fbpx

Senado Vacío




«La urna estaba vacía, pura, inmaculada, pero en la sala no se encontraba ni un solo elector, uno sólo de muestra, ante quien pudiera ser exhibida.»

¿Qué hace a un clásico? Quién lo sabe. El Quijote es un clásico. Madame Bovarytambién. Y no sigo, que no termino, y ya me dicen que aburro a las ovejas. Al grano. Que al rayar el alba de esta tempestuosa – el tiempo está inestable y la temperatura pública no para de subir – mañana, desconcertado y perdido entre la prensa, me fui derechito a mi pequeña biblioteca – no es gran cosa, no se crean -. Y ahí lo encontré. José Saramago, en 2004, piensa, escribe – ¿Tal vez profetiza? – en su novela «Ensayo sobre la Lucidez» (de la que saco la frase que encabeza este texto), acerca de un sistema incapaz de asumir nuestras expectativas ni canalizar nuestros anhelos. Parece anticipar en siete años este noviembre y hacer su peculiar propuesta:deserción masiva de las urnas.  



Y enseguida salta la chispa.


Queridos conciudadanos… Tenemos el 20N la oportunidad de oro…. Pasar de la indignación a la acción. Vaciad el Senado… Votad – al menos para el Senado – la lista de «Escaños en Blanco» y pegad una patada en el culo a una institución cara e inútil donde – con públicos dineros – colocan a señorías inservibles en retiros dorados.


Mis cosas en twitter: https://twitter.com/#!/mentions

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde