fbpx

¿Son lo mismo el PP y el PSOE?

Discutible, en cualquier caso. Les dejo la opinión para cada uno. Hay quien ha querido ver la reedición de la España de la Restauración, con Cánovas y Sagasta. No abundo. Sólo algunas propuestas, y luego el debate. En el 96 llega el PP en mayoría relativa, pactando con CiU y PNV, comiéndose a cachos su castizo españolismo. Cosas de la política. Entramos en el euro – que ésa es otra, la dejo para otra entrada – y liberalizamos el suelo. Siguen entrado las perras de Europa. Bajísimos tipos de interés y empieza la bricoeconomía. «España va bien», como decía el bigotes. Y tan bien, que en 2000 los españoles le dieron la mayoría absoluta. 
Los pisos se disparan de precio. Suben, suben y suben, y los españoles se quedan debajo, viéndolos subir. El nuevo líder de la oposición, al que el bigote llama «Zapatitos«, pregunta. Se le responde con desdén: «los pisos se venden». Y así era, en efecto. Se compraban caros para revenderlos carísimos en un esquema piramidal. Y antisocial. E insostenible. Y todos lo sabían. Pero daba de comer (¡Y cómo!). A todos. Al obrero, al estado, al político – bajo cuerda – y a la banca. Y no se toca a la gallina de los huevos de  oro.
2004, el bombazo y Zapatero al poder. Arcas llenas a más no poder, perdóneseme la reiteración, que viene a cuento. ¿Quién va a tocar la máquina de hacer dinero? Lo necesito para cambiar la sociedad, para mis programas sociales. Pero el esquema inmobiliario seguía piramidal. Y antisocial. E insostenible. Y todos lo sabían. Pero daba de comer (¡Y cómo!). Y de beber. Y de viajar. Y de tantas cosas más.
2008, antes de las elecciones. Debate de Economía entre Pizarro y Solbes. Pizarro le echa a la cara a Solbes lo que los dos sabían. La inminencia del hundimiento del Imperio Romano – consecuencia de emperadores de aquí de allá, que eso no lo dijo -. Pero Solbes tenía responsabilidades institucionales. Y estaba obligado a decir lo que dijo: «¡mentira, mentira! ¡ustedes tranquilos!» Luego dejó el plató y le contó lo del Imperio Romano a su jefe. Palabra a palabra. Y su jefe va y lo larga. Por catastrofista. Y el resto lo saben, que es reciente. El Imperio Romano se fue a la mierda, y aquí tenemos a los vándalos del FMI y de las agencias internacionales, de los recortes y de todo lo que ya saben. Entrando en la época oscura.
Todo es ya historia. Los ostrogodos asolan Roma y acampan en Villa Adriana. Nuestros viejecitos se cuidarán los unos a los otros, que el estado del bienestar será dentro de poco «Lo que el viento se llevó». ¿Quién tuvo la culpa? Hombre, no voy a dar yo aquí la clave, que opiniones hay para todos los gustos. Llevará décadas analizar todo esto. Yo sigo con mis conjeturas y ustedes me mandan lejos. Que digo yo que del 97 al 2007 entró dinero a espuertas y se sabía de la inminencia de la insostenibilidad de la burbuja inmobiliaria – yo lo estaba leyendo desde el 2002-. Que digo también que tuvimos una inmejorable oportunidad de invertir en sectores estratégicos y competitivos, diversificar la economía, exportar y estar en mejores condiciones de resistir las invasiones bárbaras. Y que todo eso fue negligencia compartida de los dos partidos que aún se disputan la rica teta de los privilegios contra los que hoy se manifiesta la indignación ciudadana.
Pero todo ello no es más que historia, y la historia no se modifica. Del Imperio Romano no quedan más que ruinas. Así que seamos prácticos, salvemos los muebles y los papiros, a Aristóteles y a Platón, a Esquilo y Eurípides, y esperemos que el tránsito por la edad oscura sea más breve y menos sangriento que  el precedente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde