fbpx

Puigdemont y la Pirámide Demográfica

Como veréis, me he resistido bastante a escribir acerca del tema. Porque parece que no hay otro, en este momento. A veces, solo ciertas perspectivas le permiten a uno abordar ciertos temas con desapasionamiento.

Hemos leído de todo: desde la Transición y Tarradellas. La radicalización nacionalista progresiva de un pueblo y la inmersión lingüística. La interiorización de cierto relato. El torpedeo interesado – y torpísimo – por parte del PP de Rajoy del intento pactista de Zapatero y el nuevo Estatut. La rebelión de Mas y los suyos. Todo. No he leído, empero, una perspectiva demográfica.

En los años treinta teníamos un pueblo catalán más puro, si queremos verlo así, y si eso existe. La ERC de aquel tiempo, Macià y Companys, eran sus vehículos y representantes más genuinos – discutible todo, como siempre -. Y luego, la maldita Guerra de España. De España y de Cataluña.

La Cataluña reciente cambió demográficamente con gentes de otros lugares de España – sobre todo andaluces -, y se pobló de otros acentos. Se hizo un lugar próspero y cosmopolita. En la Transición, ERC era un partido minoritario. En el espectro político, había de todo, en clave catalana y estatal, partidos de izquierda, de centro y de derecha. De allá a esta parte, CiU fue el vector nuclear de la autonomía catalana – quasi Estado Federal – y Pujol su principal facedor, imprescindible en Cataluña, y casi, en España. Tuvo las manos libres para la inmersión lingüística y preparar a una generación para lo que vemos ahora, según cierto relato.

Pero…

La demografía es traicionera y Putin lo sabe – ahora verán a qué viene esto -. Él, hijo de una Unión Soviética temida y respetada, soñaba con restaurar eso, el temor y el respeto. Le falló eso, la demografía: una contracción previsible de la población sin la que no hay imperio que valga. No es problema solo de Rusia, afecta a Japón – alarmante, por cierto – y a casi todo Occidente. Curioso discurso, el de la xenofobia, donde los nacionales de donde sea – especialmente las etnias llamadas puras – no garantizan el reemplazo generacional y, por tanto, un proyecto de futuro nacional.

La Península Ibérica no se salva de este problema. Ni Portugal, ni España – algunas partes salen peor paradas que otras -. Ni tampoco Cataluña, por cierto. Si el presente ya es urbano, el futuro será metropolitano – se prevén tres grandes metrópolis en la Península en pocas décadas, dos de ellas, Madrid y Barcelona -. Será con toda probabilidad un contexto multirracial y multilingüístico, intercontectado, de gentes que van y vienen. Un panorama de mestizaje de lenguas mayoritarias, que casa mal con predominios étnicos o de lenguas hermosas, pero minoritarias, por mucha inmersión o hegemonía que se pretenda hacer.

Puigdemont lo sabe de sobras: la suya es una carrera contra el tiempo. No en meses, ni años, pero sí en décadas. Es posible que se tenga que entender en Español – con acento latinoamericano -, en Inglés o en Portugués, con sus cuidadores, en la residencia de ancianos, sea cual sea la fórmula con la que se gobierne Cataluña en ese tiempo. En cierto sentido, él y los suyos me recuerdan al indignado votante de Trump, gritando “America First!” y “English Only!”, ante la evidencia de un país cada vez menos blanco y menos monolingüe, y, para su desesperación, progresivamente multirracial – incluso en cuotas de poder – y diverso en lo lingüístico.

Mas, primero, y Puigdemont, después, hombres del mismo aparato, han forzado la máquina hasta la extenuación, rompiendo todos los corsés de la legalidad y presentando como referéndum aquello que es imposible que se tome como tal, incluso tras el bochornoso espectáculo de las porras y las pelotas de gomas. Lo hicieron a la desesperada, aliados con lo que pudieron encontrar, con los anarco-antisistemas de la CUP mismo, con lo que hubiera a mano, a sabiendas de que les quedan pocas balas en esta guerra – por llamarla de algún modo -, que los procesos de independencia de nuestra época tienen unas reglas del juego concretas y definidas, y que la marea de la demografía acabará relegando su mundo étnico-antropológico-cultural a la categoría de parque temático, a proteger y cuidar como si del lince ibérico se tratase.

Nota importante: insultos no, por favor. Opiniones, bienvenidas todas. No se censura nada.

tabloncultural
Picar sobre la imagen

Si te gustó esta entrada, seguro que te encantará Bajo su Piel Tatuada: novela negra, novela social. Clicar aquí, para detalles.

Federico Relimpio

@frelimpio

Sobre mí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde