fbpx

De Blindajes y Líneas Rojas.

Años 90: un fantasma recorre el nervio de la joven democracia española. Se concretan datos y pruebas de la autorización al más alto nivel de la guerra sucia contra ETA en el decenio anterior. El partido entonces en hegemonía política está implicado hasta el tuétano. La investigación correrá su curso y se casarán datos, cuentas y testimonios. Se concretarán acusaciones y el mecanismo teóricamente frío e implacable de la justicia terminará depurando eso del más alto nivel: un ex-secretario de estado y un ex-ministro del interior. Pero siempre cabrá la duda de si se trazó una linea roja que blindaba a un nivel aún más alto: el presidente del gobierno. Sea por lealtad, por no se qué promesas futuras o por lo que sea. Aquello que se llamó la X de los GAL pagó sólo con la sospecha y la responsabilidad política, al perder las elecciones. Hoy vive un espléndido retiro de millonario con los fastuosos pagos como asesor de energéticas – creo – derivados de los contactos establecidos en su época al más alto nivel. Tal vez en eso consista la política: delinquir al más alto nivel – donde la trama de relaciones es tan espesa que te hace inalcanzable para la justicia -, decidir al más alto nivel – donde puedas atribuirte todo el mérito del éxito, si quieres, y matizar tu implicación en el fracaso – y, por supuesto, retirarte al más alto nivel con una abultada agenda de contactos, datos y pruebas que te permitan una segunda mitad de la vida en el estanque dorado.

Año 2011: el mismo amor, la misma lluvia. Quiero decir, el mismo país, la misma Constitución y el mismo partido. Una terrible crisis económica, unida a la pésima gestión de un líder que practica el presidencialismo sin gustarle la economía y sin dejar que otros la hagan, se lleva por delante la imagen y la credibilidad de dicho líder, de su gobierno y de su partido. De modo casual – ¿Creen ustedes en las causalidades? (http://tontosantajusta.blogspot.com/2011/03/garganta-profunda-en-sevilla-o-uno-de.html) -, le aparecen en el juzgado datos, fechas y cuentas de lo que se nos va apareciendo cada vez más como la punta del iceberg del puerto de arrebatacapas de un sistema cleptocrático y clientelar, hasta ahora bien oculto, destinado a apuntalar a una incontestada nomenklatura agarrada al pezón de una comunidad autónoma, de los fondos europeos y de las transferencias del estado central. Las acusaciones de sustancian, consolidan y amplían. 
Reacciones varias: Manuel Chaves: “Son cuatro o cinco los socialistas implicados.” (http://www.elcorreoweb.es/andalucia/117321/chaves/asegura/solo/cuatro/cinco/socialistas/cometido/irregularidades/caso/ere). Venga hombre, pelillos a la mar. El grupo socialista en el Parlamento Andaluz se niega a una investigación, “porque lo que quiere el PP es una causa general al socialismo.” (http://www.elmundo.es/elmundo/2011/03/03/andalucia/1299172560.html) Para eso están los tribunales de justicia, que ya se sabe, lo atascan todo y así nos plantamos en 2017, cuando nadie se acuerde de esto. Y ya, lo mejor, hilando con lo del principio, la noticia aparecida hoy nada menos que en un diario nada sospechoso de conservadurismo: el PSOE blinda a los ex consejeros del caso ERE (http://www.elpais.com/articulo/espana/PSOE/blinda/exconsejeros/caso/ERE/elpepuesp/20110305elpepinac_11/Tes).
Enlazo con el comienzo y establezco una conclusión general: una de las perversiones del sistema constitucional vigente en España es haber creado de facto un régimen especial para la clase política – la nueva aristocracia, de hecho -. Y cuando hablo de clase política me refiero a los altos cargos, por supuesto. Véanlos como hablan, tocados por la divina baraka, por encima del bien y del mal, protegidos por mil blindajes, líneas rojas, a diez metros del suelo, sin oler la peste a humanidad que usted y yo emanamos, pero alimentándose -¡Y cómo! – del flujo incesante de nuestros votos. Creo que es hora ya de que la sufrida multitud que somos, con nuestras llagas pestilentes, nuestras muletas y nuestros andrajos, nuestros hijos piojosos y nuestras hipotecas pesadísimas, todos juntos caminemos hasta el Olimpo que alimentamos para llamar a la puerta o si no derribarla, y decir a esa alegre orgía de dioses y diosas (que ahí si que funciona la paridad) que la tullida vaca está hambrienta y harta de ser esquilmada. Sería hora de que se les viera con el mono de trabajo y la suciedad de grasa en las manos, a pie de obra y oliendo a sudor, como nosotros.
Algún día, todos estos tejemanejes darán carnaza para una espléndida novela. Me gustaría talento y ganas para escribirla. Mientras tanto, les dejo con mi novela acerca de las miserias de la medicina pública contemporánea, entre la industria farmacéutica y la presión de la gestión sanitaria – la política, al fin y al cabo -. El e-Book es gratuito. 

Enlace: http://www.bubok.es/libro/detalles/197444/KOL-Lider-de-Opinion

1 thought on “De Blindajes y Líneas Rojas.

  1. Anónimo says:

    No está nada mal Fede. En vez de ponerme a escribir yo sobre las cosas que comenteas, simplemente te he leído y ya las doy por dichas… Fdo.:Anguix

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde