fbpx

Cuidadoras… ¿Esclavas?

De las pocas cosas buenas que tiene estar en crisis es que, día sí, día también, la prensa te trae retratos descarnados de la realidad. Retratos que, por otra parte, no son consecuencia de la nueva situación económica que padecemos. Ahí estaban antes, causando el mismo dolor. Pero nadie reparaba en ellos, entregados como estábamos al festín y al jolgorio. Por ejemplo, la existencia de cientos de miles de personas esclavizadas por el cuidado de sus mayores o dependientes, sin recursos para mejores holganzas. Computamos como paro o exclusión del mercado laboral la situación de éstas personas, con frecuencia también mayores y enfermas. Sin embargo, en realidad están haciendo un trabajo – e insisto, trabajo – difícil y penoso, pero beneficioso y humano, imprescindible para la sociedad. Si mañana se conectaran en redes sociales e hicieran una huelga para exigir un salario de cuidador, tendría que habilitarse por la vía de emergencia, desatendiendo o recortando otras partidas. Como país, demasiada jeta le hemos echado al asunto de la dependencia. Esclavas del cariño – porque en su mayoría son mujeres, y además pobres -.

Eso sí que sería reparar injusticias. Sacar de la oscuridad y la exclusión a varios cientos de miles, hacerlas autónomas, ponerlas a cotizar y que vayan sembrando para una pensión. Y, por cierto, cambiar la nada por un job – no un minijob -, con lo cual bajamos un punto o dos nuestra cifra de desempleo. Como por arte de magia. Dejar el subdesarrollo y el primitivismo, y dar pasos concretos hacia la civilización. Pero sin palabras hueras o elaboradas, por favor.

Mis cosas, en twitter…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde