https://federicorelimpio.com/Ladridos en la NocheEscapar del ParaísoK.O.L. Líder de Opinión

Relatos en Gris Oscuro, Casi Negro

Probablemente nuestro Sistema Sanitario Público no sea el mejor del mundo. Pero, ajustado a lo que nos gastamos, buen partido que le sacamos. A eso se le llama, según tengo entendido, costo-eficiencia. Evidentemente, son mejores los daneses u holandeses pero, proporcionalmente, se gastan mucho más. El contramodelo lo dan los norteamericanos, que se gastan mucho más, pero obtienen un sistema – bueno, realmente es un antisistema – mucho más pobre en resultados comunitarios. Pero preciso
Sean responsables y dejen de discutir de politiquería y soflamas del tres al cuarto, que de lo que se trata es de la calidad de vida de una paciente según parece terminal o sin expectativas y de si se aplican o no ciertas medidas de lo que pudieran considerarse encarnizamiento terapéutico. Déjense pues de derechonas e izquierdonas y estupideces que a menudo pueblan estos comentarios y piensen en una paciente postrada y una familia que
Según leo la noticia, creo interpretar algo… Los médicos tienen miedo. Están ATERRADOS. Un hijo dice una cosa y lo tiene claro. Pero puede venir el de enfrente y decir lo contrario. Si no hay testamento vital o cónyuge, el médico no sabe a que atenerse y ni la Institución ni la Ley lo respaldan de forma clara y fehaciente. Si un hijo está por las máquinas y dice A y el otro por la
Few days ago, it was written in a very serious journal in Spain that MDs and health institutions in Spain were considered the most appreciated professionals / institutions in the country (http://www.elpais.com/articulo/reportajes/medicos/llegan/cuspide/elpepusocdmg/20110814elpdmgrep_7/Tes). Then, it came to my mind the idea that we simply respect nothing in this country. Or maybe it could be stated that we mistreat what we appreciate and love – there are strange kind of lovers on this world -. Or perhaps we

CÓMO AMARGARLE EL DÍA A UN MÉDICO

Posted by Federico Relimpio on  16 agosto, 2011
Category: Blog
En el siguiente texto describo, paso a paso, la mejor manera de amargarle el día a su médico y/o pediatra de cabecera. Fácil y cómodo. 1. Cuando llegue a la consulta abra la puerta, sin llamar, y pregunte si está apuntado en la lista. 2. En caso de que el médico tenga la suerte de tener la lista a mano y la paciencia de buscarlo, pregunte por qué aún no le han llamado, aunque llegue

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde