fbpx

Elogio de una mierda

Me dice más de un@ que lo que escribo le importa una mierda. Que lo que digo le importa una mierda. Porque soy poco más o menos que una mierda. Que podemos aferrarnos a cualquiera de las acepciones de la Real Academia Española: 1 Excremento humano. 2 Excremento de algunos animales (casi lo prefiero… la acepción anterior huele peor; da más asco… ¿Qué piensan ustedes?). 3 Grasa, suciedad o porquería que se le pega a la ropa o a otra cosa (que a lo mejor por eso me dice mi mujer con frecuencia que voy echo una mierda; menos mal que por fin me aclaro). 4 Cosa sin valor o mal hecha (o sea, eso era. Lo que uno dice o escribe. Vale; ya voy llegando al meollo). 5 Persona sin cualidades ni méritos (bueno, eso debo de ser… El que es capaz de parir, idear o escribir lo contenido en la acepción anterior).

En cualquier caso, el rápido recurso al diccionario de la Real Academia (algo muy recomendable, por cierto), me trae luz y me pone en mi sitio. Todo lo que uno hace es una mierda. Todo lo que uno idea es una puta mierda. Porque eso de puta mierda es una categoría diferente de mierda: es mierda pública que comercia con su repulsiva esencia. Aunque cabe plantearnos cómo puede hacerse en tales condiciones. Pero no divaguemos, puta mierda. Eso soy. O eso hago, según Turján Pachá. ¿Turján Pachá? Nombre imaginario que en mi juventud asigné a todo aquel que poder tiene, sea el sargento de semana, profesor no numerario de la facultad de Medicina, jefe de turno de celadores o presidenta de la Junta de Andalucía.

Pues escribo esta boutade para reafirmarme. Para poner en valor a las mierdas de este mundo. Para decir algo así como: “un fantasma recorre el mundo: la peste de las mierdas” ¿Les gusta así, a lo marxista? Porque me quedan tela de años de mierda. Pero mierda feliz, oiga. Felizmente cagada y puesta en mi sitio. Que no hay cosa que más alivio da que una buena mierda. Y si no, prueben a no cagar durante una semana. ¡No señor! Cagar a tiempo es felicidad y la mierda es abono. Que cuando se está mal cagado, es como cuando se está mal follado – los granaínos saben tela del tema -: las ideas salen hechas una mierda. Así que me reivindico en mi papel de autor de mierdas. Porque prefiero hacer o escribir una mierda que ser un mierda – y el género cuenta, oiga -. Pensar o escribir algo sin valor, que usted desprecia, o incluso ser una persona sin cualidades ni méritos, es algo necesario. Como una buena mierda diaria. Pero ser un mierda… Ser un mierda es algo completamente diferente. Porque si usted lee esto y se le ocurre: “¡Valiente mierda!”, me acojo de nuevo al diccionario de la Real Academia: interjección vulgar que expresa contrariedad o indignación. Pero si, tras conocerme, se dice: “¿Será mierda el tío?”, dígamelo enseguida, que me preocupo.

Y… ¿Saben por qué les digo esto? Comida reciente con ex residente. Frase textual del / de la susodich@: “En el Servicio Andaluz de Salud, hacen sentir a todo el mundo que es una mierda…”

Claro que, desde fuera, el asunto tal vez sea difícil de comprender. Uno puede aportar su personal punto de vista:
“el mayor interés de la novela es que todo o casi todo lo que se dice en ella sobre la industria farmacéutica, los servicios regionales de salud de nuestro país, los que dirigen los hospitales y los centros de salud y los médicos, es cierto.” (Joaquín Lamela, sobre K.O.L. Líder de Opinión)

K.O.L. Líder de Opinión. Según algunos, una puta mierda. Según otros, la mierda que somos. Y según otros, si huele mal, es preciso asomarse al water. Porque alguno que otro se alivia y no tira de la cisterna; nos deja ahí el regalito. En Sevilla, en las librerías Beta. Y si no, van a su librero. Autor: Federico Relimpio Astolfi, editorial Anantes e ISBN: 978-84-939770-8-5

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde