fbpx

Saramago en España en Mayo del 2011.

“La urna estaba vacía, pura, inmaculada, pero en la sala no se encontraba ni un solo elector, uno sólo de muestra, ante quien pudiera ser exhibida.”
En esta hora tempranísima de la mañana tengo que reconocerme un íntimo desasosiego. No sé a qué ni a quién acudir. Me hallo gratamente turbado ante el arrollador y justificadísimo tsunami de cabreo que toma las plazas de España, gritando contra la panda de comeollas de lujo, ladrones de haciendas, vidas y almas (http://tontosantajusta.blogspot.com/2011/05/preguntas-los-acampados-en-las-plazas.html). No sé qué decirles, cómo animarles. Si es mejor hablar, callar, escribir, o mejor gritar… Si es mejor organizarse o no, que de los líderes ya se sabe, si es mejor escribir un programa o no, que luego son todo engañifas, si es mejor votar este domingo o no, y qué votar… Si el voto de castigo, el voto del desencanto, el voto útil, el voto en blanco o el voto friki. Y me jode. Me jode, porque lo mío es el voto de la ilusión, el que me han quitao. Y no soy tan viejo, joé, que tan sólo tengo cuarenta y séis.
¿Qué hace a un clásico? Quién lo sabe. El Quijote es un clásico. Madame Bovary, también. Y no sigo, que no termino, y ya me dicen que aburro a las ovejas. Al grano. Que al rayar el alba de esta tempestuosa – el tiempo está inestable y la temperatura pública no para de subir – mañana, desconcertado y perdido entre la prensa, me fui derechito a mi pequeña biblioteca – no es gran cosa, no se crean -. Y ahí lo encontré. José Saramago, en 2004, piensa, escribe – ¿Tal vez profetiza? – en su novela “Ensayo sobre la Lucidez” (de la que saco la frase que encabeza este texto), acerca de un sistema incapaz de asumir nuestras expectativas ni canalizar nuestros anhelos. Parece anticipar en siete años esta primavera y hacer su peculiar propuesta: deserción masiva de las urnas.  
Hoy las imágenes de la juventud – y los no tan jóvenes – clamando en las plazas de España me sacaron de la pachorra y pusieron a la sesera a dar vueltas. La sustancia gris se aferró a lo que tenía cerca y halló ahí una respuesta. Halle cada cual la suya, que no estoy hoy para pontificar, sino para comunicar inquietudes, que así el alma alivia las propias.
Pero entiendo que el maestro es denso para leer en las plazas. Mejor algo más ligero de algún autor novel, no de un premio Nobel. Entre asamblea y asamblea, para que no decaiga, al que quiera, le propongo la mía propia – con todos los perdones del mundo por meterla en un post con Saramago -, de rebeldías y luchas interiores en un campo que ni se imaginan. E-Book en descarga gratuita en el siguiente enlace:

http://www.bubok.es/libro/detalles/197444/KOL-Lider-de-Opinion

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde