fbpx

«Esta Tierra está Maldita»

Hoy vuelvo a los del botón del M.I.R., dentro de unos días. Y, también, a sus padres, a cuya edad me voy acercando. Vuelvo también a aquel diciembre del 88, tan lejano ya, en que me tocó a mí darle al botón, con el que optas por un camino, en una encrucijada. Un camino sin marcha atrás. Y me explico.

En otros posts, ya dije cómo cambia tu vida de una especialidad a otra. En Medicina, es muy difícil desligar lo profesional de lo personal, como nos recuerdan a menudo cónyuges, parejas o amistades que no son del gremio («¿es que no sabéis hablar de otra cosa?»). El botonazo te va a marcar mucho más de lo que te imaginas. Nada va a ser lo mismo.

Del mismo modo, es crucial el lugar para realizar la residencia, pero de otro modo. Los hechos indican que existe una elevada probabilidad que tu desarrollo post M.I.R. se haga próximo al lugar donde hiciste el M.I.R.

La verdad es que, a priori, esto no tendría que ser así. Pero nuestro país ha construido un sistema administrativo y laboral endiablado que lo explica, en buena parte. Podría hablarse de que las Comunidades Autónomas remolonean, y mucho o muchísimo, a la hora de convocar oposiciones. Ello va a permitir formar las plantillas con amplias bolsas de precarios, asustados y domesticables, obedientes al jefe, y este al gerente, y este al consejero, y este al presidente de la Comunidad Autónoma. Cadena de obediencias, cada vez más lejanas al ciudadano.

A la hora de estabilizar, no se hacen oposiciones, sino concursos-oposiciones, donde priman los años pasados de interino, sin portarse mal, o las lenguas vernáculas correspondientes, en los territorios que las tengan. Así, este país, que gozaba de un saludable tráfico de profesionales de un rincón a otro, ha erigido muros efectivos que hacen que un médico sevillano encuentre trabajo con más facilidad en Francia o en Inglaterra, que en Valencia o Zaragoza. Sistema profesional estancado. Y las aguas estancadas atufan.

¿Por qué os cuento todo esto?

Porque de esto se habla poco. Nadie sabe nada, hasta que estás dentro, y eres un rehén. Ya me hubiera gustado saberlo todo en el 88. Que igual le hubiera dado igual al botón. Pero hubiera sido un botonazo consciente, informado.

Por eso me planteo hacer lo siguiente: que os llegue info. Aquella de la que dispongo. O estimular el debate. En estos últimos días, antes del botonazo. La penetración de este texto en redes es insuficiente. Y, entre los chavales del botón, muy escasa. Os pido que me ayudéis a difundir para que los que se acerquen a elegir plaza, en los próximos días, lo hagan de modo informado. En la parte de abajo, de comentarios, vais añadiendo lo que queráis, que no se censura nada.

Hablo de lo que conozco, Andalucía, y lo haré con hechos:

  • Agresiones a sanitarios. Mejor, os proporciono el mapa nacional, y ya lo veis vosotros mismos. Reflexioné acerca de ello en este blog, hace poco. Si no queréis que os peguen, aprovechad vuestro número para ir a mejor lugar.
  • Complemento de dedicación exclusiva. Esto es para post, por si solo. Andalucía y alguna comunidad más, a diferencia de las demás, exige dura lex un complemento creado en su momento para subir un sueldo de risa. En lo que te afecta: en época dura de gastos, personalmente, en otras CCAA podrás complementar sueldo con privada. En Andalucía, puedes hacerlo, sí, pero perderás un cuarto de tus ingresos brutos. Toda una discriminación, adoptada como enseña sanitaria. Recientemente, el Parlamento Andaluz se negó a revisar la situación – a instancias de PP y Ciudadanos, voto en contra de PSOE, Podemos e IU -. No va a cambiar. Nunca. Pensadlo.
  • Diferencias de sueldo con otras Comunidades Autónomas. Existe un vector de sueldos en Sanidad Pública, con máximos en País Vasco y Navarra, y mínimos en Andalucía. Esto se ha cuantificado por activa y por pasiva por los sindicatos, y se ha relativizado – cuando no negado – por la administración sanitaria. Hace días, el Parlamento Andaluz de nuevo rechaza una propuesta del PP para progresar en la equiparación de retribuciones del personal sanitario de Andalucía con los del resto de CCAA. Sin que quepan sorpresas, rechazo del PSOE e IU. Sorprendente abstención de Ciudadanos. En buen romance: en Andalucía cobrarás menos en la pública, y se te penalizará fuertemente por trabajar en la privada. Con la decisión expresa del Parlamento de Andalucía, que recoge el viejo dicho de Alfonso Guerra acerca de los médicos, repetido hasta la saciedad: “¡no pararé hasta verlos en alpargatas!”. Sépanlo, quienes aquí decidan venir.
  • Peculiaridades del Sistema Andaluz de Salud. Esto es muy difícil de explicar a un pre-MIR, y muy opinable. Aun a riesgo de entrar en polémica, os diré que el partido que nos gobierna desde hace casi cuatro décadas concibe la Sanidad Pública como propaganda. Acabo de escribir acerca del tema, a propósito de una medida reciente. Daré un botón de muestra: imagina que terminas y se te dan cuatro minutos por paciente, en Atención Primaria, de los cuales minuto y pico se lo lleva un sistema informático controlador y hostil. Sufres lo indecible para hacer buena medicina, pero eso no importa. Se da por hecho. Lo que importa, según tus jefes, es lo que viene después: reuniones, contabilidades, acreditaciones, sonrisas, parabienes. Un sistema de correcciones políticas y sonrisas que pretende ocultar que restringes tiempos asistenciales, que escamoteas los cuidados elementales, que se incentiva por no derivar a especializada – por ejemplo —, que se maquillan listas de espera y que, en ellas, empeoran o mueren los ciudadanos. Pero nada de ello debe trascender a la luz pública. Los ciudadanos deben vivir siempre en la ilusión de que disfrutan del «mejor Sistema de Salud del mundo», bajo la sonrisa benefactora de la Presidenta de la Junta de Andalucía. En suma, que seréis invitados o conminados a participar en una gran mentira. ¿Que exagero..? Preguntad. Luego, será tarde.

Hay más cosas, pero me prolongo. He puesto algunas, pero dejo los comentarios abiertos, para que el que le dé la gana vaya añadiendo peculiaridades sanitarias sureñas. Os invito a ver algunos de Jesús Candel, @spiriman,  o Carlos Bautista.

Voy terminando. En el 88 cometí el error fatal de creer que las cosas tendrían que cambiar a la fuerza. Estábamos recién llegados a Europa e, iluso de mí, me creí que la libre circulación de profesionales haría milagros. El resultado ha sido el opuesto: cada vez más catetos. Los muros, cada vez más altos.

Los veo hoy, jóvenes. Ilusionados. Me hacen recordar a mi 88. Mi botonazo de M.I.R. No puedo sino recordar uno de los fragmentos más emotivos de la magnífica película “Cinema Paradiso” (justo del 88, casualidad). Porque hay algunos puntos de coincidencia. Totó, joven huérfano siciliano de la 2ª Guerra Mundial, ha encontrado un segundo padre en Alfredo, el proyector del pequeño cine local, ahora ciego por un incendio. En una escena para recordar, en el muelle de la pequeña localidad, Alfredo insta a Totó a cortar amarras, a dejar atrás ataduras emocionales: “márchate; esta tierra está maldita”.

«Hagas lo que hagas, ámalo», dice Alfredo, en la estación, como mensaje de despedida.

Buscad un lugar en el que nadie desprecie o minusvalore una profesión hermosa y noble. Un sitio en el que vuestro trabajo se vea correspondido con sonrisas de verdad, y no de cinismo. Con voces de aliento, y no con gritos o descalificaciones. No os conforméis con menos.

Solo el amor puede hablar de este modo:

Federico RelimpioDe K.O.L. Líder de Opinión:

«En resumen, un libro sublime, una pequeña joya muy recomendable para cualquier médico. Debería ser de lectura obligatoria en las Facultades de Medicina.” Mónica Lalanda (@mlalanda(picar aquí para más info)

frelimpio

11 thoughts on “«Esta Tierra está Maldita»

  1. Sarnacongustonopica says:

    Es terrible lo del SAS, pero la gente aparentemente está contenta y muchos médicos defienden a capa y espada el modelo de gestión de recursos humanos del SAS. Animo , sòlo quedan 60 años más de socialismo a la andaluza , que no es socialismo
    Sarna con gusto no pica

    Responder
  2. Teresa Moreno says:

    De acuerdo con los dos últimos comentarios.
    Somos nosotros los que debemos hacernos valer, los que debemos reclamar y denunciar y no aceptar condiciones de trabajo y salarios que no se ven en ningún otro sector.
    Pero, dónde está el problema? Cómo es posible que un colectivo que para alcanzar la titulación y la graduación debe superar gran cantidad de pruebas, un colectivo al que solo acceden los mejores expedientes (no voy a decir que los mejores) y que además su tasa de paro es 0, dónde faltan profesionales, admita todo esto?
    Pues bien. Reside en que la medicina, al menos en España, es un sacerdocio. Y se vive como tal. Por la población, por los pacientes y especialmente por los propios profesionales.
    Somos ONGs. Trabajamos gratis si hace falta, fuera de nuestro horario, sin percibir nada a cambio.
    No se si es igual fuera de Andalucía, solamente he trabajado aquí y en Cataluña. Y en esta última Comunidad, desde luego, todos se iban a su casa al finalizar su jornada laboral.
    Debemos empezar por eso: ajustar nuestro trabajo a nuestro horario. Si quedan cosas pendientes (aquí son pacientes) la administración y los gobernantes son los responsables y quienes deben solucionarlo.

    Responder
    1. admin says:

      Bravo, de nuevo. Me encanta. Dígase, por favor, que toda la labor de preparar sesiones, comunicaciones, ponencias, proyectos y trabajos científicos se hace en horario de casa y sin remuneración. Dígase que a muchos los emplazan y los agobian. Que se nos ponen en objetivos, oiga. «Porque por ver enfermos, ya te pagan». Que los veas de un modo u otro, o que el paciente esté o no satisfecho, no parece importar mucho.

      Responder
    2. Gromenawer says:

      ,,,ays madre,,,los «incentivos»!!!!
      Trabajo duro para empresa pública de la «unta de Andalucía» ( la ausencia de J no es accidental),,,,,y el tema de los incentivos me escuece!!!
      ….si estás dispuesto a calzarte «rodilleras» para entrar con frecuencia en ciertos despachos, la retribución será golosa. Si eres del sector crítico y ya no te digo nada, si eres de los que osas denunciar a tu propia empresa ( cómo ha sido mi caso),,,,pasan de incentivos a donativo ( aguinaldo si es navidad).

      Al menos, me dí el gustazo de pedir cita al «lider» ( repartidor de emolumentos) para pedirle explicaciones detalladas de las cantidades,,,,,,,qué placer verle en la incapacidad de apenas expresarse. Grandes rodilleras la suyas por cierto!!

      Responder
  3. libertario says:

    Todo esto me parecen lamentos inconsistentes. No voy a ser correcto y lo que voy a decir no va a gustar, sobre todo a quienes solo se lamentan. Quien nace asumiendo la esclavitud morirá esclavo.
    No soy médico pero me he relacionado con muchos, amigos, mujer y espero que hija. Creo en esta profesión que considero muy digna, a pesar de vosotros mismos.
    Qué se puede esperar de una persona que acabado un proceso formativo de seis años (el más largo!) y tras una oposición, accede a un puesto de trabajo para especializarse con salarios ridículos y una inexistente tutorización efectiva (no despiertes al adjunto!) y lo admite sin rechistar. Como esclavo vende su trabajo casi por comida y cama y consigue su especialización a base de callarse y dejarse hacer.
    Mejora con la especialización? Yo diría que no. Trabajos mal remunerados y en precario. Siempre teniendo que agachar la cabeza. Y la culpa es de la tierra? la culpa es de los que gobiernan? de los jefes de servicio? Claro es mejor echar la culpa a otros antes que reconocer que no se tienen agallas para pedir y reclamar lo que es vuestro.
    No se trata de quemar, ni iglesias ni brujas, se trata de hacer aquello que sabéis hacer pero que en algún momento algo o alguien os cambio el chip. Me acuerdo de la fábula del pequeño elefante encadenado.
    Empezad a dignificaros vosotros mismos, empezad a no admitir guardias sin adjuntos, empezad a escribir en la historia clínica cuando alguien os ha dicho que no les molestéis, empezad a cuestionar no solo al adjunto que no cumple sino también al jefe del servicio que no cumple. Después será al director médico y al gerente. Será el salario y las condiciones de los contratos, Será las oposiciones, será lo que vosotros queráis que sea. Recordad tan solo que todas las personas, a lo largo de su vida, pasarán más de dos veces por vuestras manos.
    Pero no os quejéis si no estáis dispuestos, por poner en riesgo un empleo futuro. Ese empleo será misero.
    Nadie regala nada a nadie.
    Antes de maldecir a esta tierra preguntaros que podéis hacer vosotros por ella y por vosotros mismos.

    Responder
    1. admin says:

      Bravo. Alguien con sesera. En consecuencia con lo dicho, yo invito a los aquí presentes a romper con la dictadura de los incentivos, por ejemplo – post en preparación -.

      Responder
  4. Trolencio Tróllez de Trol says:

    Hay tierras malditas y profesiones malditas, apestadas… Como la medicina, con un menosprecio al médico brutal. La profesión médica tiene que darse cuenta de lo obvio: que no le importamos ni a políticos ni a ciudadanía, que somos vistos como mano de obra barata y que si nos pueden hacer caer más bajo, lo van a hacer. Y a darnos donde más duele cuando más bajo caigamos.
    La solución: quemar. Desde los cimientos. Hacer arder este engendro hasta que no queden ni las cenizas. Un modelo Americano. Duro e inflexible. Si el estado no paga lo que vale, que compre agua del Carmen o que opere su tía, y de guardia un espantapájaros. Si nos tratan como a esclavos, nos humillan, nos oprimen… Hay que replantearse seriamente si los médicos somos imbéciles por seguir con esta patraña de sistema. «Es que tenemos la obligación ética y deontológica», dirán algunos… Y yo digo que a ésos que lo dicen los ponía yo a ver gente, en Urgencias, por el mismo sueldo que a todos y con las mismas condiciones. No tardarían en tomar la bastilla o el palacio de Invierno.
    Quosque tandem abutere patientia nostra…

    Responder
  5. Exiliado says:

    «Sin que quepan sorpresas, rechazo del PSOE e IU. Sorprendente abstención de Ciudadanos. »

    A mí no. Esto es lo que decía antes: cuando ciertos partidos hablan de quitar competencias a CCAA realmente hablan de igualar hacia abajo: todos igual de chafados. Si cabe la transferencia de competencias protege de la INcompetencia del gobierno central. Recordemos que este lío en ciernes de exceso de facultades, falta de plazas mir, y falta de puestos para los qur acaban ha sido gestado en gran medida desde el gobierno central. Y la pura realidad es que tojo, azul, morado o naranja… a ningún partido le importa edto mas que de boquilla.

    Sigo pensando que la única forma de cambiar las cosas es votar con los pies. Así igual se asustan cuando haya alarma social.
    Partiendo de esto: recomiendo a los MIRes que elijan la especialidad que más les llene. Hay muchos boletos de que NO acaben trabajando en el hospital que elijan.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde