresarial, zombis financieros protegidos, o líneas rojas en gasto social que intenten engañar con cierto populismo a una sociedad que está madurando a golpe de realismo”. “La parte positiva —añade— es que aún depende de todos nosotros enmendarlo”. La negativa es que el tiempo corre en contra.


Hago un brevísimo inciso para dedicar lo de líneas rojas en gasto social y populismo como advertencia – si se llegara leer, claro – a los componentes en ciernes del gobierno del pacto de izquierdas de la Andalucía en que vivo. Empeñados como pueden estar en ser la aldea gala frente a las legiones del César neoliberal y en tomar todos la poción mágica de una receta de izquierdas que nunca se ha sostenido en ausencia de unos ingresos suficientes. Salvo en los países del socialismo real. Pero eso es otra historia. ¿O no?


Termino, que estoy plasta. Creo que ha habido un escaso-nulo intento por parte de las autoridades – ni éstas, ni las anteriores – de explicar a la gente lo que realmente está pasando, en buena parte por el período electoral transcurrido y también por no querer afrontar el riesgo de tener que asumir las propias responsabilidades. Sin duda hemos construido esforzadamente un Estado del Bienestar y queremos defenderlo. Pero no les han explicado lo que cuesta, cómo lo hemos pagado, lo que significa un acelerado envejecimiento poblacional y las posibilidades de seguir pagando las prestaciones tal y como las concebimos hoy. Hemos vivido sobre una ola salvaje de especulación inmobiliaria y endeudamiento privado. La ola se rompe bruscamente sobre la playa de Lehman Brothers, mandando al paro a millones de personas en España, ferozmente endeudadas. Esas personas, muchas otras y la banca se resisten a reconocer que sus activos – los pisos – estaban terriblemente hinchados de precio. Sin embargo, era de los impuestos generados por esa máquina infernal de lo que en buena medida se alimentaba el Estado del Bienestar.A ver cómo le damos de comer ahora a la criatura sin que desfallezca. http://cort.as/1sSr

Mis cosas, en twitter…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde