fbpx

Tango para una Reina

Respetada presidenta de mi querida Argentina, tierra que nutrió la España hambrienta en los cuarenta del siglo pasado;

Razones podés invocar todas para asumir el control de los recursos naturales de la patria. Por ahí vale. Y seguir con el discurso contra las multinacionales que nos esquilman y aplastan. También lo hacen con la tierra mía. Es un discurso siempre válido. Pero ésas son las feas reglas del mundo que te tocó vivir y donde tiene que desarrollarse la nación que elegiste dirigir (y que libremente te eligió a su vez). Lo contrario, ya lo sabés: Corea del Norte, Venezuela o Cuba. Podríamos entrar en este debate, pero creo que merece poco la pena. Si llegás a leerme, te escribe hoy uno que vió muchas películas y que es admirador confeso del teatro shakespeariano. Que no cree en causalidades, en suma.

Hilemos bien, y veremos la trama. Hace poco que la tuviste de nuevo con la Gran Bretaña. Quisiste astutamente armar una coalición latinoamericana. Bloqueo a las Malvinas, que ellos las llaman las Falklands. Que si por ahí hay petróleo – no abandonamos el tema -, que si retomamos la causa. La coalición se debilita, que sus razones últimas no quedan claras. Ahora, golpe de mano en YPF. Razones, haberlas haylas. Haylas si las buscas bien. Y buscarlas bien es querer buscarlas. Útil es la albiceleste para armar razones o forjarlas.

Pero Malvinas e YPF coinciden, y yo creo que nada es casual. Que las cosas marchan mal en casa, y eso no es novedad. También marchan mal en la mía, pero no rompemos las reglas del juego. Poco sé de los números y realidades de los argentinos, porque no fui allá. Leo y me cuentan problemas y veo que, en parte, es mucho como acá. De las elecciones saliste reina republicana coronada. Nosotros de reyes sabemos mucho, tenemos uno aficionado a la caza – ¿Te enteraste? -. España y Argentina, un océano de por medio y una lengua que las abraza. Ingrata memoria de militares sanguinarios a la espalda. La difícil e incompleta transición a la democracia. Líderes políticos amantes del presupuesto y la frase fácil. El Español es lengua de buenas rimas y versos. Ambas naciones disfrutamos del veneno de la corrupción cerca de la jefatura del Estado. Lo mismo da, más que menos. ¡Ah! además, a todos nos gusta el fútbol. Y no nos gusta pagar impuestos. Y todos acogimos nazis tras la guerra. Aunque no nos conviene acordarnos.

Gobiernas sin oposición, Cristina. Nosotros, al menos, sí tenemos. Y cargas contra la prensa de tu país, inspirada por Hugo Chávez. Que, cualquier día, «Clarín» y «La Nación» dejan de publicarse. Tienes miedo de que, si las cosas siguen mal, la gente empiece a plantearse si la testa coronada por las urnas sabe, en verdad, gobernarles. No te preocupe, nos pasa a nosotros: esto es una verdadera debacle. Sólo te digo lo que también digo a los míos: «deja ya de engañarnos, vos pensás sólo en tu ombligo, piba, en cómo prolongarte…». Que te hueles chamusquina y saliste a liberar la patria contra los gallegos. Que no cuela, querida. Que distraés a los niños con esto y con lo de las Malvinas para ocultar que rica te hiciste, mientras la miseria corroe Buenos Aires. ¿Cómo dijiste en su momento para justificar tu enriquecimiento? «El dinero tiene vida» ¡Será el tuyo sólo! No echés la lágrima en la tele por tu Néstor querido. Él habría sido más inteligente. Porque sabría perfectamente que el apoyo de Hugo Chávez tiene el mismo futuro que él mismo, y que sustituir España por China, apropiándote por las bravas de lo que antes vendiste, es vender la sangre del país a un dragón mucho más fiero, que acabará estallando a su vez, amenazando al mundo entero.

Y esto te lo dice querida, un enamorao de los tangos, un apátrida de acá, profeso del escepticismo y en las antípodas de todo nacionalismo. Que podés hacer lo que quieras, que para eso te coronó reina tu pueblo, podés cerrar la boca de la pérfida prensa, pero no podés tomarnos por boludos a la humanidad entera. Igual que Evita, igual que Evita… El mismo amor por las joyas, y por la ropa bonita. A tu modo y en otra época. Te deseo mejor salud, en cualquier caso.

Mis cosas, en twitter…

1 thought on “Tango para una Reina

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde