fbpx

Susana Diaz: ¿Volver a Empezar?

Hola de nuevo, Susana;

¿Cómo lo lleva? ¿Cree usted que se lo va a llevar de calle? ¡Me alegro! Yo no tengo ni idea, la verdad. No sé lo que harán mis conciudadanos, llegados el momento. Supongo que la cosa irá por barrios. O mejor dicho, por pueblos. Y que cada uno cuente la feria según le haya ido. A fin de cuentas, de eso va la Democracia. Y el que lo niegue, está de más en esta historia.

Hoy le voy a recordar una historia bonita. La historia de un partido que rescató ideales de libertad fusilados por los fascistas contra las tapias de los cementerios de los pueblos de Andalucía. La historia de un partido que creyó en maestros, mujeres y niños, en orquestas y teatros, en polideportivos y hogares de mayores. Gente joven que creyó que era posible transformar una tierra olvidada por los siglos aprovechando el soplo a favor de un viento inusitado, y que se puso a ello con ahínco, mirando a la gente y al horizonte.

Y en el embeleso de la propia estrofa – de tan bella que era -, despreció la voz alternativa, sea porque le recordaba el pasado atroz o por representar un futuro irrealizable. Y al recitar su poema una vez y otra, sólo oía las verdades gratas. O las convenientes. O las que quería oír. Y al final, de tan bonito que quedaba, no se planteaba si lo que decía o escuchaba era la verdad, parte de ella o una parte interesada. O si la parte que quedaba fuera tenía algún sentido o era mejor olvidarla. Tan a gusto nos sentimos con nuestro relato que… ¿Para qué?

Sólo que la verdad despreciada encerraba maestros agredidos o desilusionados. O enfermeros jóvenes sin colocar, vagabundeando en las colas del paro. Y mujeres empobrecidas y niños abandonando prematuramente la escuela. El relato hermoso de algunos años quedaba arrinconado ante la realidad del desierto industrial y empresarial, que hacía difícilmente sostenibles los polideportivos y los hogares de mayores. La realidad es tozuda y los sueños no se alimentan de poesía, sino de dinero. Sobre todo cuando el poco que hay se controla mal, se pierde por el camino, y se niega uno a dar cuentas de lo gastado.

Es fácil tachar de fascista o partidista al que se indigna por los dineros públicos perdidos sin remedio. Es igual de fácil decir que fueron cuatro golfos que abusaron de la confianza del mejor gobierno de la historia de esta tierra, de un gobierno de ilustrados y poetas. Pero que ahora pretende resurgir renovado con gente que nada tuvo que ver con desfalcos y desmanes y que retoma la idea primigenia: volver a la bella historia del segundo párrafo con la confianza de los lugareños, jurando que se será implacable contra la corrupción.

Y yo, pobrecito hablador, pregunto: ¿Qué motivo o causa mayor nos debe hacer confiar en la misma gente que no ha pedido perdón alguno por sus negligencias o sus faltas de control? ¿Por qué darles nuestra confianza, si el equipo de la renovación no es en el fondo sino más de lo mismo? Si no han exigido la dimisión del diputado socialista por Sevilla señor Viera – sobre el que confluyen todos los indicios delictivos -, si han blindado a todos los exconsejeros relacionados con los procedimientos sospechosos… ¿Qué verosimilitud hay en las palabras “seré implacable contra la corrupción”?

Votarle a usted, Susana, es el apoyo a la pervivencia de una maquinaria corrupta y clientelar, caduca y sin más objetivo que el mantenimiento en el ejercicio del poder a costa de lo que sea. Claro que si lo sancionan los votos de mis conciudadanos… Será Ley sacrosanta y ante ella me inclinaré: de ello va la Democracia. Pasó en Italia con la Democrazia Cristiana – aliada de la mafia siciliana y del Vaticano – y con Berlusconi. Y, sin ir más lejos, en otros lugares de España con otras siglas.


@frelimpio

8 thoughts on “Susana Diaz: ¿Volver a Empezar?

  1. Federico Relimpio says:

    Y yo te vuelvo a responder que por lo menos nos quede eso, las ganas. Porque sin violencia, no hay violación. Por lo menos que no sea consentido.

  2. Anónimo says:

    Lo que te dije, Federico, solo era "wishful thinking", aunque nos duela, o dicho en castizo: "las ganas…"

  3. Federico Relimpio says:

    Pero los que hasta ahora se consideraban suyos también pueden reflexionar y ver más allá. Nada está escrito para el 22M

  4. Anónimo says:

    No sé por qué, pero me está dando la impresión de que, en esta campaña, se está dando cuenta de que solo la quieren los muy suyos. Creerla no la cree nadie, ni los muy suyos; solo hay que mirar las caras de los palmeros que la rodean en la entrada y salida de actos y mítines. Bueno, es que no se cree ni ella misma.

  5. Federico Relimpio says:

    Pero Franco se murió y el muro de Berlín lo tiraron. Y en el Kremlin cambiaron una bandera roja por otra de tres franjas, calcadita de la del zar. Y todo-todo parecía imposible unos años antes. La resignación no es un estado permanente e inmutable.

  6. Anónimo says:

    En Andalucía, durante 30 años, el apesebramiento ha conseguido que, pase lo que pase y ocurra lo que ocurra, "No pase nada". La corrupción a todos los niveles se vive como un "mal necesario". Lo que aquí ha ocurrido se me antoja igual a la celebérrima novela de Orwell, "Rebelión en la Granja". Exactamente igual.
    "…Doce voces gritaban enfurecidas, y eran todas iguales. No había duda de la transformación ocurrida en las caras de los cerdos. Los animales asombrados, pasaron su mirada del cerdo al hombre, y del hombre al cerdo; y, nuevamente, del cerdo al hombre; pero ya era imposible distinguir quién era uno y quién era otro"

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde