fbpx

S.O.S. Violencia Política.

Me levanto hoy consternado por los hechos de Murcia. Les ahorro la descripción; vayan todos a la prensa generalista, y ahí encuentran los hechos, interpretaciones, declaraciones y editoriales.
Expreso sólo mi consternación – reitero -, y les transmito la carita de funeral que tengo y que no pueden ver, y el imaginario cirio que ahora enciendo. Para certificar con toda mi tristeza la muerte del más hermoso empeño colectivo que alumbraron tiempos recientes: la transición sin sangre de la dictadura a la democracia y la edificación de la casa común de las libertades.
Hace treinta y cinco años, un pueblo maduro lo hizo posible. Tenía menos ingresos, menos universitarios, más analfabetismo, más machismo, más primitivismo y todo lo que ustedes quieran, que lo dejo para sociólogos e historiadores. Pero tenía sobre todo muchísimo más sentido común y una idea clarísima de lo que quería y de lo que no quería. Y lo primero era paz, democracia y progreso. Y lo segundo era sangre, el pasado y el totalitarismo. De ese pueblo que ahora vemos en la lejanía con sus carencias, sus ilusiones y, sobre todo, con su tremenda inocencia, salió una generación de políticos cuestionables, mejores o peores, pero que tuvieron la honra y madurez de sentarse a dialogar y poner el interés del país por encima de sus intereses partidistas. Sólo así se culmina un proceso de transición democrática y se supera una intentona involucionista frente a la amenaza diaria del terrorismo etarra y a una crisis económica de narices.
Todo fue mal desde entonces en la vida política española. Y que les ahorro el detalle aquí. Probablemente porque no soy quién, porque no lo haría bien, porque no puede despacharse en dos palabras y porque todavía nos falta perspectiva. Pero alguna torpe pincelada se me ocurre dar. Que hegemonías llevaron a soberbias. Y las soberbias a radicalizaciones de la parte contraria. Y que ahí acabó el diálogo y lo constructivo, y empezó la soflama y el frentismo. Los nuestros y los otros. Ellos y nosotros. Los buenos y los malos. Tú robas. Tú más. Tú mientes. Tú más. Y el recuerdo de aquella vieja época en que tirios y troyanos tomaban copas juntos tras tirarse los trastos – civilizadamente – en los debates parlamentarios parece desdibujado como un sueño. Y el ciudadano de a pie – el pueblo – adquiere la impresión certera de que unos y otros son cada vez más lo mismo, un rebaño gregario dispuesto a abalanzarse sobre cargos, prebendas y regalías, a reírse secretamente de sus problemas mientras entonan discursos grandilocuentes.
Los sucesos de Murcia de este fin de semana y la retahíla de reacciones tienen a bien recordarme la degeneración política de la Segunda República. Cuando el matonismo, el pistolerismo y el revanchismo toman la calle para asegurar la intimidación y la ley del más fuerte, cuando a tu panda opongo la mía y a ver quién más puede, sólo puedo certificar un par de muertes. La primera ya la he mencionado más arriba. Pero la segunda me parece mucho más grave: la de la expectativa de recuperar en breve una forma razonable de convivencia democrática.
Y que si les da pereza coger hemerotecas o manuales para saber lo que fueron las calles ensangrentadas por los pistoleros de falange o de la izquierda – porque de cómo terminó la cosa supongo que no hace falta manual alguno… ¿No? -, supongo que les dará un gran placer ver sus calles convertidas en las de una ciudad de frontera de una peli del Oeste Americano, aunque podría citar ejemplos peores.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde