fbpx

Por no tratarse de cuestión baladí, sino de pública decencia.


Tengo unas palabras para usted, señor Viera. Para usted, o para quien sobre usted tenga ascendiente. En primer lugar, quiero dejar claro que no se trata de inocencias o culpabilidades;  que para eso están jueces y tribunales. Confieso que las palabras encuentran con dificultad su curso: es la necesidad que tengo de creer en algo, a mis cuarenta y siete. Tenía que creer en mi profesión – médico -; por eso escribí mi novela (http://tontosantajusta.blogspot.com.es/2013/03/kol-lider-de-opinion-por-fin-en-los.html). Ahora tengo la necesidad perentoria de creer que las ilusiones colectivas que construimos desde mi adolescencia no han sido una burda mentira. Tengo que creer que tenemos un país, e instituciones sólidas. Y que cuando salgamos de la crisis, algún día, seguirá todo ahí, para ofrecer un futuro a nuestros hijos. Tiene usted que darme razones, todas las razones, para que yo me crea que eso de la partitocraciaes mentira, que ustedes no son todos iguales, que hay un lugar para la esperanza. Que ese ideal de democracia que mi padre (q.e.p.d.) marcó a fuego en mis valores durante la Transiciónsigue siendo algo válido, que no es hoja caduca. Que hoy más que ayer tengo todas la razones para perpetuar esas lecciones en mis hijos. Señor Viera, insisto: sin ir más allá en el análisis de inocencias o culpabilidades, cada día que permanezca en activo en la política española y andaluza es el doloroso triunfo del cinismo. Es dar la razón a César Molinas cuando les describía como élite extractiva. Es por todo ello que, siendo simple ciudadano, debo exigir su dimisión, ahora mejor que dentro de un rato, y hoy mucho mejor que mañana. Dimita usted de sus cargos y vuelva a la vida privada a defender su segura honradez. Y si no lo hace, exija de usted la dimisión quien este poder tenga, llámese partido socialista o su socio de gobierno en Andalucía. Por no tratarse de cuestión baladí, sino de pública decencia. 

1 thought on “Por no tratarse de cuestión baladí, sino de pública decencia.

  1. Anónimo says:

    ¿Dimitir Viera…? ¡Imposible, es un político español! Aquí los políticos no dimiten jamás, hay que "dimitirlos", revocar su supuesta representación popular. Y, además de político español, don Viera es un adicto a la mamandurria que conoce demasiados secretos de Chaves, de Griñán y de otros optimates del PPSOE. Si habriese la boca, el mundo temblaría, la "cosa nostra" se debilitaría. No, hombre, no. Habrá que mantenerlo ahí hasta que demuestre padecer Alzheimer, fallezca (de muerte natural, o no), o la Magistrada Alaya lo obsequie con unas largas vacaciones pagadas en El Puerto II. Porque Alcatraz, desgraciadamente, fue clausurada hace muchos años… El tiempo nos lo dirá.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde