fbpx

La Pregunta que la Consejera de Salud no Contestó en Canal Sur

Ayer pudimos ver todos a la Consejera de Salud y Bienestar Social, María Jesús Montero, luciendo sonrisas, cintura y esgrima dialéctica en un programa bien preparado ad-hoc por la televisión del régimen. Falta le iba haciendo, a tenor de la huelga #EIR, por mucho que pretenda ocultarlo o matizarlo la prensa afín. Quiero dejar un comentario cortísimo, que me tengo que ir al curro. Cuestión álgida: cuando alguien le preguntó por la foto de Ortega Cano abandonando el HUVM entre sus doctores y le preguntó si realmente la Sanidad Pública es igual para todos, la mujer salió un poco por peteneras, pero airosa. Tablas desde luego no le faltan. Para eso le pagan. No dijo cuánto, aunque sí que se preocupó de soliviantar a la población soltando lo que cobra un #EIR, con datos discutibles. Que se me ocurre en mi maldad natural que venía al NODO-PSOE a eso. Salió de lo de Ortega Cano como pudo; que a ella tampoco le gusta, pero refleja que en la pública cabe todo, que ésa es su virtud, que cabe el torero y el carpintero. Pero no tocó una cuestión esencial. Lo pregunté en un tweet, pero no lo publicaron. Lo pongo aquí y ahora.

La foto que no sale, la que no saldrá nunca, es la de «ellos». Pregunto al ciudadano si ha visto alguna vez entrar por la puerta del común de los mortales, entre el olor a humanidad, a algún político de renombre. Yo no lo he visto al menos. Y bien que usan la Sanidad Pública. Porque, como bien dicen, en la Pública están los mejores. Pero la usan de modo especial. Sacan su maravilloso móvil y se les facilita la información privilegiada. Quién es quién y quién resuelve qué. Cuándo está tranquilo y cuándo puede verte. Sin olor a multitudes molestas. Y llegan a otras horas en sus coches con vidrios plomados. Precedidos de sus alfombras rojas y entrando por la puerta de atrás. Prescindiendo de todo trámite y de toda espera. Recibida por el director y el subdirector con una sonrisa de oreja a oreja, que vienen a presentarle, con toda cortesía, al currito de turno que, esta vez, ha sido descargado de todo trabajo para atender a alguien. Ése y no otro es su concepto de la igualdad, no se llamen a engaño. Pero que no es cosa de los nuestros. Para Esperanza Aguirre fue exactamente igual. Algo que, por lo demás, no es de ahora; fue reflejado en la grandiosa novela de George Orwell «Animal Farm» –ya mereció un post en su día – : «Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros».

Disculpen mi descreímiento. Son demasiados años con los mismos. Cuando me refiero a los mismos, me refiero a todos, a su forma de gobernar. Y conste que no soy antipolítica ni antipolíticos. Simplemente que creo, que exijo otro modo de hacer política por otro tipo de políticos. De otra catadura y de otro verbo. Tengo mis razones, noveladas. Para el que las quiera: http://www.bubok.es/libro/detalles/197444/KOL-Lider-de-Opinion

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde