fbpx

El Dragón se Pone Nervioso

¿Son histerias mías? Puede. Le decía yo al Saltamontes que saldremos de ésta, que esto, con ser durísimo, no es nada comparado con la postguerra. Dos a cuatro años más para el reequilibrio macro y el saneamiento financiero – a nuestra costa, que todo hay que decirlo -, y reencaminarse a los dolores de siempre, espero que con alguna lección aprendida. Aunque, viendo el patio político, tampoco me hago muchas ilusiones acerca de la capacidad de aprender lecciones.

Saldremos de ésta, no se sabe a costa de cuantos suicidios más y de qué cicatrices sociales. Será otro país, con otra gente. Porque algunos ya no estarán – o no estaremos, que quién sabe – y vendrán otros nuevos. En fin, ya veremos, que lo dejo para otra entrada, porque hoy no toca eso. Hoy nos vamos bien lejos.

Y bien lejos, digo, porque me preocupa China. Me gustaría que alguna voz bien autorizada deshiciera o desmintiera todo lo que voy a decir. Si nos va a costar la sangre – o mejor, nos la van a extraer – recuperarnos de la burbuja financiero-inmobiliaria, imagínense el cacao-maravillao que puede pasar si revienta China. El mundo tiene sobradas razones para temerle. No al apogeo de su imperio, sino a su reventón. Razones:

1. Desde un punto de vista económico, un éxito sin paliativos. Capitalismo salvaje efectuado para beneficio de una élite en un país formalmente comunista. Rizar el rizo. De seguir así, primer país por PIB dentro de muy poco. Desarrollando I+D+I hasta, posiblemente, hacer ensombrecer otros rincones brillantes del planeta. ¿La verdad, detrás de todo ello? Es simplemente sorprendente. Si Karl Marx se levantara de su tumba, vería un país varias veces milenario, con masas obreras y campesinas paupérrimas y esclavizadas por horarios infernales y ausencia práctica de derechos, todo en beneficio de una élite corrupta riquísima perteneciente o perfectamente relacionada con el… ¡Partido Comunista de China! ¡Enhorabuena! El triunfo del maoísmo lleva a las masas al núcleo del siglo XIX, a lo más más duro de la Inglaterra victoriana – pero sin soñar siquiera tener el Parlamento y la prensa británica de entonces -. ¿Que es mentira? ¿Que es media verdad? Comentario abajo al canto, hombre…
2. Desde un punto de vista político, dictadura de mano de hierro. Que se lo pregunten a los tibetanos, a los activistas pro derechos humanos y a mil otros colectivos. Censura de internet. Pena de muerte en activo y sin control. Y Occidente bien calladito, que es cliente de importancia.
3. Desde un punto de vista internacional, actor emergente. Y con fuerza. A contar con China en todos los aspectos. En la ONU, en Oriente Medio, en cualquier parte. Oriente que, por otra parte, es crucial. Hasta donde llegan mis conocimientos, China no tiene crudo y consume, consume cada vez más. En una crisis petrolífera es parte singularmente interesada. China tiene comprada la deuda de todos. Condiciona la agenda de todos. Protagoniza ya tensión en Extremo Oriente con Japón y a ver en qué queda ahora la sempiterna cuestión de Taiwán. Escenarios ideales todos para protagonizar una huida hacia adelante nacionalista caso de de crisis interna.

Porque la puede haber. La crisis interna, digo. La corrupción y el desprestigio del partido y de sus cuadros es ya innegable. La postración y condiciones de trabajo del medio rural y de los trabajadores industriales – la hoz y el martillo – no son sólo cuestiones conocidas: poco a poco van siendo elementos de movilización. Poco puede hacerse ya por frenar la onda libertaria de Internet, donde se difunde que la farsa del comunismo chino sólo redunda en el engorde de los nuevos amos – esta vez a costa de todo el mundo, cómoda situación -. Por ello, una conmoción seria del statu quo, en un mundo que se recupera a duras penas de un colapso financiero, podría precipitarnos en una larguísima depresión, de consecuencias impredecibles.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde