fbpx

Relatos en Gris Oscuro, Casi Negro

Mr Jones
James Norton, como Gareth Jones Hoy comento acerca de «Mr Jones», y parece casualidad. De hecho, lo es. Escribía yo el otro día acerca de «Todo Fluye», de Vasili Grossman, y de su pasión por la verdad. Y buscando qué película llevarme a los ojos y oídos, me encuentro «Mr Jones». No es poco. Porque es probable que Gareth Jones tuviera mejor información acerca del genocidio soviético de campesinos que el mismo Grossman y que,
Todo Fluye
«Holodomor», el genocidio estalinista descrito en «Todo Fluye», de Vasili Grossman «Todo fluye» no es una novela. O sí lo es, pero se trata una novela extraña. A mitad de camino entre el ensayo, unas memorias y una dolorosa reflexión sobre una patria que los rusos llevan más dentro que nadie — “el alma rusa” —. Pero, vayamos por partes.             Podría uno plantearse qué hace «Todo Fluye» aquí, en un blog cuya vocación es
Serpico
Al Pacino, como Frank Serpico Escribía yo el otro día sobre  los polis malos, como la salsa de la novela negra. La sal y la pimienta. Y acabé en el contraejemplo: la miríada de polis ejemplares, gente anónima que no van de nada ni quieren ir. Que ni siquiera se plantearon lo de la honradez porque asumieron lo dicho para los tercios: «no supieron vivir de otra manera…».             Muchas veces, te la juegas con
polis malos
El personaje del capitán McCluskey en «El Padrino», interpretado por Sterling Hayden. Estaba uno en «El Padrino», el otro día, y me percaté de que, en la obra, se dan varios de los elementos indispensables de la novela negra. Como, por ejemplo, la corrupción policial. Los polis malos.             En «El Padrino» de Mario Puzo, la corrupción policial tiene rostro; no es una nebulosa. La actividad mafiosa es imposible sin su concurrencia. El crimen organizado
El Padrino
Tiro de la definición de novela negra del blog de Lola de la Cámara  — ¡Gracias, Lola! —. Creo que merece la pena repetirla: — La resolución del misterio, no es el objetivo principal.—Desarrollo de la trama, se suele dar en clases sociales bajas y con ambientes muy violentos. La atmósfera es asfixiante de miedo, violencia, injusticia, inseguridad y corrupción del poder político; siendo un reflejo de la sociedad de primeros del s. XX :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde