fbpx

Tengo una vaca lechera…

Jueves 16 de enero. Un día sin más, como los otros. O por lo menos, así es para el común de los mortales. Claro que uno no es el común de los mortales. Y no es que me crea nada del otro jueves. Es que el 16 de enero del 65 vine a ver la luz de este perro mundo. A ver si hoy jueves todo sale bien.

Por lo pronto se levantó lloviendo a chuzos. Por imperativo laboral, se aposenta uno en el Hospital de Día de Diabetes en compañía de la residenta. Primer paciente. La historia digital no arranca. Que no arranca, vaya. Ni pá Dios. Todos clavados delante de la pantalla. Silencio sepulcral. Pero del sepulcro sigue sin salir nada. Es un sepulcro de la vida real, no como los ataúdes de las pelis de vampiros. Y, en eso, se me viene una inspiración de la infancia. Empiezo a canturrear lo de «tengo una vaca lechera». Como por hechizo, el miedo sepulcral viene a ser destruido por una carcajada general (paciente, acompañante, residenta y yo). Le pregunto a mi resi que cómo demonios sabe de qué va «La Vaca Lechera», si ella es de Cuba y nació en el 87. Pues sí que lo sabe, mire usted. «La Vaca Lechera» traspasó océanos- dicho sea en sus palabras -. Llegamos a la conclusión de que la famosísima canción debe ser proclamada como la mejor contribución de la cultura española de la postguerra. Seguimos charloteando de la postguerra, de la radio, de la televisión y de Cuba. De las parabólicas, de los CDR – Comités de la Revolución – y de todo eso. Tertulia agradable y dicharachera para comenzar la mañana. Al fin le da por funcionar a la historia clínica digital, demostrando que los muertos resucitan y que los vampiros existen. O que la historia digital es un no-muerto, como decía Van Helsing en el Drácula de Ford Coppola. Aunque luego nos planteamos que tal vez haya revivido por el efecto benéfico de la leche merengada – ¡Ay, qué vaca tan salada, tolón, tolón! -. Que uno no se metería a escribir estas anécdotas si fueran sólo cosa de un día. Es que trabajar así da risa, ¿Saben?

Sobre todo leyendo las curiosidades que nos contaba hace poco en ElDiario un tal Alejando López Ruiz,consultor y profesor de Sistemas de Información y Desarrollo de Software en la Escuela Andaluza de Salud Pública, que nos relataba un panorama de ciencia-ficción informático-telemático acerca de las realidades de la Sanidad Pública Andaluza. Léanlo ustedes mismo en el link adjunto: http://www.eldiario.es/andalucia/acceso-tecnologia-cuestion-Salud_0_214528669.html . Seguro que a más de uno le da la risa. La que nos dio a todos nosotros con la bendita «Vaca Lechera». Mira, echamos un ratito la mar de agradable. Para cabreos, ya trae la vida bastante. Si se vuelve a atascar mañana, me entono el porrompompero. Homenaje a Manolo Escobar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde