fbpx

Los Eventuales frente a la Eterna

Señora Presidenta de la Junta de Andalucía;

Soy el que le escribió lo de 37 horas y media. E imagino que me ha leído. Porque me consta que tiene usted excelentes orejas – no se lo tome por lo literal, me refiero a sus servicios de información, oiga -. Así que me doy por presentado.

Vamos por partes. Usted no tiene un pajolero gordo para personal sanitario. Para otras cuestiones usted sabrá, que esas cosas se saben muchos años después, como los trapos sucios que les está sacando la jueza Alaya. Pero ahora parece que no. Ni un gordo. Tiesa como una mojama para contratos. Lo que sí se ha echao encima usted misma son las elecciones. Y ahí se la juega. Luego volveré a por eso, aunque no es precisamente lo mío.

El caso es que como tiene elecciones, es tela de impopular y poco vendible tener a un porcentaje del personal sanitario – y lo más joven, por cierto – al setenta y cinco por ciento de sueldo y tiempo – o menos -. Todo en imaginativas fórmulas que se le han ido ocurriendo al equipo de María José Sánchez Rubio y su predecesora que por ahí tiene haciendo números. Lo que viene a recordarme un poco a los minijobs de Ángela Merkel, pero en Sanidad: un toma esto, hija, dos perras chicas para ir tirando y hacer méritos, que ya veremos más adelante. Y la chica se ilusiona con que algún día, por ahí por los cuarenta, tendrá un puesto al 100% que consolidará luego, pasada la cincuentena. Una ilusión, oiga. Qué buenos que son estos gobernantes. Así da gusto.

Venga, los ponemos al cien por cien y así me gano algunos votos. Pero, ¡Vaya por Dios!… No tengo un gordo – para esto, ya digo -. Reunión del sanedrín en la Consejería. Solución: ponemos al cien por cien… a los estructurales. Fumata blanca y sonrisas complacidas. Ole sus santos güevos.

-¿Y eso de estructurales qué coño es? – pregunta el más joven del sanedrín con cara de gilipollas.
-Las plazas previstas en plantilla, idiota – le espeta uno de sus mayores con jeta de mala leche.

Y entonces se hace el silencio en el gran consejo. Unos se mesan las barbas ensortijadas y otras juguetean con sus collares de fantasía. Otros aprovechan para mandar un whatsapp – es que las reus son una coña, oiga – y otros ligan con los pies bajo la mesa. Pero nadie se atreve a decir la terrible realidad: que hablar de las «plazas previstas en plantilla», en Salud, es como hacerse a la mar con el parte del fin de semana pasado. Que aquí pone que hace bueno, pero nosotros sólo vemos unos nubarrones más negros que la deuda griega. Que desde que se redactaron las plantillas se han jubilado unos, se han muerto otros, se han amortizado tela marinera de plazas, y tenemos esto de aquí que se está cubriendo de esta manera, pero constando de esta otra. Un apaño – y el que se chive a la Alaya lo capo, ¿Ta claro? -.

Y lo malo – o lo bueno, según se mire – es que la máquina renquea, pero funciona. Funciona hasta que llega alguien y mete la gamba. Y mete el patón porque a la señorona de San Telmo se le ha ocurrido convocar elecciones por nuestro bien y el de la Santa Madre Iglesia, porque había inestabilidad – o porque la creó ella para justificarse – y ahora queda putamadre decir que pone a los eventuales al 100%, pero sin tener una gorda, y sin saber cómo funciona la cosa por abajo. Y la cosa funciona como malamente puede, con leyes del tiempo la nana, con un procedimiento administrativo obtuso y – sobre todo – con carros y carretas de buena voluntad. Cuando la hay, que es otro cantar

De aquellos polvos – y ahora sí se lo toma usté en sentido literal -, estos lodos: aparecen unos misteriosos elefantes de la Gerencia del SAS que entran en una cacharrería donde parte es eventual y parte no, pero la parte que sí lo es, Dios sabe en qué concepto está y cómo coño se renueva. Ahora, de repente, se les ocurre tirar de bolsa de empleo – a buenas horas, mangas verdiblancas, que bien acostumbrados nos teníais a que hicierais de mangas capirotes -. Y todavía andamos muchos intentando comprender qué bolsa han cogido para las valoraciones, si la de la bolsa o la vida o la bolsa de Wall Street, que el resultado parece el hundimiento de Lehman Brothers en versión SAS-cutre. Claro que es que andando el SAS de por medio, difícilmente podía salir la cosa demasiado fina.

Que le cuento a usté, Susana, que a resultas de sus decisiones, unos eventuales cesan sin tener que cesar y otros entran sin criterio ni razón, y se genera lo que se está generando: un shosho como un bizcosho sin que nadie dé explicación y sin que usté ponga firme a nadie. La víctima: el ciudadano de a pie, que encuentra la desorganización de lo que a duras penas estaba medio organizado. Y si el cacao afecta a los servicios de Urgencias y estamos atravesando lo que ustedes llaman «pico de demanda estacional», podemos utilizar adecuadamente el manido término «tormenta perfecta». O sea, galerna con paquebote oxidado y capitán bisoño. Y por si fuera poco, nos quedamos sin combustible. Como se dice en Triana: «Ar carajo«. Creo que le suena.

Porque mucha gente podría tentarse con la idea de que esta guerra la luchen los eventuales, que bastante tienen ellos con sus miserias de cada día. Y yo les digo que eventuales somos todos, que rescatemos el viejo dicho de que en «esta vida tan ashushá, tamos tós de prestao». Se lo voy a poner desde mi punto de vista: tengo lo que se llama una plaza en propiedad. Pero me quedan quince años para jubilarme. ¿Eso qué quiere decir? Pues que en esto uno es un eventual. Como estos chavales. La gente que me voy a encontrar cuando me jubile y vaya de enfermo y no de médico. Así que mejor que vaya usted, el otro y el de la moto pensando que el problema de esta chavalería es su problema. A ver si alguno se va a pasar con los gin-tónics este finde y se encuentra la puertaurgencias bote en bote. Y el eventual de turno, de los nervios. Y le manda un enema – o le pincha la raspa – en vez de mandarlo a casa, a dormir la mona.

La que no se ve de eventual es usté, Susana. Usté se ve de eterna e insustituible, como Evita Perón, que en paz descanse. Por un sortilegio rarísimo de ésos que se ven en la Historia de higo a breva, ustedes se instalaron en Andalucía e hicieron de la eventualidad permanencia. Por eso comprenden tan mal a mis chicas. Para ustedes todo es continuidad e inmutabilidad. Tranquila, no seré yo el que les niegue la legitimidad de sus victorias electorales ni el que le diga lo de régimen ni lo de cortijo. Están ustedes donde están por el voto de los andaluces, una vez tras otra. Por eso se les ruega que ya que su victoria parece inevitable, que evite la mentira descarada o la hipocresía. Que evite la corrección política o el doble lenguaje. Que hable con claridad y diga a los chicos que se acaban de presentar al examen de interno residente que esto es lo que hay por los siglos de los siglos, amén. Que son puta carne de cañón, como dije en un recientísimo post, y de los que se espera poco más que el ora et labora. 

Y esta es la socialdemocracia, versión esquina de aquí abajo. El bienestar. Los servicios públicos. Que cuando lleguen los otros será sin dudas el Sálvame sin Luxe, ¿No? Pá echarse a temblar.

Y sin embargo, dice mi amigo Atencia que usted está cagá de miedo, Susana, y no se me mosquee con mi espontaneidad castiza. Que ha convocao de purita jindama al coleta, que tiene usté muchas criaturas que mantener colocás, y no precisamente la que lleva en el vientre – Dios le reserve el más venturoso de los alumbramientos -. Se me ocurre que el cangue es mal consejero y las medidas que estoy viendo me lo están corroborando. Quiere contentar a Dios y al diablo, siendo católica practicante. Mal asunto. Esto podría terminar como el rosario de la aurora o, como dije en su momento, en un tsunami de cojones. Tienen ustedes mal precedente con los socialistas griegos o los italianos, aunque ahorita pueda ganar un partido de la liguilla. No me desprecie con sorna ni preste oído ligero a quien la halague con que esto es un exabrupto canalla de la marginalidad. Paséese por las redes y vea cómo tiene a la sufrida casta sanitaria – gente idealista y entregada -: quemaíta-carbón. Exhausta p’al arrastre.

Dice un proverbio chino: «no pises la cola del ratoncito; puede que le crezcan colmillos a fuerza de pisotones.»

El consejo es gratis.

@frelimpio.

24 thoughts on “Los Eventuales frente a la Eterna

  1. Anónimo says:

    No soy anonima ,me llamo Concha Garcia Mendoza enfermera centro de salud San Pablo.

  2. Anónimo says:

    Soy enfermera de primaria.
    Mas claro no se puede decir,estoy totalmente de acuerdo con lo expuesto.
    Animo y gracias en nombre de todos mis compañeros que se encuentran en esta situación .

  3. Federico Relimpio says:

    Haces bien en dudar, Daniel. Pero no se trata del todo o nada. Un simple retroceso para darles una amarga victoria – una victoria con mayoría incómoda – sería suficiente. Para los demás podría ser una dulce derrota.

  4. Federico Relimpio says:

    La venganza vendrá en las municipales. Más adelante hay más. Esto está la mar de divertido. Quien siembra truenos, recoge tempestades.

  5. Anónimo says:

    El timo de que en marzo van a subir los contratos al 100% es magistral. Sólo van a subir a los estructurales, desde le uno de marzo. La nómina de marzo se cobra a finales de mes, cuando hayan pasado las elecciones y alguno descubrirá que ha trabajado al 100% y cobra el 75%. ¡Inocentes!

  6. Ana says:

    Ejemplo aclaratorio por si no queda claro el timo de los contratos al 100%: donde antes había 8 al 75%, pongo 5 al 100%. Proclamo a los cuatro vientos que hago contratos al CIEN POR CIEN, y me ahorro un 16% ¡tachín!

  7. Federico Relimpio says:

    Gracias!! Es que mis intimidades no se las dejo a cualquiera. Soy de la escuela antigua. La relación médico-enfermo y esas cosas pasadas de moda.

  8. Anónimo says:

    Ole tus c…. Soy tu cirujano y admirador. Sigue asi. Pepe sg

  9. Federico Relimpio says:

    De nada, aquí estamos para eso. La regla se confirma con la excepción y aquí se presenta un propietario que no se olvida de sus primeros contratos renovables, exclusivista que soy que recuerda la vergüenza de la exclusiva – eso es otro post -. Carguillo no tengo ni voy a tener, después de lo escrito. Pero eso es una opción de vida.

  10. Federico Relimpio says:

    Recibo el abrazo y devuelvo otro. No sé lo que va a salir, pero una cosa tengo clarita: que no nos hagan propaganda. Son y serán lo que hay. Pero lo que hay es un puteo.

  11. Federico Relimpio says:

    Después de 26 años de trinchera, el que no soy joven soy yo, wapi. Y de nada, a mandar. Que aquí tamos para eso y pa más todavía.

  12. Francisco Marquez says:

    En Andalucía hay mucho miedo a salir de la zona de confort de la sopa boba que nos han suministrado 30 años de poder omnímodo por un partido que amaga y no da. Aun seguimos siendo el culo de Europa y de España. El sistema sanitario público funciona gracias a los bajos sueldos de la "casta sanitaria" y a la vergüenza torera de dicha casta. Los hospitales y centros de salud están plagados de gerentes-elefantes que son "médicos-no médicos" . Entran en los centros con fecha de caducidad, con polítiquillas cortoplacistas, desmantelan o desestructurn servicios sin alternativas claras ni profesionales, cumplen consignas del gerente del SAS de turno y este, mientras mas se acerca a la cúpula del poder, mas "huele". Y los médicos, considerados socialmente como la profesión mejor valorada y a la vez con imagen de que ganamos mucho dinero, -jaja-, somos un colectivo sin norte ni Unión. El adjunto propietario se "olvida" de sus compañeros "eventuales", el no exclusivista del exclusivista y viceversa, el que ocupa carguitos a dedo de los dirigidos y sufridores de abajo, Aun esta por salir el líder que nos aglutine en torno a lo que nos puede unir: la defensa de la dignidad profesional y de la sanidad pública de verdad y no de boquilla electoralista. Dicen ser de izquierdas y defender la sanidad pública pero en la práctica se la están cargando y el deterioro está llegando hasta no se sabe donde…o ¿si se sabe?

    Enhorabuena por el post, Federico. Sigue así. Te seguimos muchos porque pones sentido común y gracia a problemas grandes y concretos.

  13. Eugenio Fernandez says:

    ¡Chapeau, Federico! Hablando alto y claro, como siempre. El día que se destapen los chanchullos del SAS, lo de los ERE va a parecer una trampa jugando al Monopoly.
    Un abrazo, compañero.

  14. Madre Mundina says:

    Claro, satírico, explícito, me ha encantado. Y me halaga que nos veas tan jóvenes. Algunos hemos terminado hace 12 años tras un mir y las únicas oposiciones q han salido aprobadas, pero aún así vivimos el calvario en el q nos tienen inmersos.
    Muchas gracias por tus palabras

  15. Madre Mundina says:

    Claro, satírico, explícito, me ha encantado. Y me halaga que nos veas tan jóvenes. Algunos hemos terminado hace 12 años tras un mir y las únicas oposiciones q han salido aprobadas, pero aún así vivimos el calvario en el q nos tienen inmersos.
    Muchas gracias por tus palabras

  16. Federico Relimpio says:

    El cadalso se llama urnas y va a ser difícil. Pero vamos a intentarlo. Creo que todos tenemos alternativas de uno y otro signo para no tener que votar a quien así nos trata y nos desconsidera. Pero lo fundamental es seguir hablando alto y claro. Ha llegado el momento de que sean ellos los que tengan miedo. Ellos sólo tienen un proyecto: se llama "ellos".

  17. Anónimo says:

    Lo que no me explico es que, teniendo en cuenta la gravedad de lo que aquí ha tenido lugar, no rueden cabezas. Los idus de Marzo ya están próximos, César…

  18. travis says:

    Explícito con realidad y humor quevediano, venga federico tengo ganas de verte en la tele a3.

  19. travis says:

    Explícito con realidad y humor quevediano, venga federico tengo ganas de verte en la tele a3.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde