fbpx

Crónica de un autogolpe. Sevilla, a cuatro de diciembre de 2010.

Se les escapa el poder. Es inevitable. ¿Quién remonta catorce puntos en las encuestas? Y para más inri, el resultado de las catalanas. Tal vez fuera el detonante, mira tú, quizás.

José Luis está sonao, no da para más. Está hasta arriba de medicamentos. No es el hombre. No es el líder. Sólo vale para dar mítines, y ya ni para eso. Todo iba bien en el 2006, con los dineros viento en popa y él venga a sonreír. Pero así cualquiera gobierna. Hasta la abuela del quiosco. Pero llegó el 2008 y el aterrizaje suave. Y luego los brotes verdes. ¡Si hubiera dejado a Solbes! Pero no, todo el poder para él, con su extensa experiencia en gestión.

Que ya no se aguanta, que no se tiene en pie… Sólo sostiene la sonrisa – tal vez la tenga fija con tiritas por dentro -. Venga palos: todos, la prensa internacional, los foros, la bolsa, el Sarzoky y la Merkel, los sindicatos… ¡El monigote pégueme!

Demasiado peligroso… Para los suyos, digo. Mira a Rajoy, qué tranquilo, cómo espera que le entreguen todo el poder… No hace nada, no dice nada…. Sólo sonríe y espera. Mientras peor, mejor. Rompe su techo en Cataluña: cuatro diputados más. Frota las manos y mira los ayuntamientos y comunidades autónomas. Pide elecciones, pero tampoco tiene prisa. Mejor es que José Luis se termine de quemar aplicando la política que él defiende, el ajuste duro y luego…. A aprovechar el cambio de ciclo económico en lo que se pueda…

Demasiado peligroso, José Luis digo… Mira el mensaje a los españoles: el PSOE arruina España y el PP la levanta. Y va a ser verdad dos veces, en el 96 y en el 2012, si no antes. Que PSOE es paro y PP trabajo. Que PSOE chufla y PP prestigio. Lo suficiente como para vacunar a una generación de españoles y a hundir al PSOE sin remedio. O al menos a este PSOE. O sea, a nosotros. Y a nuestro modo de vida, que otra cosa no sabemos hacer.

Y el movimiento se pone en marcha. Ya está puesto. Un rumor sordo se extiende por despachos, escaños, móviles, labios y oídos: delenda est Zapatero. Entrevistas y declaraciones públicas dirán de modo altisonante que sin duda ZP es el candidato de cara a 2012. Pero la corriente interna es bien diferente. Tras mayo de 2010 nada volverá a ser lo mismo. España está al borde de la suspensión de pagos y ZP ha de aceptar contrito un viraje en su política económica que deja en evidencia su falta de visión y de autonomía. Su falta de liderazgo y de capacidad, de modo simple. Sus hermanos de sangre, los sindicatos, escenifican una (¿falsa?) ruptura que huele a pacto soterrado y culmina en la huelga del septiembre. Pero ya nadie se cree nada. El reajuste ministerial de octubre es una sustitución encubierta. Precisamos un hombre fuerte, alguien con verdadera experiencia. Dejémonos de jugar con muñecas. Y necesitamos escenificar la fuerza.

***

El conflicto con los controladores se arrastra de lejos. Los superpijas del trabajo tienen cogido por los huevos al gobierno – y al país -. ¡Y ay del que les tosa! Pero el gobierno más izquierdista desde la transición quiere calzarse al club selecto. Pepiño lleva un año en la tarea y ahí va, ni p’alante ni p’atrás. Negociar con una élite superprivilegiada es complicao. Y ahí viene el plan. Damos un golpe de efecto. Los conocemos. Los tenemos calientes, cabreaos. Sabemos perfectamente qué van a hacer. Pues tauromaquia, que es la escuela de la vida. Enseñamos el trapo y que embistan.

El decretazo que los quiere meter en cintura se saca un viernes mañana justo antes de un puentazo. Sabían que entrarían derechito al trapo. Y entraron. Los controladores – colectivo poco numeroso y bien organizado – tardaron poquísimo en responder mediante un paro salvaje e ilegal que cerró el espacio aéreo de inmediato. El toro era bravo y daba juego. Estaba previsto. Unos niños pijos malcriados y egoístas. ¿Cómo se les va a ocurrir pensar en los cientos de miles de criaturas tiradas en los aeropuertos? Sólo piensan en poner sus huevos encima de la mesa.

El torero ha citado y ahora entra a matar. Delante de una plaza llena hasta la bandera. Reunido el gobierno el sábado por la mañana, se decreta (¿quién?) el estado de alarma y obliga a los controladores a obedecer. Como si fueran militares. Muerto el toro de una estocada en toda la cruz hasta la bola. Y el público y los críticos taurinos se desgañitan valorando el valor del diestro. Que qué arte, que qué bravura. Que qué fina estampa torera. Pero a ZP no se le ve, ni por dentro, ni por fuera… ¿Dónde está, que no habla ni paula? ¿Dónde se nos ha metido? ¡Que nos lo saquen, que lo vitoree la España agradecida! ¡Que corte oreja y rabo al toro pijo vil que nos chuleaba día y noche!

Que el rey está en las Américas, es sabido. Que Rajoy está bloqueado en Tenerife, lo dice la tele. ¡Qué bien ha venido que estos dos estén fuera para hacer la tortilla! ¿Casualidad o parte del plan? Espero que mi hijo se entere cuando desclasifiquen los documentos, si no se filtra antes en wikileaks. Que si querían hacer las cosas bien, podrían haber puesto la fábrica de hacer controladores a toda pastilla hace un año o hace dos, que el paro está que arde. Pero a nadie se le ha ocurrido la sutil idea, fíjate tú. Ahora no habría crisis ninguna.

La cosa es que al presidente oficial lo tienen escondido – ¿medicado? – para que no meta la pata. Y el presidente real lanza un órdago, no a los controladores, sino a la sociedad española y al mundo entero, de que tiene un par. Que viene muy bien esto de calzarse a los pijitos. Que esto es como en el oeste: te cargas a uno, y asustas a ciento. De que si tiene que sacar los tanques a la calle, los saca. Que se han acabao los 426 euros y mucha gente se las va a ver putas. Pero que mucho cuidadito con lo que se hace en la calle. Que la calle es mía, como decía don Manuel. Que te la dejo para el día del orgullo gay y para cuatro cosas, pero no más. Y que con ese genio, con un poquito que repunte la economía y cambiando adecuadamente la cara del cartel electoral, toda una casta salva los muebles en el 2012. Que a ver si se entera Rajoy. Y los suyos.

1 thought on “Crónica de un autogolpe. Sevilla, a cuatro de diciembre de 2010.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde