fbpx

Curioso Consenso.

Ayer fue la noticia del día en varios diarios y cadenas de radio: que si la derecha nacionalista de Cataluña va a pegarle un tajo sustancial a la paga de Navidad a médicos y enfermeros. Me comentaron – no tuve ocasión de escucharlo personalmente -: ola de comentarios reprobatorios en varias sintonías de radio de derechas. Que si los médicos españoles están muy mal pagados. Que si las condiciones laborales son pésimas. Que si no hay relación alguna entre lo prolongado de su formación, su altísimo nivel de responsabilidad y estrés y lo escaso de sus retribuciones, para que encima se las recortaran. Chungo, me dije, discurso nuevo… ¿Desde cuándo a las emisoras de la derecha les interesa lo poco que se les paga a las tristes y raídas batas blancas? Rasqué un poco y hallé la respuesta: tras el discurso de los comentaristas subyacían otros comentarios, como que los catalanes no tenían que tirar el dinero en inútiles embajadas en el extranjero, en el pastón que les cuesta su canal de tele autonómica o el dineral que nos gastamos en traductores en el Senado por su culpa. Ya decía yo que de esta gente no podía esperarse otra cosa.
Así que, ni corto ni perezoso. me cogí la edición digital del diario nacional más a la izquierda de los que conozco y busqué la cobertura de la noticia. El hecho era el mismo, ni más ni menos. Sin matices diferenciales respecto a lo informado por las sintonías de radio de la derecha. Lo más interesante vino luego, en los foristas al pie de noticia.
Todos los aficionados a seguir la versión digital de los periódicos conocen que los foristas son una especie peculiar. Suelen estar encapuchados por un nick, nickname o alias, apodo que les permite un perfecto anonimato. Bajo esa máscara, pueden entrar en el diario de su elección y opinar sobre tal o cual noticia, a veces de modo civilizado y otras vociferando e insultando de modo soez a cuantos no compartan su versión, tendencia u opción. Tal es la situación que, en el mundo actual, es la política de algunos medios revisar las condiciones del anonimato.
Hecho este inciso, debo destacar que me sorprendió ver en los foristas de la noticia del día en el diario de izquierdas una actitud general de apoyo a los sanitarios en general y a los médicos en particular. Parecía que aquí también existía un consenso respecto a la idea de su escaso sueldo – ya rebajado en 2010 – respecto a sus múltiples deberes y obligaciones, sus estreses y sus dilatadísima formación. Ni una palabra cuestionando que hay quien no cumple, quien llega tarde, quien se dedica a leer el periódico o trata mal a sus pacientes, como he leído frecuentemente en otras ocasiones. Sí destacan algunas voces que vienen a señalar el campo abonado ya existente para favorecer cada vez más la emigración como única salida digna, particularmente para los médicos jóvenes en mala situación laboral (http://tontosantajusta.blogspot.com/2011/04/juventud-parada-frente-juventud-avezada.html).
No salgo de mi asombro. ¡Cómo ha cambiado el patio en treinta años! Antes éramos unos señoritos, unos privilegiados, se nos denominaba «la clase médica» y se nos contemplaba con una especie de rencor, envidia y cabreo. Se recuerda siempre la frase de aquel responsable del PSOE que soltó aquello de que «no pararía hasta verlos en alpargatas». Lindezas de aquel tipo hubo muchas en aquella época. Pues bien, enhorabuena, labor cumplida, más o menos. La socialdemocracia española, con sus matices, encontró o valoró a los médicos del mismo modo en que lo hizo el franquismo con los maestros. Con la diferencia, claro está, que estos últimos tuvieron un partido que hizo de la educación un objetivo – ya otro día hablé de sus resultados (http://tontosantajusta.blogspot.com/2011/09/de-la-educacion-publica-en-espana.html) -, mientras que los médicos de la Pública sólo pueden esperar alivio de una baja, de una invalidez, de la jubilación – el que llegue -, del pluriempleo – el que aguante -, o del billete de avión y el pasaporte – el que le eche valor -.
Ha tenido que tener cada obrero un sobrino, un hijo o un conocido que era alumno aprovechado en el cole y que se dejó luego los ojos entre el flexo y los apuntes para terminar zascandileando con empleos precario y viendo recortarse el sueldecillo. Ha tenido que envejecer toda una nación para que, al ver que lo mejor de su chavalerío de bata y fonendo se comienza a pasar tardes enteras viendo ofertas de trabajo en inglés en internet, tiemble pensando en quién o quiénes nos van a cuidar. Y entonces, sólo entonces, va rompiéndose un tabú del que hablábamos con vergüenza desde hace treinta años: que esto no está pagao, que los sueldos son de miseria. Un debate que han negado sistemáticamente políticos – especialmente los socialdemócratas – y los medios de comunicación. Un debate que ahora toma ya la calle, ya que el profesional fue prácticamente incapaz de tomar Sol para expresar su indignación.
Y lo más terrible de todo es que ya no damos ni rabia, ni envidia, ni coraje, ni respeto, ni confianza, ni rencor, ni miedo, ni nada de nada… En todo caso damos lástima. Eso, lástima. Pobres gentes, hartos de estudiar toda la vida por cuatro perrras mal pagás en dinero blanco, para que encima vayan y les peguen a la mínima.

Enlace: http://tontosantajusta.blogspot.com/2011/04/medicina-espanola-tiempo-de-cambio.html

Mis cosas, en twitter: http://twitter.com/#!/frelimpio

7 thoughts on “Curioso Consenso.

  1. Antoñitoooo, sube parriba dijo... says:

    Por cierto, mi padre también me ha dicho más de una vez: "todos los totalitarismos son malos".

    Preciosa foto la de su padre con la Vespa.

  2. Antoñitoooo, sube parriba says:

    Antes de nada, tenga usted seguro que somos muchos los que les tenemos respeto a los médicos y entendemos el maltrato en muchos sentidos que les han propiciado algunos delincuentes que tenemos gobernando el destino de Andalucía y del resto de España, en sus variopintas e infladas administraciones.

    A todo ello podríamos sumar la dejación de funciones del sindicalismo que se ha dedicado a poner la mano y a aplaudir los recortes laborales, especialmente, desde mediados de los noventa hasta la fecha actual. Ahora empiezan a moverse (falsamente) y (lógicamente) nadie se lo cree.

    Pero lamentablemente, el retroceso experimentando en las condiciones laborales no sólo ha castigado a los que cuidáis de la salud, se extiende a toda la población. Y se ceba inmisericordemente con aquellos jóvenes que optaron por el esfuerzo y el sacrificio de prolongar sus estudios con la idea de un futuro mejor.

    Sepa usted que me ha gustado siempre mirar hacia delante pero, sinceramente, añoro los años ochenta, pues aunque había paro, el sueldo medio era tres veces el actual. Con el te podías permitir de vez en cuando algún "lujo" como parar un taxi para que te llevara a casa, comer los domingos fuera, ir al cine a ver algún estreno, comprar algún que otro disco o libro, comprar diariamente el periódico, suscribirte a alguna revista…suscribir una hipoteca de 30.000 pesetas al mes (de 15 años). Esto para la mayoría de la población de mediana edad se acabó y la joven que consiguió emanciparse tiene una condena de al menos 40 años que les deja poco para aventuras, poco para VIVIR.

    Es el tipo de engendro-estado que hemos permitido que se desarrolle de espaldas a la ciudadanía, la falsa moneda que llegó de Europa o, más bien, la gran mentira europea, el pestilente y amordazado poder judicial que tenemos y la invasión de rateros que sufrimos en todo el planeta, que se reproducen exponencialmente, que no tienen fronteras, ni límites a sus fechorías.

    Bueno, me voy… que en estos foros se le suelta a uno la lengua.

    Muchos ánimos.

  3. Anónimo says:

    Pues no sé como estarán los sueldos en otras especialidades , pero mi padre es Anestesista y el en dos tardes en la privada puede llegar a cobrar lo que yo en un mes y que conste que mi sueldo está por encima de la media española.

  4. Anónimo says:

    Soy el anónimo de antes. Por cierto, no se metan ustedes en el saco de "los sanitarios", ustedes no son "sanitarios" son Médicos.
    La situación insostenible es la de los Médicos, otros colectivos "sanitarios" que sí están bien pagados.

  5. Anónimo says:

    EStoy totalmente de acuerdo con usted. No soy médico ni tengo nada que ver con ellos, pero los médicos cobran una miseria en España. Es un escándalo la tarifa plana que se ha implantado en el mercado laboral español. A los ciudadanos hay que hacerles entender (pagando, claro) lo que cuestan las cosas.
    Lo que no se paga no se valora.

  6. Anónimo says:

    Estimado Federico: sintiéndolo mucho, creo que la mayoría de la población no comparte esa visión del médico. Creo que tras tantos años de maltrato institucional, al médico se lo ve, y perdone si soy duro, como una especie de "Untermensch" al que todo se le puede exigir, a cambio de nada, da igual los modos. Se le puede atacar a placer, se le puede tratar con la punta del pie, puede exprimírsele en jornadas asfixiantes, ¡Y a precio de saldo!El mismo sueldo que al celador o incluso menos. Si se quejan del sueldo, los ponen a caldo. Si se quejan del horario infernal y de la presión asistencial, los ponen a caldo. Si van a tomarse un café rápido, los ponen a caldo. Si tardan un poco más en la consulta, los ponen a caldo. Si se va a comer en diez minutos, lo ponen a caldo. Si se va de urgencias tras 24 horas sin dormir, lo ponen a caldo. Y si no le da la baja o no le manda al especialista o le hace la prueba más peregrina, ¡Agárrese el pobre o la pobre desventurad@ donde pueda! Triste realidad.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde