fbpx

¿Un Hombre para la Eternidad?

Zapatero era un encantador de serpientes. Mesiánico para las gentes de izquierda. Vendía talante y sonrisa. Progresía, feminismo, tolerancia y expansión de los derechos civiles. Todo estupendo mientras la caja estuviera llena. Y lo estuvo mientras funcionó la bricoeconomía puesta a punto por el PP – gigante con pies de barro -, que Zapatero respetó punto por punto – no se carga uno a la gallina de los huevos de oro-. Pero una crisis enorme venida de fuera pinchó el sueño y vino a demostrar a él y a todos los demás que los marinos avezados se demuestran en las galernas. Y él no lo era, ya lo hemos visto. Sólo era un presidencialista, «la solución de todo», empeñado en rodearse de grisuras hasta el punto de comprometer de modo muy serio cualquier proyecto alternativo dentro del partido. De aquellos polvos, estos lodos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde