fbpx

Reflexiones Heterodoxas sobre los Controladores 2. El Día Después (En Frío).

Venga acepto la mayor. Que ni autogolpe, ni nada. Que me he pasado de paranoias. Que no me fío de esta gente, ni de nadie y que desde lo de wikileaks, veo a alguien con poder y se me ocurre siempre lo peor, y que encima miente. Son las cosas de la democracia a medias, de la falta de transparencia: que es peor lo que imaginas que la realidad.

Pero en este puzzle quedan varios huecos que contribuyen a sembrar mi desazón y, con ello, a estimular una calenturienta imaginación de cuyos delirios di muestra ayer (ver entrada previa en este blog):

1.- La ausencia de Zapatero. Dicen que sí, que ha estado. Que reaccionó con mano de hierro. Que estuvo ahí, y con un par. Sacando los tanques. ¿Nos lo creemos? Cada cual gestione su fe como quiera, que yo voy a dar una nota histórica. 23 de Febrero del 81, una de la madrugada. Situación clara y golpe casi vencido. El Rey en todas las pantallas: Te ordeno que depongas tu actitud. La marcha de la monarquía postfranquista había sido hasta entonces tambaleante. El sucesor de Franco a título de Rey no tenía la adhesión de una izquierda de suyo republicana. Le aceptaban a regañadientes. Probablemente como mal menor. Por miedo a los espadones. Pero aquel golpe de efecto ganó muchas adhesiones.

Ahora tenemos, a distancia, un grado de lo mismo. Una violentísima crisis, la peor desde la guerra, que un gobernante que no cree en la economía no ha sabido anticipar ni paliar. Aguanta agónicamente meses como un boxeador sonado esperando misericordia de la campana que le permita concluir el asalto. Cuestionado por propios y ajenos. Le doy el beneficio de la duda: fue sorprendido por los pijos irresponsables. Tiene la posibilidad de mandar un mensaje de dominio y energía urbi et orbe. Es un político astuto, táctico consumado – otra cosa es ser un estadista -: ¿Va a dejar pasar la oportunidad de revitalizar su imagen explicando un histórico cuatro de diciembre a las ocho de la tarde – a crisis vencida – el decreto del estado de alarma, para proteger a los pequeños, a mi pueblo, a mis ciudadanos varados en los aeropuertos contra esta casta irresponsable y privilegiada?

No me lo creo. No el ZP que conozco. No, a menos que esté muy enfermo o muy tocado. O que haya una operación de relevo. Piensen lo que quieran, pero yo quedo inquieto.

2.- Que no sabían como podían reaccionar los pijos. Que les ha sorprendido. Y el CNI es tonto. O lo tienen espiando al PP o yo qué se quién. Que no se lo imaginaban. Ellos. Y que por eso largan el decreto el viernes tres por la mañana. Al inicio del puente. Bueno, seamos buenos. Cúmulo de casualidades: que los pijos son egoístas e imprevisibles y que cualquier día es bueno para gobernar. Pero si tienes un adolescente rebelde que te tienes que calzar, que te la está montando día sí y día también… ¿Le vas a quitar la play y el tuenti justo diez minutos antes de que vengan las visitas?

Si no te sorprendieron, eres malo: por los sufrimientos y perjuicios causados a cientos de miles de personas no se sabe persiguiendo qué fin – ayer ya tuve mi propia dosis de paranoia -. Si te sorprendieron, eres un inútil: porque para meter en cintura al pijo rabioso y envalentonado hay días mejores.

3.- Que el problema no es de ayer. Que dice El País que los monstruitos los ha criado el PP. Y el PSOE siete años en el poder… ¿No? Pero veamos, lo que tenemos, sobre todo – que es lo que me anima a seguir escribiendo – es un terrible déficit de democracia. ¿Cómo se hace uno controlador? ¿Alguien lo sabe? ¿Por qué no está a disposición de cualquier chico o chica de barrio que lo valga, como médico, ingeniero o abogado? ¿Por qué está en manos de carísimas escuelas privadas que ejercen una pernada de admisión primando a una especie de dinastías familiares? ¿Por qué la fábrica de controladores no está hace muchos años bajo control estatal asegurando igualdad de oportunidades y un flujo adecuado de profesionales que asegure que un país y sus compromisos internacionales no estén en manos de una pandilla de niños pijos? ¿Qué los ha criado el PP? ¡Y un cuerno! ¡Todos los gobiernos los han permitido! De aquellos polvos vienen estos lodos.

4.- ¿Y ahora qué? Venga, el estado de alarma vale para unos días. Incluso se puede prorrogar. Pero la situación tendrá luego que normalizarse. En medio del frío, la desconfianza y el miedo. Que el país no tiene ahora ni puede generar de la noche a la mañana – ni en un año – dos mil personas con capacidad de dar seguridad al espacio aéreo – ésa era su fuerza -. Que los aeropuertos no pueden gestionarse tres meses con gente vigilada en las torres; la tensión debe ser insoportable, por muchos millones que cobren. Pueden venir bajas, pero de verdad. También el ejército las tiene… ¿Saben? Bajo esta presión, pueden hacer muchas locuras. Por ejemplo, un celo encubierto. Trabajo, si. Pero con la legislación vigente. Y a rajatabla. Del bombazo al terrorismo de baja intensidad. Del cierre del espacio aéreo a la disfunción crónica. Lo suficiente para terminar de machacar la marca – país.

“Tendrá consecuencias”, dijo Rubalcaba. Los pijos tienen sus kilos en paraísos fiscales. No tienen conciencia de lo que han hecho. Creen ser víctimas de la represión y la dictadura. A estas horas preparan el exilio y ofrecer sus servicios en aeropuertos de, por ejemplo, Emiratos o Maldivas. “Tendrá consecuencias”, pero no sabemos cuáles. Tal vez la mano de la justicia no llegue ni a encontrar a la mayoría. También uno puede causar baja en el ejército. Y salir por piernas, antes de que la justicia lo encuentre. Adiós, muy buenas, país sin marca.

5.- Conclusiones. Se podía haber hecho mejor. Se tenía que haber hecho mejor. El no prever: pecado nefando. Lo que les pasó con la crisis, con la burbuja. Dedicarse a ingenierías sociales y a especular acerca de la corrección política cuando la economía se despeñaba y el paro rampaba. La crisis era previsible y podía haberse desactivado de múltiples maneras. Pero para eso hace falta verdaderos gobernantes, gentes de estado, más que personas instaladas en la improvisación y el cortoplacismo, con calendarios impuestos por las citas electorales.

1 thought on “Reflexiones Heterodoxas sobre los Controladores 2. El Día Después (En Frío).

  1. Alejandro Relimpio says:

    Me encantaría poder analizar el procedimiento seguido en la contratación de algún controlador aéreo.

    ¿Cumplirá con los principios de igualdad, mérito, capacidad, libre concurrencia y no discriminación? No, seguro que no.

    ¿Cómo se calcularán sus retribuciones anuales brutas? No me salen mucho las cuentas.

    Un fuerte abrazo.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde