fbpx

Ayer noche vi Pa Negre

¿Qué decir de Pa Negre que no se haya dicho ya? Deja un poso terrible, amargo. Pasar de niño a adulto es pinchar el globo, descubrir verdades. Matar los pajaritos que poblaban nuestro cerebro y hacernos hijos adoptivos de otros padres, a los que no queremos, pero que nos convienen. Romper amarras con “una mujer del pueblo” que nos mintió “por nuestro bien” devolviéndole una bofetada fría, probablemente injusta. Todo ello es más universal que la postguerra en Cataluña, sin dudas. Sin tanto dramatismo, muchos tenemos que contar tantas cosas así, en sentido figurado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error

¿Te gusta esta web? Suscríbete y difunde