fbpx

Graná me tiene contento

Graná me tiene contento. Y no lo digo en el doble sentido, tan propio de mi tierra, Sevilla. Aquí, cuando uno suelta una de esas, es que quiere decir la contraria.
Pues no, mire usted, lo digo en el sentido en el que se lee: que Graná me tiene contento. Contentísimo.
Y me explico, por supuesto:
Graná está rompiéndome dos supuestos con los que nací y con los que pensaba que me iba a morir.
El primero, que los poderosos hacen lo que les da la gana, ya puedes manifestarte, gritar o quemarte a lo bonzo con tus criaturas delante de su puerta. Que voceros tienen y tendrán para manipular la información, y presentarla en tu contra. Y almas mezquinas bienpagás hay por todos los rincones, dispuestas a repetir una y mil veces las mentiras de los voceros. Y contra eso, nada se puede. Sólo sonreír y mendigar benevolencia.
Ayer fue la jactancia de unos y hoy es la de otros, los que todo lo saben o supieron porque mayoría tienen o supieron construirse. Los que disponen que el AVE llegue a Graná antes o después o, peor, mucho peor, los que juegan a un monopoly mortal – porque de la Salud tienen el monopolio –, intercambiándose puertas de Urgencia con Hospitales MaternoInfantiles, pero por parches, ahora abro esto, ahora vayan ustedes por aquí, hasta que vengan los dineros para terminar, que la culpa la tiene siempre el gobierno central.
Siempre fuimos gente sumisa, gente de “esto es lo que hay”, que es a lo que me vengo a referir. Los de las pistolas eran otros. Los de la Diada y el gato al agua eran otros, también.
El segundo supuesto – para mí más vergonzoso -, va unido a la propia profesión de médico. Tipo individualista, oscuro, cetrino, entregao a los apuntes y a tu carrera de obstáculos solitaria. Incapacitado congénitamente para la acción colectiva y para mirar más allá de tus miles de dudas sobre un diagnóstico y las incertezas de una respuesta terapéutica. Un tipejo acobardao, acostumbrao a pechar con lo que le quieran dar, al chuleo sistemático de los mismos, los de antes, los que todo lo saben o lo supieron porque mayoría tienen o supieron construirse. Los del monopoly, y no me repito más. Gente que nos han tratao como si fuéramos el cáncer de la Sanidad cuando fuerzas no teníamos ni pa responderles, que estábamos en saliente de guardia, o casi.
Y lo mismo de antes, también: que los médicos siempre fuimos gente sumisa, gente de “esto es lo que hay”. Los de las buenas condiciones laborales estaban al norte de los Pirineos, que saben bien tirarse a la yugular del Président de la République, si hace falta.
Pero todo esto se está rompiendo en Graná. Un milagro, oiga.Del Albaicín al Realejo, de la Chana al Sacromonte, miles de ciudadanos tomaron las calles y, por lo que se ve, no las piensan abandonar. “Con la salud no se juega, Susana”, “Nuestros hospitales, dotados y completos”. 
Deja de inaugurar quirófanos en el Rocío con todo tu séquito, Susana, y cesa a los inútiles que juegan cínicamente con la Salud y el Bienestar de los granadinos. Dale a estos buenas palabras, si te atreves, o promesas que se las lleve el viento, maestra como eres en el manejo de los tiempos.

Y lo siguiente, digno de admirar, el liderazgo, la convocatoria: se acabó esta profesión ciega, sorda, muda y tonta, Susana. Esta profesión médica, amedrentada, cogida por los putos huevos, con la que habéis hecho un encaje de bolillos para esto y para lo otro. Esto no es un bloguero cabreado. Esto no son cuatro tíos con una página en Facebook. Tampoco es el SATSE o el sindicato médico filtrando hechos a la prensa o a la oposición. Ni mucho menos un simple novelista contando el nacimiento de las Unidades de Gestión Clínica y sus miserias. Esto es un líder de masas que te llena las calles de una ciudad por una causa justay grita hasta fundir las nieves perpetuas del Veleta, inunda el Guadalquivir de batas y votos, y llega hasta la Macarena, al Parlamento de Andalucía, a hacer lo que no se atrevieron los jueces: a expulsaros del pleno por todas las figuras delictivas habidas y por haber, y la peor de ellas: la soberbia y el cinismo.

@frelimpio 
PD2: Que el de la novela soy yo, por cierto (pausa para publicidad, y me disculpo, que merece la pena); se llama KOL Líder de Opinión. Pique aquí, si tiene interés en adentrarse en el lado oscuro de la medicina.
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde