fbpx

EREs y Guerrero: lo que sabemos y lo que no.

De lo de los de EREs fraudulentos y sus aderezos hemos sabido por activa y por pasiva, versión prensa adicta y prensa hostil. Típico sinvergüenza simpático, de tinte humano. Tenía para todo y para todos. Sólo un problema, claro. Que el dinero no era suyo – de él -. Era suyo – de usted -. De usted y de todos, quiero decir. Y que durante mucho tiempo – demasiado – este peculiar Baltasar paseó su cabalgata pasaíto de gin-tónics y coca, repartiendo caramelos algo a diestro, pero sobre todo a siniestro – tenías que ser afín al PSOE – a sus criaturitas, pero también a los de posibles. Y que nadie pidió cuentas o verificó informes. Nada. Su dinero – insisto, el de usted – en manos de un pretendido e interesado Robin Hood, repartido en medio de la exaltación de la amistad – o de la adhesión – sin que ninguno de sus jefes, adláteres u órganos de intervención, inspección o control de la Junta de Andalucía se enterara de nada o dijera ni mu. Parece una de esas pelis divertidas de las que uno sale muerto de la risa del tonto – el tonto en este caso es usted, que paga los impuestos -, pero de las que todo el mundo comenta: «bueno, la verdad es que no había por donde cogerla, ni quién se la creyera…»

¿En qué estará pensando ahora este hombre? Se me viene a la cabeza la famosa peli clásica, «Días de Vino y Rosas», moralizante como pocas. Dicen que está recluido, deprimido. Todo un demi-monde que le buscó y le aduló se aparta de él como la peste. Su compañero de francachelas, el chófer, va y lo traiciona. Ya dije en su momento que toda la cuestión de los EREs me sonaba a ajuste de cuentas interno en el PSOE de Andalucía. También he sostenido que el régimen del Sur fue siempre un caudillismo felipista, más propio de latinoamérica que de la Europa con la que muchos soñábamos. Mientras Felipe y Guerra fueron tándem, Guerra fue indiscutido; ponía y quitaba. Al divorciarse la pareja de hecho, Andalucía se mantuvo fiel al guaperas. Y cuando perdió el poder, esta tierra siguió fiel a su espíritu y a su designado, Manolo Chaves. Así se construye y articula el indiscutible PRI de las dos aguas. Y con testaferros como Guerrero, endulzando conflictos y comprando voluntades.

Claro que para el PSOE-A es un caso aislado. Un mal bicho en nuestra cesta límpida de buena gestión. Faltaría más. ¡Bicho, bicho!. Los consejeros ni sabían, ni debían, ni pudieron saber. Clase política española: espíritu de casta. Muy gorda la tienen que hacer para que te trinquen. Que me llega que va diciendo Guerrero que si larga caen Viera y Griñán. ¿Qué te lo impide pues? ¿Qué rumias en tu soledad? ¿Qué te impide tirar de la manta y que nos enteremos – a ochenta y tantos días de las andaluzas – de los vericuetos podridos de la administración andaluza?

Hombre de la noche, juega al póker. No tiene un farol, y arriba lo saben. Tiene cuatro ases. No, mejor: repóker. Que te tengo por los huevos, como se dice vulgarmente. Huele a pacto que apesta. Yo no largo y planeamos – juntos – un retiro dorado. Venga, desaparezco. Le largamos un pinfostio de folios a la Alaya y la enredamos. Si gobernamos con IU, no doy más la lata. Y si perdemos y gobernamos con el PP, tampoco importa. De ellos también tengo papeles. Que largue no le conviene a nadie. Esto se le atasca a la Alaya o al que sea y pasan tres o cuatro años. Una pena que no voy a cumplir, por falta de antecedentes, un veto para cargo público que ya se daba por descontado y una indemnización a la que haré frente con mi insolvencia. Pero, repito, el cómodo refugio hasta el final de mis días… ¿Hace?

Mis cosas, en twitter…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde