fbpx

Operación Topo

Bueno, ahí lo tienen. Parecían tontos… ¿No? Parecían lelos, soberbios, ensimismados. Montados en la creencia irrebatible de que la tierra de Felipe Santísimo les pertenecía por derecho divino, que les sería siempre fiel, que podrían vender cualquier burra, la que fuera, que este pueblo iría sumiso y obediente a las urnas a confirmarlos en el paraíso y a confirmarme que no teníamos remedio. Luego vinieron los sondeos. Caída libre. Pero no podía ser, era mentira. Esta es la tierra del Santo de Bellavista bajado a la tierra con los panes de los alemanes, para que el sufrido jornalero disfrutara sin precisar hacer correr el sudor de su frente. Los sondeos eran mentira, ya veréis. Luego vino el guantazo del 15-M. La cruda realidad. El Santo no estaba ni se le esperaba y los de siempre volvían para hacerse con las alcaldías de todas las capitales de provincia y ciudades mayores, amén de infiltrarse en muchas medias y menores y quedarse con cinco diputaciones. 
Y vuelvo a lo del principio. La bofetada fue inesperada. Le llamaron tsunami. Repito lo dicho: parecían lelos, soberbios, ensimismados. Es la crisis, la crisis. Y de ahí no salían. Pues id saliendo, como miles de cargos del partido de toda España que ahora vagan sin puesto, oficio ni beneficio. Un verdadero ERE por la fuerza de los votos. 
Pero ya han despertado. Al menos los de la tierra del Santísimo Felipe. Cónclave del cague. Todos juntitos muertos de miedo. El año que viene, todos a la calle (http://tontosantajusta.blogspot.com/2011/06/el-tsunami.html). Simple… ¿En qué se va el gasto de la Junta? “El cincuenta por ciento es la Sanidad”, responde otro de inmediato. O sea, quien controla la Sanidad, controla el gasto y quien controla las perras tiene el poder. 
Y así se pergeña la Operación Topo. Porque la pérdida del poder se da por descontada. Y más viendo los coqueteos de IU en Extremadura con el PP. Pero si retenemos el poder subterráneo en Sanidad a la espera de tiempos mejores, mantendremos el esqueleto de la organización intacta. Y ahí se constituye el Decreto de Unidades de Gestión Clínica. En la práctica, una paraadministración sanitaria entregada a gentes nombradas a dedo como cargos de confianza con poderes inmensos, absolutos en sus áreas respectivas. Los antiguos servicios clínicos. El Decreto los fortalece, los blinda, los inmuniza, les da competencias extra y los deja ahí puestos, antes de la segunda ola del tsunami que se espera por marzo del 2012. Por cuatro años. El tiempo justo para que nada cambie en lo sustancial mientras que la anomalía, el paréntesis en la política andaluza se disipa. 
Pero claro, todo esto es muy frío. Si yo digo que dotar de plenos poderes a un señor de elevada filiación política en la Europa del siglo XXI en un servicio clínico, al ciudadano común le parecerá un problema interno. Es por eso que hace tiempo que pensé que era mejor hacérselo sentir en vivo y en directo. Si el tema les interesa, les ofrezco mi primera novela, que versa fundamentalmente de esto. Consíganla gratis en el enlace a continuación:

http://www.bubok.es/libro/detalles/197444/KOL-Lider-de-Opinion
Y si quieren referencias de los primeros lectores, pueden picar en el enlace a continuación:
http://tontosantajusta.blogspot.com/2011/05/los-lectores-comentan.html

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde