fbpx

En Busca de las Ilusiones

De nuevo impresionante Concha (http://www.elpais.com/articulo/andalucia/ilusiones/perdidas/elpepiespand/20101002elpand_4/Tes), tanto más cuanto viene a caer sobre un lugar del que tuve la triste ocasión de ocuparme no hace mucho (http://tontosantajusta.blogspot.com/2011/04/juventud-parada-frente-juventud-avezada.html). No hay nada y no va a haber. Bueno, yerro, pero me corrijo a tiempo. Hay juventud, energía, formación y ganas. Lo que no hay es país que entienda lo que pierde y lo que se pierde. No soy grande, como Concha, pero me voy a atrever. 
Concha, cariño, te falla sólo el título del artículo. Lo llamas «Las Ilusiones Perdidas», y no es justo. Después de degustar tu artículo infinito, tengo que intentar ver el vaso medio lleno, ponerme por un momento la piel joven y renombrar -con tu permiso – el artículo como «En Buscar de las Ilusiones». Porque si aquí no hay, hay que buscarlas, o escavarlas, o desenterrarlas, o pescarlas o extraerlas del fondo marino. En algún lado tienen que estar. 
Y porque, fíjate, Concha, todo tiene su lado positivo, aunque ahora sea difícil de ver. La vuelta de nuestros emigrantes de los sesenta de la Europa próspera de entonces trajo la idea de democracia o nada. No habría marcha atrás.

Ahora se van cerebros jóvenes de lápiz afilado buscando mejores terruños donde echar sus simientes. No extraña: les hemos preparado un erial, un solar degradado lleno de chiringuitos y búnkers donde no hay Dios que se abra camino. Se van, pero la vida sigue. Nosotros perderemos una década o dos, languideceremos en la inoperancia que heredamos de nuestros mayores y que no supimos cambiar. Pasarán décadas y los estudios históricos posiblemente lleguen a la conclusión, viendo los efectos de la Gran Depresión y de las inercias sociales, políticas y económicas de los siglos XX y XXI, de que la gloriosa transición española tuvo algo de cambio lampedusiano – y pido con ello mil perdones -. Pero el cronos inexorable predice jubilaciones y les emigrés volverán. Y esta vez no traerán consigo su fe en la democracia. Traerán consigo los esquemas de funcionamiento de Nokia, de Mercedes Benz, de Novartis y de miles de lugares donde se destila eficacia e innovación, vengas de donde vengas. Y se asentarán en las rancias estructuras del funcionamiento español. Y entonces, será inevitable que esos ojos españoles pasados por el extranjero se vuelvan con ingenuidad al jefe y pregunten: «Perdón, señor… ¿Y esto por qué?… No le encuentro el sentido…» Entonces y sólo entonces, sabiendo que esa pregunta rondaba en la mente de todos y no se hizo por esto o por lo otro, o por lo que ustedes ya se imaginan, o porque a este señor no se puede poner en evidencia delante del otro, y ese largo etcétera de cortijismos, territorialismos y testiculocracias – u ovariocracias, que haberlas haylas -, entonces veremos a dos o tres llevar sus manos a la boca para ocultar sonrisas, y algo nuevo, bello, bellísimo, se habrá abierto camino en esta vieja nación, necesitada urgentemente de abrir puertas y ventanas y permitir la entrada del aire fresco.

Mis cosas, en twitter: https://twitter.com/#!/frelimpio

3 thoughts on “En Busca de las Ilusiones

  1. Federico says:

    Se agradecen comentarios más constructivos, a fin de mejorarlo o modificarlo para evitar percepciones como la que acaba de escribir. Gracias.

  2. PSF says:

    Querido Fede: como siempre: ¡¡¡asombrosamente claro!!!. Tu libro me lo terminé hace tiempo, lo reeleido en el tren a la ida y vuelta de este congreso y por fín he reconocido a todos los personajes que retratas. Me da pena asociar a Rafael Sepulveda con tu persona pero lo comprendo y me veo reflejada en este personaje también. Lo que cuentas es tan real como de real es lo que vivimos a diario en este sistema sanitario nuestro. No me da ninguna pena reconocer a la delegada "putita" que con su atractivo intenta trabajarse al médico; de hecho, esas han proliferado mucho en los últimos 12 años y las he visto tal y como tú lo describes en uno de los capítulos (saliendo de la misma habitación que un médico); no me acongoja reconocer al jefe de turno afin al sistema y al antiguo, menos adscrito al sistema pero también vendido a otros intereses. Yo por suerte no he tenido jefes de esos A.D.G pero los podía haber tenido si me hubiera quedado en … Lo que más me chifla es que hayas sido capaz de escribirlo y publicarlo sin miedo a que te pongan verde en según qué foros. Que sepas que mis compañeros (todos los que han leido el libro) están de acuerdo contigo. No se como lo vives desde dentro porque no tuvimos tiempo para hablar de ello, pero sí que vi un cambio de aires con viaraje en otro sentido al conocer quien es "la nueva"…ya me contarás en qué acaba la historia porque a Rafael Sepúlveda aun le quedan años para jubilarse. Un beso.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde