fbpx

¡Sólo en el Hades se admiten dracmas!

Me desayuno – y me indigesto, casi – leyendo otra acerca de los pasos que va dando Grecia hacia el desgobierno, el no Estado – o Estado fallido – y ese señuelo llamado salida del euro que algún imbécil ha propuesto como solución realista para algo. Creo que se discute poco acerca de la tragedia – griega – que supone ahora la adopción de esta última medida. El mismo Krugman, que nos advierte que el mal originario de los países periféricos de Europa es un euro inventado deprisa y mal, nos dice a la vez que la salida es el peor remedio. Todos los contratos y deudas internacionales están negociados en euros. Todos los proveedores sirven en euros. Asumir de nuevo un dracma bruscamente devaluado serviría para llevar al país al caos. Es pagar, por ejemplo, el doble por todos los medicamentos o tecnología extranjera de la que depende en el día a día. ¿Para exportar más barato qué, en concreto? Y sobre todo… ¿Quién toma esta medida? ¿Quién habla por los griegos, cuando su edificio institucional se derrumba por la corrupción y la falta de credibilidad de los partidos tradicionales? Hundiéndose en todo ello el centro político posibilista, crecen en las alas del abanico los extremos, alimentando el frentismo. Pobreza, frentismo y un viejo enemigo exterior: un cóctel muy peligroso. Mi preocupación por solidaridad. Y también por egoísmo: no veo claros los cortafuegos. http://tontosantajusta.blogspot.com.es/2011/06/pacto-de-estabilidad-del-euro.html

Mis cosas, en twitter…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde