fbpx

¿Tambores de Guerra?

Hace unas semanas, les aburría yo con mis imaginaciones acerca del inicio de una nueva guerra de gran calado en oriente medio. Pólvora hay. Toda la del mundo, vaya. Claro que me equivoqué de casus belli. Pensé que sería un ataque israelí a las instalaciones ¿nucleares? iraníes. Y va a ser una re-invasión de la franja de Gaza. No entro en detalles: ahí tienen la prensa y ahí vendrán las noticias. Sólo que el mundo ha cambiado desde los Seis Días y el Yom Kippur. Ya no hay dos bloques, ni guerra fría. Y algo ha pasado en Egipto. Los hermanos musulmanes parece que gobiernan, y Morsi ha declarado que no dejará caer a los palestinos. Al norte, la tormenta Siria, con un El-Assad acorralado. Y lejano, Irán. Es peligroso: Israel está de elecciones y allí, para ganarlas, hay que matar palestinos. ¿Tiene Obama capacidad de enfriar la cuestión esta vez? Esperemos. Puede ser el enésimo episodio de la nueva Guerra de los Cien Años, como se la viene denominando. O puede que no, como siempre.

Una conflagración a gran escala en Oriente Próximo se libra en torno a dos nudos estratégicos: el estrecho de Ormuz y el canal de Suez, por su importancia en el tráfico mundial de los hidrocarburos, a nadie le sorprende. La solución va a depender de la voluntad de implicarse de los Estados Unidos. Porque es posible que haya otros elementos en juego a los que no estemos prestando atención, y que en esta ocasión sean importantes. Como que los americanos se estén cansando de emplear muchos millones de un presupuesto deficitario para resolver los problemas al mundo. Cuando su situación financiera nacional está al borde de la quiebra, están envejeciendo como pueblo y precisan urgentemente cambiar su sanidad. Por otra parte, puede que el petróleo del golfo no sea ya tan terriblemente crucial. En parte porque hay muchos otros países productores que podrían compensar. Y en otra parte porque hay tecnologías ahí, en el cajón, esperando el momento de salir y superar el modelo de un mundo basado en los hidrocarburos. Como el automóvil eléctrico, por ejemplo.

Pero lo más importante, sin duda, es que la extensión de un conflicto en Oriente Medio es una terrible tragedia humana. La horrible expresión de lo que ya sabemos: que la Organización de Naciones Unidas es una inutilidad y que no hemos aprendido nada desde la Segunda Guerra Mundial. Nos esperan días atroces. Si podemos evitar el holocausto nuclear y la destrucción en masa de millones de personas y ecosistemas, no cabe duda de que habrá un antes y un después. En este momento es imposible saber si sobrevivirá el estado judío como tal, si sus habitantes serán obligados a una nueva diáspora o cosas aún peores. El colapso del tráfico de los hidrocarburos puede agudizar la crisis económica mundial y hacer estallar conflictos en otras partes del planeta. El nadir del valle puede ser particularmente bajo y doloroso, y alcanzar lugares insospechados.

Lo más curioso es que este fuego sólo puede ser apagado por la acción decidida de los norteamericanos, considerados por muchos como seres egoístas, imperialistas y desalmados. Si deciden advertir a Netanyahu, todo puede detenerse ahora. Si deciden mirar hacia otra parte, llegarán cuando el incendio les afecte, como ocurrió en los dos conflictos precedentes.

Algunas veces creo que todo, todo está calculado de antemano. Que treinta hombres o mujeres infinitamente poderosos – que ejercen su mando a través de personas de paja como Obama, Putin o Ángela Merkel – han decidido que en el globo sobramos digamos que, cincuenta o sesenta millones de personas o que es el momento de cambiar el modelo económico: de la dependencia del petróleo a la dependencia de – por ejemplo – un preciado metal que llevarían todas las baterías de los automóviles eléctricos. Y que, por ello, son capaces de hacer estallar una conflagración de estas características. ¿Que parece sacado de una novela de Ian Fleming? Ustedes mismos. Me da la impresión de que sólo sabemos lo que nos dejan saber. Buenas tardes y buen fin de semana.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde