fbpx

La Rebelión Sanitaria Catalana: ¿Hay Salida?

La cuestión es compleja, se mire como se mire. Como sociedad, nos hacemos viejos. La base, es decir, la juventud, es un estrato más pequeño que en épocas anteriores y ahora, por mor de esta maldita crisis que tardará en largarse, mayoritariamente desempleada, subempleada y, en todo caso, mal pagada. Nuestra sanidad es cara. Carísima, mire usted. Y sus responsables llevan ya un tiempo estirando el chicle y echando el freno. Lo que se llama “gestión”, tan en boga en los últimos tiempos. Los nuevos fármacos son carísimos. Y todos los queremos, aunque sus ventajas sean cuestionables o marginales. Claro, llega un político nuevo, ve las cifras, se aterroriza y saca la tijera… “¡Como sea!” Recortar o quiebra. Pero recortar en sanidad pública es – y nunca mejor dicho – dolorosísimo. Sobre todo cuando cunde la idea – probablemente muy injusta – de que los que manejan la tijera pertenecen a un estrato que no se aplica a si mismo tales rigores.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde