fbpx

Tierra de Espirimanes

Hola Susana;

“Primarias tengas, y las ganes”. Me lo lanzó a la cara una gitana granaína. Y, de un modo tan simple, la buena mujer decidió que uno nunca entraría en política. También le escuché al tuno lo de “ay de mí, por las Primarias me veo así…”. Y así te vemos, así te ven, metida en un buen sandwich, montaíto para los más castizos.

A ver y recapitulando, que nos sale mejor: nueve meses, todo un mundo. Verano 2016, un mundo de fusiones hospitalarias. ¿La responsable? Ahí la tienes, a tu vera, administrando los dineros sureños. No te vayas muy lejos y no te confíes, Susana. Que la Marifusiones no es patanegra, ni se conoce el Partido al dedillo. Cuidaíto con ella. Va de “indepe” y la metiste en to el cogollo. En el mismo Comité de Ética y Garantías del Partido, cuando la matanza de Ferraz. Cuidaíto con fiarle las llaves del cortijo si coges el AVE a eso mismo, a Ferraz, a limpiarlo de sangre – a coserlo, como tú dices -. Demasiado para un párrafo de un post que no va de esto. Me voy del tema, como casi siempre. Ya me perdonan, vuestras mercedes.

Volvamos al verano del 2016, a Graná, que se lió la de Dios, con la fusión, y os salió un líder que no os esperabais. Tú: prepotencia, chulería, Junta en estado puro, ¿Espirimanes, a mí? ¡Quita, quita!… Quita, quita: pues quita las fusiones y el rabo entre las patas, Susana, que alguien me enseñó un proverbio chino: “no pises la cola del ratón, que le crecen colmillos a fuerza de pisotones”. Pues eso le pasó al personal. Al sanitario y a la gente. Peligrosa coalescencia, ¿No te parece? Sobre todo cuando te embarcas en tu proyecto más personal, en la guinda de tu tarta.

Lo que no sé es cómo no te percataste de la alcaldada que se cocía debajo de las enaguas. Sería que de Historia andas frita, y que no sabes ná del Motín de Esquilache. Pero al menos, Literatura, por lo de Fuenteovejuna, todos a una. Pues tampoco, que estabas muy ocupá recogiendo lealtades en la Casa del Pueblo. Y exigiéndolas luego, a cuchillo y fuego. 

Tardaste en reaccionar, Susana. ¿No te diste cuenta de que, en Jaén, de un lado había entusiasmo y del otro bocata y banderita? ¿Que la facilidad con la que llenaban autobuses en Graná era una tarea titánica de los tuyos por ir reclutando uno a uno por los pueblos de Andalucía? Navidad, dulce Navidad. Y cada vez más crecido que te venía el Darro – y dicen que de política sabes, y digo yo que no sabes ná, pero ná de ná -. La bola de nieve del Veleta, más gorda, y los vídeos de espiriman, con más audiencia que la Sexta y la Cuatro juntas.

Y ahí fuiste, a ofrecer lo que sea –  o, eso parece, ya se lo advertí a Candel -, con tal de que limpiaran las calles de cara a tu carrera a la Secretaría General. 

Pero tarde, muy tarde: se te ve el plumero, reina mía, reina del carnaval de Cádiz que están siendo este año. Ya toda Andalucía sabe de qué pie cojeas y qué es lo que te mete la jindama en el cuerpo. 

Estás atrapá. Víctima de tu propia ambición.

Estás atrapá. Tu pecado es tu debilidad.

Espiriman sabe que te puede exigir mañana que cantes “Tatuaje” en el Canal Sur, que saldrías corriendo con la bata de cola. Que si te pide nombrar él los equipos directivos de los dos hospitales completos, lo harás sumisa. Lo que sea, con tal de que cese un clamor que jamás entendiste. Lo que creíste que era una murga de los granaínos porque jamás te interesó eso, los problemas de Salud de la gente de Granada. Porque los tienes delegados a una serie de gente que… mejor me callo, que no quiero acabar con una querella encima. Por eso te dio igual fusión sí que no, lo que sea, pero que se callen ya, esos granaínos.
 
Con permiso de Zorrilla:

“¡Cuán gritan esos maldiltos!
Mal Alaya les acoja
Si en firmando este BOJA
No acabo con esos gritos…” 

Y hecha un montaíto entre un Pedro Sánchez (“El Empecinao”), que no mataste del todo en Ferraz, y un Espiriman que te puede pedir el frigo, la tele y la foto de la Esperanza de Triana, si le da la gana, la cosa no pinta nada bien. Y peor puede pintar si a alguno se le afloja la boca en el juicio de los EREs y sale a relucir tu nombre, aunque sea de refilón.

Y peor, mucho peor, si miles de andaluces, después de un 28F especial, se aprenden de verdad su himno, y salen mañana por la mañana cantando lo de “Andaluces, levantaos”, tomando buena nota de lo que pasó en Granada, dándose cuenta de que, en esta tierra, contra la soberbia solo hay una: bajar a la plaza pública, una y otra vez, a reclamar lo que sea, desconfiando de la promesa y la palabra – aunque sea escrita en letras de oro -. Dejar la Tierra de María Santísima para San Telmo y los carteles electorales, y enseñar al mundo que aquí el regidor se la juega y se faja el verbo a cara de perro.

@frelimpio

PD Que uno sabe bien lo que es fajarse el verbo a cara de perro (si usted quiere, véalo aquí, referencia más abajo)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde