fbpx

Breivik, Responsable.

Hoy, Breivik ha sido encontrado responsable por la masacre de Utoya. No está loco. La maldad no es una enfermedad mental. En la cárcel, en general, muchos se suelen portar muy bien. No les queda otra. Se beneficiará del acortamiento de la pena y Oslo verá, más temprano que tarde, caminar por sus calles al carnicero. Paseará de nuevo por la isla de Utoya, recordando viejos tiempos. A lo mejor coincide allí con los padres de alguna de sus víctimas, que no tendrán problema alguno en reconocerle. No sentirá la menor vergüenza; irá a cara descubierta. Con orgullo. Y hasta puede que funde un partido político. Seguro que no le faltan adeptos. A alguno se le irá la cabeza con sus ideas y volverá a liarla. Es la piedra de Sísifo.

***

¿Podemos prever comportamientos asesinos irracionales y explosivos? ¿Podemos renunciar a políticas penitenciarias civilizadas? ¿Podemos prever reincidencias largamente ocultas dentro de las cabezas de criminales enjaulados? ¿Hasta qué punto podemos culparnos nosotros de sus propios instintos criminales? ¿Cómo puede equilibrarse el ejercicio de nuestros derechos – a pasear, a expresarnos, a manifestarnos, a reunirnos… – con el que tienen ellos a un trato justo y civilizado por parte de nuestras instituciones de seguridad y justicia?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde