fbpx

El Hundimiento.

Es el hundimiento. No cabe duda. Chacón se retira, pero no lo hace de motu propio. Porque no estaba ahí de motu propio. Esta chica aplicadita y trabajadora estaba designada, puesta a dedo. Era la encarnación de un proyecto. El proyecto de Zapatero.
Durante muchos, muchos años, el presidencialismo mesiánico de ZP ha fingido que el one era el líder indiscutido de todos los socialistas. Y así era mientras las cosas marcharon bien y todos llenaron el pesebre. Pero el congreso del 2000 y la deriva posterior dejó duras heridas, nunca cicatrizadas, entre la vieja guardia felipista – los que lo hemos sido todo en el partido y en España -, la viejísima y vapuleada subguardia guerrista – la esencia de la izquierda en el partido -, y estos niñatos de la nueva vía, investidos de la baraka divina y llegados al poder por la vía rápida e injusta, sin fajarse en la oposición, por obra y gracia de los errores y la acritud del del bigote.
Prietas la filas, dijo el cejas. Y prietas las filas mientras todo iba viento en popa. Pero vino la crisis y, peor que eso, un líder bisoño perdido en el laberinto de su propio mesianismo. Los enanos del paro crecen por todo el país buscando unos brotes verdes perdidos que alguien había visto por ahí, pero que nadie era capaz de encontrar. Y el cabreo general se traduce en sondeos en contra. Pero la soberbia se ríe de los sondeos. «¿Cómo van a ganar sin hacer nada?» ¡Pues como ganásteis vosotros, idiotas, acunando a las bases y esperando los errores del contrario! 
Y vino al fin el batacazo, el tsunami. El aparato andaba ya rebelde por los sondeos y había forzado la renuncia a la candidatura del one. Tras el trompazo éste reacciona como sabe: mantenedla y no enmendadla. Primarias y agotar legislatura. Pero el aparato ya no puede callar, motín a bordo. «De primarias nada, pajolero! ¿Crees que en la situación actual podemos escenificar una guerra interna?» El one ya no es one. Ni two, ni three, ni nada. Simplemente ya no es quién. Niña, que no. Que no te puedes presentar. Que se acabo lo que se daba. Que presentamos al fontanero de interior. ¿A ése? Lo que tenemos, mi niña, y p’alante, que ya habrá mejor ocasión.
¿Y tú, presidente? Me quedan días, si no horas. Ya no tengo autoridad, no tengo partido. ¿Cómo voy a salir así a Europa, al Debate del Estado de la Nación? Una cosa, sólo me queda una cosa que hacer… 
Buen tema para una novela, ¿Verdad? Algún día me animo y la escribo. Por lo pronto les dejo con las miserias de la medicina española contemporánea en descarga gratuita.

Enlace:  http://www.bubok.es/libro/detalles/197444/KOL-Lider-de-Opinion

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde